Traductor

miércoles, 19 de octubre de 2011

RELECTURA: El retorno de lo sagrado.


Jesús fue condenado por las autoridades religiosas. ¿Cuál era su crimen? Haber puesto al mismo nivel el primer mandamiento y el segundo, haber puesto en paralelo el amor a Dios y el amor al prójimo. Esto, a juicio de los defensores de los derechos de Dios, era una blasfemia que había que castigar. 
Con ocasión de un entierro, se encontraron un cura y un amigo suyo. Hablaron poco pues la ceremonia estaba por comenzar. Pero la conversación podría haber continuado, más o menos, de esta forma:

Amigo  La gente necesita a la religión. Cuando muere alguien, quieren ver al cura, y "vestido" de cura. La gente quiere ritos. 
Cura   Es cierto. Esto se ve también en muchos jóvenes de hoy: como ya no han tenido que emanciparse de la religión, ahora encuentran en ella un cierto exotismo interesante. Ocasionalmente, el lenguaje misterioso de la religión les encanta, y mejor si no la entienden. ¡Vuelve el latín! 
Amigo  Pero hay sacerdotes, sobre todo los mayores, que eso no lo quieren entender. Y, ¿qué sucede? Que la gente se va a las otras religiones, o se lo monta a su manera. ¡Os estáis perdiendo a la juventud! Fíjate: en las parroquias no hay ningún joven, en cambio en la Jornada Mundial de la Juventud había más de un millón. ¡Y muchos curas “progres” criticando esto!… 

Cura   Mezclas las cosas: una cosa es el retorno de lo sagrado, y otra cosa muy distinta es la misión o el trabajo del sacerdote. ¿Cuál debería ser la actitud del cura ante el retorno de lo sagrado? Dicho más directamente: ¿El cura debe aprovechar el retorno de lo sagrado para hacer clientes, o se debe mostrar crítico, porque eso, lo sagrado, es algo muy ambivalente? 
Amigo  Estas disquisiciones no van conmigo. La gente es mucho más simple: quieren, necesitan lo sagrado, y vosotros formáis parte de lo sagrado. Por eso os piden ceremonias religiosas. Las cosas son así. 
Cura   Hay muchas formas de ser cura. Yo no soy "parte de lo sagrado" tal como lo entiende mucha gente. Se supone que un cura es discípulo de Jesús. Pues bien: no descuides que Jesús fue condenado por los sacerdotes y los defensores de lo sagrado. 

Amigo  Mira: yo, de Historias, no sé. Lo que veo es que en todas las Religiones hay personas sagradas, dile sus sacerdotes, gurús, imanes o brujos. La gente os necesita, y por eso os busca, sobre todo en situaciones límite… 
Cura    Jesús no hizo ni sacerdotes ni gurús ni brujos… Al contrario. La gran aportación de Jesús es mostrarnos que no hay cosas sagradas y cosas impuras o profanas. Toda la realidad es sagrada: toda vida es sagrada, todos los humanos somos sagrados,… porque todo es fruto de un proyecto de amor del mismo Dios. Si entendemos lo "sagrado" como algo distinto del mundo normal, separado, especializado, exótico,etc., puede resultar muy peligroso. 
Amigo  Decir que "todo es sagrado" es como decir que nada es sagrado, ya que no habría diferencia con lo profano. 
Cura    Por eso muchos no creen en nada sagrado. Si esto es una reacción contra la división que a menudo se ha hecho entre personas sagradas y normales, entre lugares sagrados y lugares profanos, o entre tiempo sagrados y tiempos normales,… estoy totalmente de acuerdo. 
Amigo  Si los sacerdotes (o algunos sacerdotes) está de acuerdo en que lo sagrado no existe, ¿a qué os dedicáis? 
Cura   Yo puedo responder sólo por mí. No me siento nada llamado a dedicarme a lo sagrado, entendido como un mundo aparte. O mejor: dadas las circunstancias, me gustaría saber liberar a todo el mundo de las posibles necesidades, dependencias o servidumbres sagradas. Es lo que hizo Jesús, según ese relato de la Samaritana: Jesús no le ofrece agua para satisfacer su necesidad sino que le da un agua para saciar definitivamente su necesidad de beber. (Juan 4, 13). Me gustaría ayudar a saciar esta "necesidad de sagrado" de la que tú me hablas. 
Amigo  No hace ningún daño la "necesidad de sagrado"! 
Cura   Sí que lo hace: crea dependencias, y estas dificultan la plena y gozosa comunión con todos, con todos los vivientes y con todo el Universo. Y mantiene en nosotros una necesidad que nos deshumaniza. ¿Te parece poco?
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)