Traductor

lunes, 14 de noviembre de 2011

REFLEXIONES DOMINICALES. FIESTA DE CRISTO REY. CICLO A.


FIESTA DE CRISTO REY
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 
He aquí una BUENA FIESTA con un MAL LENGUAJE.
Una "Buena Fiesta".
Porque es reconfortante poder acabar el año litúrgico celebrando el éxito de la humanidad.
Desde el primer capítulo de la Biblia se nos presenta el propósito de Dios de crear al Hombre a su imagen y semejanza. Y este hombre, imagen y semejanza de Dios, está destinado a ser rey de la creación (Génesis, 1,26-29).
Pero cuando miramos la historia de la humanidad comprobamos que la inmensa mayoría de los humanos ha vivido y viven bajo el peso de la opresión, del dolor y la muerte. Parecería, pues, que el proyecto de Dios ha fracasado.
Pero en Jesús de Nazaret –que también es un condenado a muerte– descubrimos que esta nuestra vida sobre la tierra no es todavía la vida a que estamos llamados sino el camino hacia la Vida. Esto cambia radicalmente el significado del sufrimiento y de la muerte. La muerte ya no supone el fracaso de la Vida sino la finalización del camino, del camino que lleva a la Vida.
No es en los que mueren o son asesinados en quienes fracasa la Vida, sino en los asesinos. Es cierto: en éstos la Vida ha fracasado. Pero aquellos en los que la Vida ha triunfado son "una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar… Gente de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas", como leíamos el día de Todos los Santos (Apocalipsis 7,9). Todo el que ama, recorre con éxito el camino hacia la Vida, y se convierte en imagen y semejanza de Dios, porque Dios es amor (1ª Carta de Juan 4,8).
Un "mal lenguaje".
Porque la expresión "Jesucristo, Rey del mundo", en una sociedad plural como la nuestra, tiene el gran peligro de ser comprendida en sentido fundamentalista, tanto por no cristianos como para muchos de los propios cristianos. Ocurrió igual con la palabra "Mesías" en tiempos de Jesús. Los evangelios nos dicen una y otra vez que Jesús prohibió severamente a sus discípulos que dijeran a nadie que él era el Mesías (Por ejemplo: Marcos 8,30).
Los evangelios sólo aceptan para Jesús el calificativo de "Mesías" o "rey" en el contexto de la Cruz. Es decir: cuando no hay la menor posibilidad de interpretar erróneamente su "realeza", una realeza que tiene por único trono la Cruz.
Pero cuando el mensaje cristiano se ha convertido en una religión con más de mil millones de "seguidores", y el "vicario de Cristo" es un "Jefe de Estado" con embajadores personales en la mayoría de los países … entonces, una fiesta con el título "Jesucristo, rey del mundo" conlleva una ambigüedad peligrosa y provocativa.
¿Cómo os parece que será interpretada esta fiesta por los compañeros musulmanes, budistas o simplemente no religiosos?
¿Cómo reaccionaríamos nosotros si en las mezquitas de nuestro entorno celebraran una fiesta similar, pero desde el punto de vista del Islam?
¿Por qué una fiesta así la consideraríamos fundamentalista si fuera de los musulmanes, y no, en los cristianos?
El evangelio de hoy nos sitúa en la perspectiva correcta. No nos presenta directamente a la persona de Jesús sino que utiliza la expresión "el Hijo del hombre". Es decir: el Hombre.
El ser humano es el criterio de evaluación. La escenificación que construye Mateo es solemne y radical. Sólo hay dos clases de personas:
  • Las que han atendido al prójimo,
  • Y las que no han atendido al prójimo.
Sólo hay dos sentencias: "Venid, benditos" y "Lejos de mí, malditos".
"Venid benditos de mi Padre … cuando yo tenía hambre, me disteis de comer, cuando tenía sed me disteis de beber, …
Lejos de mí, malditos … cuando yo tenía hambre, no me disteis de comer, cuando tuve sed no me disteis de beber …".
Ninguna referencia a si eran de una religión u otra o sin religión. Ninguna alusión a otras cosas que no sean el comportamiento generoso y solidario con el prójimo.
Y no valen las excusas: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o con sed, forastero, desnudo, enfermo o en la cárcel, y no hicimos nada por ti? Él les contestará: En verdad os digo: Todo lo que dejasteis de hacer a cada uno de ellos, por pequeño que fuera, tampoco me lo hicisteis a mí".
No se nos habla de Jesús como fundador, iniciador o centro de una religión. Se nos habla del ser humano, por pequeño que sea.
Siguiendo el lenguaje de este evangelio, tal vez sería más oportuno nombrar a esta celebración del final del año litúrgico: "Fiesta del Hombre, Rey de la Creación". Pero, dado que la palabra "rey" está tan devaluada, quizás podríamos decir simplemente: "Fiesta de la Plenitud humana".
MENSAJE. 
El ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, llega a su plenitud aprendiendo a amar a los demás. Para hacer este aprendizaje ha recibido el don de la vida terrena como camino hacia la vida. "Venid benditos de mi Padre: tomad posesión del Reino que él os tenía preparado desde la creación del mundo".
RESPUESTA. 
  1. Esforzarnos para adecuar el lenguaje a la nueva situación de pluralismo. El lenguaje es para expresarse, pero recordando que también llega a los demás, que lo entenderán desde su propia experiencia y forma de pensar.

    El lenguaje debe ser apto para convertirse en
    diálogo, y para que el diálogo sea correcto hay que tener siempre en cuenta cómo será comprendido por los demás.
  2. Sea cual sea nuestra religión o no religión, hay que atender al prójimo, por pequeño que sea.
Además, habría que decir que vivimos en una sociedad en la que el mensaje de Jesús ha entrado suficientemente como para que la atención al prójimo haya tomado, en buena parte, la forma de servicios sociales. Hay que alegrarse de esta situación y es necesario colaborar en él desde la propia situación, por ejemplo: pagando los impuestos que hacen posibles estos servicios y controlando su uso, destino y gestión; supliendo deficiencias; etc.
Hay un punto que a menudo es descuidado: abusar de los servicios sociales. Debemos ser conscientes de que los abusos impiden que estos servicios puedan ser usados por quienes más los necesitan.
Quizá sea ésta una de las formas más habituales de insolidaridad, socialmente "tolerada", pero no por ello menos injusta.
A pesar de haber constituido un "estado del bienestar", sigue habiendo hermanos que sufren hambre, sed, soledad, marginación. No lo podemos tolerar ni excusar sus causas.
Nuestros servicios sociales están tan "erosionados" por personas que no los necesitan realmente, por empresas poderosas que abusan o por una gestión incorrecta, que a menudo no llegan a quienes los necesitan de verdad.
Y eso sin hablar de las diferencias que una incorrecta distribución de las riquezas ha generado entre los diferentes países. No hay "países pobres" y "países ricos" sino países empobrecidos y países enriquecidos.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. El mensaje central de la fiesta de hoy coincide bastante con las diferentes declaraciones de la ONU sobre "Derechos humanos" y "Derechos de la Infancia", … Buscad diferencias y coincidencias. 
  2. El evangelio de hoy hace inclusión con el evangelio de las Bienaventuranzas (Mateo 5, 1ss). A la palabra "felices" corresponde ahora la expresión "venid benditos de mi Padre". Comparad los dos textos. 
  3. Con este domingo termina el actual Año Litúrgico. El próximo domingo comenzaremos uno nuevo. ¿Tenéis una idea suficientemente precisa sobre el significado del Año Litúrgico en su conjunto? ¿Cuáles son sus fiestas de referencia? 

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)