Traductor

viernes, 2 de diciembre de 2011

RELECTURA-MAYORES DE EDAD.


Yo os he bautizado con agua; él os bautizará con Espíritu Santo. 
(Continúa el grupo de catequesis)
Niño    Señorita: el otro día nos dijo algo que no entiendo: que, cuando decimos que Jesús nace, queremos decir que nace un poco más la Humanidad. Pero la Humanidad es mucho más vieja que Jesús… 
Cateq.  Es verdad: lo que os dije es un poco difícil de entender porque todavía sois demasiado pequeños. A ver si os lo sé explicar. Vosotros, ahora, ¿cuántos años tenéis? 
Niño    9 años, más o menos. Vamos al mismo curso… 
Cateq.  9 años son muchos años. Pero, ¿ya sois personas mayores? 
Niños    No! Somos todavía niños y niñas… 
Cateq.  ¿Y qué quiere decir que aún sois niñas y niños? 
Niño    (Después de un pequeño silencio) Quiere decir que para vivir y crecer aún necesitamos de los padres y de las personas mayores. 
Cateq.  Exacto. Muy bien dicho! Y el año que viene, ¿ya seréis mayores?
Niño     No. Sólo seremos un poco mayores. 
Cateq.  Y, ¿dentro de 10 años? 
Niño     Ya seremos mayores, y podremos conducir coche! 
Cateq.  Si tenéis coche, claro… Podréis conducir coche porque ya seréis capaz de dirigir vuestra vida. También seréis responsables de lo que hagáis o dejéis de hacer… Todo esto significa que tardamos 18 años en hacernos mayores. Podríamos decir que, antes de ser mujeres y hombres de verdad, estamos 18 años creciendo, o naciendo cada día un poco más. Pues mirad: lo que pasa en cada uno de nosotros, también ha pasado con la Humanidad. Los primeros hombres y mujeres eran recién "nacidos". Pero la Humanidad ha ido creciendo durante miles de años. 

Niño     ¿Cómo ha crecido, la Humanidad? 
Cateq.  La Humanidad somos todos los hombres y mujeres que han existido o existimos (y también los que existirán). Hay personas, muchas personas, que la hacen crecer porque son buenas, y también los hay que hacen difícil este crecimiento porqué se portan mal. 
Niño    Es como en el cole. En nuestra clase hay dos niños que, cuando están los dos, todos perdemos el tiempo y hacemos el burro. Pero, cuando falta uno de ellos, el profe dice que trabajamos mucho y que aprendemos muchas cosas. 
Cateq.  Lo que ocurre en la clase, ocurre también en los pueblos, en los países, etc., y a toda la Humanidad. Hay gente que ayudan a que todos nos respetemos y seamos amigos. Así la Humanidad "nace un poco más", es decir: crece. También a veces provocamos peleas, hacemos guerras… Incluso, a veces, hay gente que mata! Esto no deja crecer a la Humanidad. 
Niño     ¿Jesús ayudó a crecer a la Humanidad? 
Cateq.  ¡Por supuesto! Y no sólo eso. Vosotros, el día que cumpliréis 18 años, seréis mayores de edad. Pero la Humanidad, ¿cuándo se hizo mayor de edad? (Silencio de los niños) Las personas que vieron la forma en como Jesús vivía haciendo el bien a todos, y como moría dando con amor su vida, se dieron cuenta de que aquella forma de vivir era la manera de ser hombres y mujeres adultos. Por ello consideraron que, en Jesús, la humanidad ya había llegado a ser mayor de edad. En Jesús, la humanidad se había hecho mayor. Ahora sólo falta que también nos hagamos "adultos" el resto de los humanos. 
Niño     ¿Antes de Jesús, nadie había sido buena persona? 
Cateq.  Había habido muchas personas buenas, y muy buenas. Fueron precisamente ellas, las personas buenas, las que hicieron crecer a la Humanidad para que pudiera nacer una persona tan buena como Jesús. Los Evangelios nos hablan de todas estas buenas personas representándolas a todas en dos personajes: una mujer: María, como madre de Jesús, y un hombre: Juan Bautista, como precursor de Jesús. Le llamamos precursor porqué su trabajo fue decir que "el hombre adulto" ya existía, y que todo el mundo le podía ver, si deseaba ser como él. Mirad: antes de Jesús, la gente pensaba que, para ser buena persona, era necesario sobre todo cumplir bien las normas de la Religión y todas las demás leyes. En cambio, los que conocieron a Jesús se dieron cuenta de que las personas realmente buenas son aquellas que aman a los demás. Las mismas leyes y la Religión sólo son buenas si nos ayudan a amar a los demás. Sólo el amor a los demás nos hace ser realmente mayores de edad

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)