Traductor

jueves, 10 de mayo de 2012

Relectura - En un grupo de niños de catequesis … (5/6)


(Con RELECTURA intentaré, si puedo, expresar, con un lenguaje diferente, alguna de las ideas de un relato evangélico o fiesta. Quisiera ser una especie de "traducción" no de conceptos sino de esquemas mentales. Soy consciente de que se trata de algo arriesgado, que puede ser útil o estorbar. Imagino que habrá algunas de algo acertadas y otras muy desacertadas, pero me hace ilusión poner mi granito de arena al esfuerzo de tanta gente que ya hace tiempo también se dedican a este trabajo absolutamente necesario y urgente. Pido al posible lector una tolerancia benevolente. Que cada uno lo juzgue como le parezca más oportuno)
Hoy la catequista ha preparado un "número especial" para el encuentro de catequesis. La vela que había encendido días atrás para explicar la resurrección se había convertido en el elemento central del grupo. Por eso hoy la catequista se ha presentado con ocho cirios nuevos: una para cada uno de los niños y niñas, más uno para ella. Son cirios un poco grandes, blancos, redondos, y no necesitan ningún vaso de vidrio. También ha llevado unos rotuladores especiales para escribir sobre cera. Los niños se han dado cuenta en seguida que aquellos cirios eran para ellos y, al ver los rotuladores, un preguntó enseguida:
Niño/a Señorita: ¿Puedo hacerle un dibujo?
Catequista Yo los había traído para hacer otra cosa. ¿Qué os pedí, el último día?
Niño/a Que hiciéramos una lista de personas buenas.
Catequista Más exactamente os dije una lista de las personas que nos ayudan a disfrutar de la vida. Si os parece, la podríamos hacer hoy, y escribir sus nombres aquí, en el cirio de cada uno. Pero, para que quede bonito, os aconsejo escribirlo primero en una hoja aparte, ordenarlos, ver cuántos hay, y luego escribirlos en el cirio. ¿Qué os parece?
Niño/a Señorita: ¿Nos podemos copiar?
Catequista Claro que sí. ¡Esto no es ningún examen! Ayudémonos a ver las personas que nos ayudan a disfrutar de la vida.
Niño/a ¿Qué significa "disfrutar de la vida", señorita?
Niño/a Significa aquello que nos divierte.
Catequista En cierto modo, sí. Pero ahora pensemos sólo en las personas.
Niño/a A mí me divierte jugar a fútbol.
Catequista ¿Juegas solo?
Niño/a Con mis amigos …
Catequista Entonces, no escribas "fútbol" sino el nombre de tus amigos con los que juegas.
Niño/a ¡Ah! ¡Sólo personas! ¿Las personas que nos ayudan…?
Catequista Exacto. Sólo personas. Si hay cosas que te gustan, pensad en las personas que las hacen, o que las venden, o que os las dan…
Niño/a ¡Uy, señorita! ¡Será una lista muy larga!
Catequista Por esto os he dicho que antes la escribiremos en un papel…
Los niños empezaron a escribir. Después de escribir algunos nombres, miraban que habían escrito los otros niños y si se habían olvidado de alguien. Aquella lista resultó sorprendente. Algunos pidieron más papel. Las listas se hacían largas y más largas: desde los padres a los compañeros de escuela, pasando por los que nos hacen posible tener agua en casa, electricidad, internet … Basureros, comerciantes, guardias urbanos, enfermeras, médicos, maestros …
Un niño se dio cuenta de que en la lista de la señorita estaban sus nombres.
Niño/a Señorita: ¿Nosotros le ayudamos a disfrutar de la vida?
Catequista ¡Mucho más de lo que os podáis imaginar!
Aquellas niñas y niños descubrieron cosas importantes: que no se terminaba nunca la lista de personas que nos ayudan a disfrutar de la vida; que vivimos en un mar de vida entregada y vida recibida; que nuestra vida nos viene de una multitud de personas que ni nos conocen ni conocemos, pero que sin ellas no podríamos vivir bien. Se dieron cuenta de que cualquier lista cerrada sería injusta, porque el don de la vida nos llega desde muchísimas personas desconocidas, lejanas, incluso ya desaparecidas…
La "llama" de nuestra vida nace de una cera que el universo entero ha ido convirtiendo en el candil que ahora somos. Y nuestra "luz entregada", como la vela, continuará para siempre en el océano de vida que crece permanentemente.

(Continuará).
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)