Traductor

martes, 3 de enero de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES. BAUTISMO DE JESÚS. CICLO B.


PRIMER DOMINGO DE ORDINARIO.
BAUTISMO DE JESÚS.
CICLO B.
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 
Con la fiesta del BAUTISMO DE JESÚS acaba el "ciclo de Navidad". Aunque Jesús fue bautizado siendo ya adulto, esta fiesta forma parte todavía de las fiestas de Navidad, porque originariamente el Relato del Bautismo centraba la fiesta oriental de la Epifanía ("Manifestación"). Cuando la Epifanía pasó a Occidente, se introdujo el evangelio del Relato de los Magos, y el del Bautismo de Jesús fue desplazado al domingo siguiente, que es hoy.
En el Evangelio de Marcos, el bautismo de Jesús está narrado con el mínimo de palabras, formando parte de la Introducción. Esta Introducción nos presenta a Jesús de una forma austera y sobria, pero muy significativa. Destaca la relación, por contraste, con Juan Bautista. Este contraste lo expresa el propio Juan cuando dice: "Después de mí, viene el que es más poderoso que yo"…
En relación con Juan, Jesús es "más poderoso". No se trata de un poder que le lleve a dominar a los demás, sino de una fuerza que conecta con la fuerza creadora de Dios, una fuerza para crear al Hombre, una fuerza humanizadora.
Juan también "es poderoso", como colaborador en la obra de Dios, pero, comparado con Jesús, Jesús es más “poderoso".
Esta diferencia marca también la diferencia entre la misión de Juan ("bautizar sólo con agua": un bautizo superficial) y la misión de Jesús ("Él os bautizará con Espíritu Santo").
El Espíritu Santo es la fuerza misma de Dios cuando éste se manifiesta  como creador.
En el Bautismo de Jesús, lo más característico no es lo que recibe de Juan (un bautismo de agua) sino lo que recibe directamente de Dios (El Espíritu Santo).
Jesús recibe el BAUTISMO DE AGUA por solidaridad con todos los hombres, también con los pecadores. A través de este BAUTISMO, Jesús conecta con toda la HUMANIDAD que le ha precedido. Marcos no ha sentido la necesidad de poner ningún RELATO DE INFANCIA para explicar que Jesús es HIJO DEL HOMBRE. Le basta decir que fue bautizado por Juan. Pero Jesús, además del Bautismo de Juan, recibe otro bautismo, el cual pone de manifiesto la calidad de su HUMANIDAD: "Al instante, cuando salía del agua, vio que el cielo se rasgaba y que el Espíritu, como una paloma, bajaba hacia él, y se oyó una voz desde el cielo: “Tú eres mi Hijo, mi amado, en ti me complazco".
El cielo se rasgaba …
Es una expresión fuerte y escandalosa. No dice que el cielo se abría, lo que se abre se puede volver cerrar. El cielo se rasgaba; lo que se rasga no se vuelve cerrar ni a rehacer.
En el imaginario popular, Dios habita en el cielo. Entre Dios y nosotros está la bóveda del cielo que separa nuestro mundo del mundo de Dios. Pues eso se ha acabado. El cielo se ha rasgado y desaparece la división entre el ámbito de Dios y el nuestro.
El cielo se ha rasgado y la VIDA-FUERZA de Dios (el Espíritu Santo) desciende sobre un hombre. Desde ahora, este hombre ya no será sólo hijo del hombre sino también HIJO DE DIOS.
Como una paloma …
Las palomas son aves, porque vuelan "por el cielo", pero son pájaros domésticos: viven en los palomares de nuestras casas. Vuelan por los cielos pero viven con nosotros.
El Espíritu Santo "bajaba" ocasionalmente para inspirar a un profeta o para "fortalecer" a alguien a la hora de cumplir una misión especial. En cambio, en el caso de Jesús hace estancia plena y permanente.
No se trata de un "privilegio". Al contrario: Jesús recibe el Espíritu Santo como miembro de la Humanidad, y su misión será "bautizar con Espíritu Santo". Es decir: hacer llegar a todo aquel que lo acepte este "Espíritu Santo". Así es toda la humanidad la que es receptora de la VIDA DE DIOS.
"Bautizar con Espíritu Santo" es bautizar por dentro. "Bautizar" significa bañarse, lavar,… Cuando nos bañamos, nos lavamos superficialmente. En cambio, con el Espíritu somos lavados "por dentro". Quiere decir que el Espíritu saca de nosotros todo aquello que no es auténticamente humano. El lenguaje está tomado de la acción del fuego para obtener el oro o la plata (dicho también lenguaje alquímico). Puesta la ganga en el crisol, el fuego funde el metal, y éste se separa de la ganga, y queda puro y limpio. Por ello, tanto en el Evangelio de Mateo como en el de Lucas, se dice de Jesús que "bautizará en Espíritu Santo y en fuego" (Mateo 3,11).
MENSAJE. 
Rasgado el cielo, nada impide la comunicación directa entre Dios y la Humanidad en la persona de Jesús, y de quienes participan de su vida.
La MISIÓN DE JUAN, (y de los profetas y de las religiones) "que preparaba los caminos del Señor" se va acabando. Ahora empieza la MISIÓN DE JESÚS para aquellos que lo acojan, y se inaugura el "Reino de Dios". Será "el argumento" de los RELATOS EVANGÉLICOS. 
RESPUESTA. 
La respuesta que se nos pide a cada uno de nosotros es pasar de ser discípulos de Juan (o "fieles" de una Religión) a ser "hermanos" de Jesús. El propio Juan nos dice que él no debe sustituir "el que ha de venir".
La referencia a "desatar la correa del calzado" no debe entenderse como expresión de humildad. Tiene un significado mucho más profundo, e importante para nosotros. (Véase lo que escribí en la RESPUESTA del 3er Domingo de Adviento).
Cuando un hombre casado moría sin hijos, el familiar más "adecuado" debía casarse con la viuda (o tener relaciones) para dar descendencia al difunto. Así el primer hijo que naciera debía ser considerado "hijo del marido difunto". Si el hombre "indicado" para dar descendencia al difunto no cumplía o renunciaba, alguien lo debía de sustituir. El "rito de sustitución" era desatar la correa de las sandalias del que era sustituido.
Juan reconoce y dice claramente que él no debe sustituir a Jesús (a pesar de ser un "condenado a muerte"), porque Jesús es plenamente capaz de ser fiel a su misión de nuevo "esposo", en la Nueva Alianza entre Dios y la Humanidad.
Juan era sacerdote, hijo del sacerdote Zacarías. Los sacerdotes se dedicaban al Templo, a los ritos de purificación, a predicar la conversión, a defender los "intereses" de Dios, etc. Resumiendo: se dedicaban a la Religión.
Jesús no es sacerdote (La CARTA A LOS HEBREOS dirá que Jesús es sacerdote, pero de otra clase), ni se dedica al Templo ni a la Religión. Lleno del Espíritu creador de Dios, se dedica a llevar a su plenitud la CREACIÓN DEL HOMBRE, haciéndolo "hijo de Dios".
Es cierto que en la mayoría de nosotros el MENSAJE DE JESUS nos ha llegado en forma de RELIGIÓN. Más aún: expresándose inicialmente con el lenguaje de la Religión Judía, los primeros cristianos, expulsados de las sinagogas, tuvieron que ir creando una Nueva Religión. El suyo era un "mundo religioso", y en un "mundo religioso" todo toma forma religiosa.
Pero el Mensaje de Jesús, en sí mismo, va más allá de la forma religiosa en que ha sido formulado. La Religión ha sido el vehículo, pero el MENSAJE desborda al vehículo.
La profunda crisis actual de las RELIGIONES ESTRUCTURADAS quizá sea un signo positivo. "Después de mí viene el que es más poderoso que yo …". De hecho, seguramente no es casualidad que la "crisis religiosa" haya aparecido precisamente en el ámbito del Cristianismo. Entre nosotros, actualmente, suele ser frecuente lamentarnos de la "falta de sacerdotes" y "de la falta de jóvenes en la Iglesia". Quizás estas carencias sean un signo de que "ya se ha cumplido el tiempo, y el Reino de Dios está cerca" (Marcos 1,15).
Rasgado el cielo, los sacerdotes intermediarios ya no son necesarios. Jesús no instituyó sacerdotes sino apóstoles.
¿Y los jóvenes? … Ellos pertenecen a una sociedad que ya ha ido más allá de las Religiones Estructuradas. A ellos, el MENSAJE DE CRISTO, seguramente puede llegarles sin tomar la forma de una religión, o al menos, sin identificarse con las Religiones tradicionales. Por lo tanto, no lo vivirán de nuestra manera, ellos encontrarán (y están encontrando) su propia forma de recibir y beneficiarse de la BUENA NUEVA que el MENSAJE DE JESUS también les hace llegar.
Es importante que nuestra "fidelidad a la propia religión" no se convierta en un obstáculo para ellos, como la "fidelidad" de los fariseos a la Religión de Moisés se convirtió, de hecho, en un obstáculo para los primeros discípulos de Jesús.
En la actualidad ya son muchos los que diferencian entre "Religión estructurada" y "Espiritualidad (o sentimiento religioso)". Está naciendo un NUEVO LENGUAJE, que puede ser muy interesante para ayudarnos a entender los nuevos tiempos.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. En nuestra Iglesia hay todavía mucho de "religión precristiana". ¿Cómo se debe acabar dar el paso de la "Religión de Juan" al "Evangelio de Jesús"? 
  2. ¿Qué opináis de los bautismos en general que los sacerdotes hacemos en el marco de las parroquias: están más en la línea del Bautismo de Juan o del Bautismo de Jesús? Dicho de otro modo: ¿Son, en general, sobre todo "ritos religiosos" o son "celebraciones de la comunión con Dios-Padre y con los hermanos"? 
  3. ¿Qué diferencias veis entre "Religión" y "Espiritualidad"?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)