Traductor

martes, 27 de marzo de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES. DOMINGO DE RAMOS. CICLO B


DOMINGO DE RAMOS.
CICLO B.
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 
Nota.
La longitud del evangelio de hoy, la Pasión según San Marcos, hace que analizar su LENGUAJE supere las pretensiones de estos APUNTES, y también mi capacidad. Es por ello que este Proyecto de Homilía estará dedicado más directamente al lenguaje global de la Fiesta de Ramos.
Fiesta de Ramos.
Los cuatro evangelios coinciden en hacer comenzar la Semana Santa con la proclamación de Jesús como Rey mesiánico. A pesar de ello, hay una diferencia entre los relatos de los Sinópticos y el de Juan.
En los Sinópticos, Jesús, proclamado Rey por el Pueblo, entra en la Capital. Lo hace montando un humilde pollino que estaba atado, y que al ponerlo al servicio del nuevo Rey, es desatado. Mateo, como Juan, habla de una burra y un pollino, destacando que la burra es un animal de carga. Esto les permite situar este relato como el cumplimiento "de aquello que había anunciado el profeta". Mateo, además, con la expresión "animal de carga" insiste en la idea de presentar a Jesús como aquel que "carga sobre si” la misión que Israel no ha cumplido hasta la fecha.
La insistencia en decir que el pollino (o la burra) estaba atado y que el trabajo de los emisarios de Jesús era desatarlo, nos indica que se trata de un "detalle" dicho con toda la intención. Parece claro que aquí el pollino representa al Pueblo, que por unos momentos será "desatado", pero que enseguida volverá a la situación anterior porque no acoge la clase de libertad que Jesús le ofrece.
En Juan, es la multitud quien sale a recibir a Jesús. Jesús monta un pollino que ha encontrado. En este acto, se hace notar explícitamente el significado de este pollino según las Escrituras. También se hace notar que los discípulos no se dieron cuenta de este significado hasta después de que Jesús hubiera sido glorificado.
Empieza la "SEMANA" SANTA.
Con este relato, más "religioso" que no "histórico", los cuatro evangelistas establecen una INCLUSIÓN a través de la palabra "Rey". Esta palabra es el centro del relato del Domingo de Ramos, y la volveremos a encontrar "presidiendo" la escena de la Crucifixión, en forma de título sobre la Cruz: "El Rey de los Judíos" (Marcos 15,26. Juan 19, 19).
Esta INCLUSIÓN enmarca una SEMANA: desde el domingo (primer día de la semana y primer día de la Creación. Génesis 1,5) hasta el viernes (día sexto, día de la creación del Hombre. Génesis 1,31). Después queda sólo el sábado, día de reposo.
Este paralelismo, explícitamente expresado en el evangelio de Juan, entre la Semana de la Creación y la Semana Santa es muy significativo. Los cuatro evangelios sitúan la muerte de Jesús el viernes ("día sexto"). Esto quiere decir, implícitamente en los Sinópticos y explícitamente en Juan, que el Hombre no estuvo "terminado" hasta llegar al Hombre-Jesús, que da su vida (Juan 19,30). El Hombre (hombre y mujer) que, en el día sexto, fue hecho a imagen y semejanza de Dios, se nos manifiesta en Jesús como VIDA-QUE-SE-ENTREGA, que es la forma de VIDA del propio Dios.
Relatos de la Pasión.
Muchas representaciones, películas y explicaciones realísticas de los relatos de la Pasión han provocado que mucha gente, incluso entre los propios cristianos, los vea como unas crónicas detalladas de lo que pasó el Jueves y el Viernes Santos.
Es conveniente insistir en que no se trata de crónicas, sino de relatos escritos por personas creyentes que han recogido tradiciones e interpretaciones desde la fe sobre la Pasión de Jesús. Son escritos destinados a la comunidad creyente que ya sabe y cree que el resultado de todo aquello fue la "RESURRECCIÓN".
Sin duda, estos relatos de la Pasión toman como lenguaje hechos y detalles reales. Pero la finalidad de estos relatos no es explicar lo que sucedió, sino hacer descubrir el significado que la Injusticia y la Muerte tienen para los discípulos de Jesús. Si se quiere considerar estos relatos como una "crónica", habría que verlos más bien como una crónica de la HUMANIDAD SUFRIENTE en manos de los Poderosos. Los evangelios personalizan en Jesús esta humanidad sufriente, y denuncian la injusticia de los Poderosos, señalando también la sorprendente e inesperada RESPUESTA que da Dios. Para dejar bien patente este significado representativo, los cuatro evangelistas hacen notar explícitamente que Jesús murió acompañado de (dos) otros crucificados.
En los relatos de los Sinópticos también es importante notar el cambio de grupo. En la Pasión, los "doce" desaparecen! Sólo queda el grupo de las mujeres. Ellas son las únicas discípulos que serán testigos de la muerte y sepultura de Jesús. En el relato de Marcos y de Mateo, también serán las únicas que verán el sepulcro vacío y recibirán directamente el anuncio de la Resurrección de Jesús. Serán ellas las que recibirán el encargo de re-convocar a los discípulos y encaminarles a Galilea.
Nótese que en el evangelio original de Marcos no hay relatos DE APARICIONES de Jesús. Los relatos que ahora encontramos fueron añadidos más tarde copiándolos de los otros evangelios porque, según pensaban algunos, el relato de Marcos parecía incompleto. Pero, seguramente, esta "apariencia de incompleto" es intencionada y forma parte del mensaje del evangelio de Marcos.
En la Pasión según San Marcos que leemos hoy es conveniente fijarse en una escena, casi cómica, pero muy significativa: después de que todos los discípulos han abandonado a Jesús, se nos habla de un joven que le seguía cubierto sólo con una sábana sobre el cuerpo desnudo. Le detuvieron, pero él, dejando la sábana, huyó desnudo (Marcos 14,51). A este joven le volveremos a encontrar en el sepulcro de Jesús, "sentado a la derecha", pero ahora vestido con una túnica blanca. Él es el encargado de decir a las mujeres que el crucificado no está allí (Marcos 16,5), porque ha resucitado.
Este joven sirve para hacer una INCLUSIÓN que coloca toda la PASIÓN-MUERTE-RESURRECCIÓN de Jesús en un marco bautismal. Las personas que se bautizaban, eran sumergidas ("muertas") en el agua, cubiertas sólo con una sábana, que les era retirada dentro del agua, y mientras se incorporaban ("resurrección") eran revestidas con una túnica blanca que simbolizaba la Nueva Vida, participación de la VIDA del Resucitado.
MENSAJE. 
Aunque actualmente la palabra "Rey" no signifique lo que quieren decir los evangelios, el mensaje de este DOMINGO DE RAMOS y de toda la SEMANA SANTA parece claro: En Jesús se nos muestra una nueva forma de vivir que no incluye la Muerte como fracaso sino que la transforma en Plenitud. Nuestra vida-obtenida encuentra su plenitud haciéndose vida-entregada, participación de la propia Vida de Dios. La muerte de Jesús de Nazaret no es una muerte aniquiladora sino resurreccional. Entregándose, la VIDA toma una nueva dimensión que le permite ir más allá de sus propios límites y entrar en el ámbito divino.
RESPUESTA. 
El Domingo de Ramos, para muchos de nosotros, va unido a la idea de las VACACIONES de Semana Santa. Muchos que no disfrutarán de vacaciones estarán trabajando precisamente para atender a quienes las realizan. Aunque laboralmente sólo el Viernes Santo es festivo, en el ambiente se respira un clima de vacaciones. Además, en el hemisferio Norte, este clima viene acompañado de un ambiente de primavera.
Semana Santa y Vacaciones se influencian mutuamente. Podemos aprovecharlo. Al menos para quien lo decida así, las vacaciones suponen una situación de mayor libertad, más tiempo para profundizar en nuestro interior y permitir que nuestra vida personal se vaya "clarificando", como el contenido de una botella que se deja reposar. Es un buen momento para "hacer poso" de tantas cosas que enturbian nuestra vida y nuestras relaciones más personales y personificadoras.
La Semana Santa viene presidida, por poco que estemos atentos, por la MUERTE RESURRECCIONAL de Jesús. O mejor dicho: viene presidida por la VIDA, que entregándose gratuitamente, llega a la Plenitud.
Las vacaciones son una oportunidad para conectar con esta forma de VIDA. En el trabajo, también entregamos la vida, pero es más difícil hacer la experiencia de la gratuidad, si no hay un propósito expreso. En la actualidad, en el mundo laboral se busca tanto la "justicia" que se está perdiendo esa dosis de gratuidad que lo haría más humano. Por eso las vacaciones pueden ser vistas como una oportunidad.
Para muchos, vacaciones significa viajar, salir. Los sociólogos y psicólogos nos hablan de esta actual "necesidad de salir". ¿Qué clase de esclavitudes comporta nuestra sociedad que sentimos tan fuerte la necesidad de salir? Precisamente "salida" (éxodo) es una palabra-clave de la Semana Santa y de Pascua.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. ¿En el gran afán de en la actualidad por salir, hay un deseo sincero de LIBERTAD o sólo un intento de olvidar momentáneamente las SERVIDUMBRES de cada día?
  2. La Bendición de Ramos suele tener un carácter popular, multitudinario e infantil. ¿Qué comentarios os sugiere este hecho?
  3. En Semana Santa son frecuentes las representaciones de la Pasión de Jesús y las Procesiones donde se exhiben escenas de su dolor. ¿La Pasión de Jesús pertenece al pasado de hace dos mil años, o bien consideráis que tiene algún tipo de actualidad? ¿Cuál? 

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)