Traductor

lunes, 15 de agosto de 2011

RELECTURA - La gran mentira del Poder - Creando una nueva humanidad


(Con RELECTURA intentaré, si puedo, expresar, con un lenguaje diferente, alguna de las ideas de un relato evangélico o fiesta. Quisiera ser una especie de "traducción" no de conceptos sino de esquemas mentales. Soy consciente de que se trata de algo arriesgada, que puede servir o estorbar. Imagino que habrá algunas de algo acertadas y otras muy desacertadas, pero me hace ilusión poner mi granito de arena al esfuerzo de tanta gente que ya hace tiempo también se dedican a este trabajo absolutamente necesario y urgente. Pido al posible lector una tolerancia benevolente. Que cada uno lo juzgue como le parezca más oportuno).
"El Señor ... ha visto la pequeñez de su sierva"
Mirando las cosas desde nuestro punto de vista, la obra de Dios es la humanidad. Y para ir creando Humanidad, Dios elige a los "pequeños" de esta misma Humanidad. Es una constante en la forma como la Biblia nos presenta la acción de Dios en la Historia humana. Y es precisamente gracias a esta manera de hacer, que los humanos podemos descubrir que Dios está presente (Yahvé = El que Soy) o está con nosotros (Emanuel = Dios con nosotros).
De aquí podemos deducir que, según la Biblia, la fe no es creer en la existencia de Dios sino en su presencia. Pero, cuidado, porque se trata de una presencia muy especial: Dios no se nos hace presente como Dios, poderoso, espectacular, sobrenatural, avasallador… Dios no se nos hace presente como un Poder más fuerte que el de los Poderosos, sino mostrando la mentira de toda forma de Poder. Todos somos hermanos, por eso, cuando alguien se arroga o le dan Poder sobre los demás, se genera una mentira, porque en realidad no hay "grandes" y "pequeños". Pero, dado que nos empujamos a generar estas diferencias, Dios invalida en los pequeños la acción de los grandes. En nuestro mundo de opresores y oprimidos, Dios se hace presente en la capacidad de los oprimidos de no "enamorarse" del Poder de los opresores. La presencia de Dios invalida en los condenados la sentencia de los jueces; sostiene la vida de los ajusticiados; disculpa a los declarados culpables. Si mantenemos la diferencia entre "grandes" y "pequeños", Dios se hace presente en los pequeños, e inclina la balanza. "Si Dios está en nosotros, ¿quien estará en contra?" (Romanos, 8,31).
En nuestra Iglesia es, en el ámbito de las comunidades pequeñas y sencillas, donde se está redescubriendo este mensaje de la Biblia. Son las comunidades minúsculas y pequeñas las que viven la experiencia de que Dios mira su pequeñez.
Por el contrario, a nivel de la "gran" Iglesia (la "Cristiandad"), parece que se sigue añorando la antigua grandeza social (¡tan poco cristiana!). Parece que los sumos sacerdotes y los ministros de grandeza no acaban de superar la mentira del Poder, y, con grandes concentraciones y solemnes espectáculos, quieren mostrarnos a todos que aún somos importantes.
Estamos generando una Nueva Humanidad, y todo hace pensar que en esta Nueva Humanidad aún no se superará la mentira del Poder, la mentira de separar a "grandes" y "pequeños". Si es así, la aportación de los discípulos de Jesús en esta Nueva Humanidad deberá ser desde la pequeñez, y ayudando a desacralizar toda forma de Poder. Además, la fidelidad a los "pequeños" exige excluir todo signo de grandeza, tanto si se trata de grandes catedrales como de grandes celebraciones. Y no sirve de excusa decir que son una herencia del pasado que la Iglesia debe mantener. En el pasado, para bien y para mal, la Iglesia se identificaba con la misma sociedad. Así pues, se puede considerar que la Sociedad es también heredera legítima de estas antiguas grandezas. En todo caso en la actualidad estas grandezas pueden tener más fácilmente un destino social si son propiedad de la Sociedad que si son propiedad privada de la Iglesia. Y la Iglesia podría ser fiel al mensaje de Jesús, y sincera. La pequeñez no puede ser una estrategia. La pequeñez sólo vale si es real, y vivida de corazón.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de
Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)
http://vilartaguesparroquia.org/