Traductor

lunes, 19 de diciembre de 2011

NAVIDAD - MISA DE LA NOCHE


NAVIDAD.
MISA DE LA NOCHE.
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 
Para la fiesta de Navidad, la liturgia prevé tres misas con las correspondientes Lecturas. El lenguaje de hoy será sobre la Fiesta en sí misma y sobre el evangelio de la misa de la noche.
¿25 de diciembre?
El día en que nació Jesús no consta.
Los evangelios no lo dicen ni lo quieren decir. La razón es sencilla: no son "biografías" de un personaje que se llamaba Jesús sino una "buena noticia" para todos los humanos. Cuando nos hablan de "Jesús", en realidad nos están hablando de "el ser humano plenamente realizado" de acuerdo con el proyecto inicial de Dios. Lo que dicen "de Jesús" debe entenderse también de ti y de mí, y de todos los hombres que han nacido, nacen y nacerán.
¿Por qué, pues, celebramos el Nacimiento de Jesús el 25 de diciembre?
Se trata de la cristianización de una fiesta que ya se celebraba en la Roma pagana en honor al Sol en el solsticio de invierno, cuando el día comienza a alargarse. A esta fiesta se la llamaba "Navidad del Sol invicto". Cuando el Imperio Romano se "cristianizó", se fueron suprimiendo las celebraciones paganas, y, cuando esto no era posible porque estaban muy arraigadas, se "cristianizaban". Así, en Occidente, en vez de celebrar la "Navidad del Sol" se empezó a celebrar el "Navidad de Jesús", ya que, para un cristiano, el verdadero "Sol" (fuente de Luz y de Vida) es Cristo.
En el siglo IV, cuando se cristianizó la fiesta romana, el solsticio de invierno ocurría el día 25 de diciembre. Después de la Reforma del Calendario del siglo XVI, el solsticio de invierno quedó en el día 21 de diciembre, más o menos según los años. A pesar de ello, la fiesta de Navidad ya no cambió.
Parecería que, si los Evangelios no dicen el día en que nació Jesús, tampoco deberían decir el lugar: Belén de Judea. Sin embargo, la razón de decir el lugar no es para darnos un dato biográfico sobre Jesús sino por el simbolismo de "nacer en Belén". Los evangelios utilizan el "significado de los lugares" como lenguaje para comunicarnos la "buena noticia de Jesús".
En este punto son posibles dos hipótesis:

  • que Jesús realmente hubiera nacido en Belén, y los evangelistas aprovecharan este hecho para poner de relieve un significado más profundo de "nacer en Belén", o bien
  • que se "pusiera" el nacimiento de Jesús "en Belén" como lenguaje para decirnos algo importante sobre el significado de su nacimiento. De hecho, fuera de los Relatos de Infancia, no se dice nunca que Jesús fuera de Belén sino galileo, o también nazareno (Si bien "nazareno" podría ser también por razón de su significado simbólico).
¿Qué mensaje quieren comunicarnos los evangelios (Mateo y Lucas) cuando dicen que Jesús "nació en Belén"?
Era difícil entender a Jesús como "Mesías" si no era, en alguna forma, "descendiente de David". Y la ciudad de David es Belén. (Juan 7,42).
Quizá también se quiere aprovechar el significado de "Belén", que es "Casa del pan". Realmente sería un buen lugar para poner el nacimiento de alguien que hizo de su vida un alimento (pan) para los demás (Lucas 22,19). De hecho, el ángel da a los Pastores dos señales para identificar al Salvador que les ha nacido: encontraréis al niño "envuelto", y "acostado en un pesebre". (recordemos que un pesebre es un lugar en donde se pone la comida para los animales)
Incomprensiblemente, estas dos señales a menudo han sido muy mal interpretadas. Sorprende que una forma incorrecta e injusta de interpretar las palabras de Lucas hayan sido tan fácilmente creídas por tanta gente. No se dice en ninguna parte que Jesús "no fuera aceptado por la gente de Belén” (personas muy acogedoras, antes y ahora). Las palabras que expresan la acción de María: "le envolvió y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada", no indican que no quisieran acogerlos sino que tienen un significado mucho más profundo: el Evangelio nos presenta a María como una madre que sabe bien lo que se hace. Ella sabe, acepta, se asocia y colabora en lo que será realmente el hijo que ha tenido. Ella sabe que su hijo se hará "pan", y el envuelve y lo pone en un pesebre para cuando llegue el momento (Leer Lucas 22, 14-20). Evidentemente, para quien es "pan", el lugar para nacer no es "en el hostal", entendido como el lugar donde la gente va para ser servida, sino en el pesebre (o tabla). Por ello sería más justa una traducción más o menos así: "le puso en un pesebre, porque el hotel no era un lugar para él".
También tiene un significado profundo la expresión "se cumplieron los (sus) días y nació su primogénito", en relación a María.
"Cumplir en los días" es una manera de expresar que ha llegado la "plenitud de los tiempos" de la Humanidad, la cual, como una mujer en cinta, ha dado a luz a su primogénito ("adulto"). Y la Humanidad sigue alumbrando hijos: todos aquellos que hacen de sus vidas "alimento" para los demás (Gálatas 4,4).
Realmente "es Navidad" en cada día y en cada momento en que alguien, en algún lugar del mundo, sea de la religión que sea, o sin religión, decide ponerse en un pesebre para ser alimento. Esto no tiene nada que ver con el canibalismo. Es simplemente una cuestión de generosidad. Es decidir vivir amando. Y, realmente, si miramos al mundo, nos daremos cuenta de que son infinitas las personas que viven así. "Es gracias a ellas que el mundo funciona", como dice un amigo mío.
Por eso la "Navidad" no debe entenderse como un dato biográfico de una persona singular sino como la expresión de la dimensión más profunda de la vida humana: engendrar humanidad.
El relato del nacimiento de Jesús nos dice también otra cosa muy esperanzadora. Todos habremos comprobado en algún momento que el "Poder" es el anti-hombre. Pues bien: Dios hace que la acción anti-humana de los Poderosos acabe estando al servicio del nacimiento del hombre.
"El edicto" del Poder anti-hombre (César Augusto) tendrá como resultado que "en la ciudad de David nazca el ‘primogénito’ de la Humanidad adulta y libre”. La traducción del misal: "ordenando que se hiciera el censo de todo el mundo romano", es una interpretación que no corresponde al texto original. El texto original habla de un censo en todo el mundo, ya que no se trata de una "dato cronológico" sino de una característica del "Poder" de todos los tiempos y de todos los lugares, personalizado aquí en "César Augusto" y sus agentes (Quirino). El "censo" no era una cuestión de estadística sino la expresión del dominio y del control del dominador sobre sus súbditos. 
MENSAJE. 
El mensaje es lo que proclaman solemnemente los Ángeles: Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.
Es un motivo de alegría: "No temáis, os traigo una nueva que llevará a todo el pueblo una gran alegría: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor".
Dicho con palabras de hoy: otro mundo, de justicia y fraternidad, es posible, y en muchos corazones ya ha "nacido".
RESPUESTA. 
Evidentemente, la 1ª respuesta a una "buena noticia" es la alegría, y una alegría que contagia. Es lo que hacen los Pastores. Se van deprisa hacia Belén para "ver" lo que ha sucedido y que el Señor nos ha dado a conocer (Lucas 2,15). No van para comprobar si es verdad sino para disfrutar de ello.
Sorprende que cada año haya más personas que dicen que las Fiestas de Navidad les entristecen. Seguramente esto se debe a que viven en una profunda soledad. La soledad puede tener muchas causas, pero precisamente el mensaje de navidad nos da "la clave" para trasformar la soledad en comunión. "El hostal no era su lugar". "Ir al hostal" es esperar a que estén por ti y te sirvan. María no lleva Jesús al hostal sino que lo pone en un pesebre para hacerle comunión. La comunión es lo contrario de la soledad, y aparece cuando decidimos "hacernos alimento", y no como un "remedio" contra la soledad sino como una forma de entender y vivir la vida. Y de la comunión surge como un fruto espontáneo la felicidad, aquella felicidad que no es consecuencia de satisfacer una "necesidad" sino que nos llega como fruto de haber entrado en sintonía con la Vida de Dios.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. En paralelismo con el edicto del César sobre todo el mundo, el ángel anuncia una buena nueva para todo el pueblo. Pero entre nosotros la Navidad se ha convertido principalmente en una fiesta familiar. ¿Esto, ayuda o dificulta el entender la Navidad?
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)