Traductor

viernes, 27 de julio de 2012

Foro Joan Alsina: Comunicado sobre la homilía del obispo de Alcalá de Henares

J.Antonio Reig
Autor de una polémica homilía

Sentimos vergüenza y una profunda indignación por las palabras que pronunció el obispo de Alcalá de Henares, J. Antonio Reig, este Viernes Santo, contra los homosexuales y las mujeres que abortan. Y aún más por haberlas transmitido a todo el Estado español por medio de TV2, una televisión pública, que debería servir a los ciudadanos y no condenarlos o insultarlos.


Recordamos con pesar otras polémicas provocadas por este eclesiástico que abusa de su posición privilegiada y se dedica a promover actitudes contrarias incluso a los derechos humanos más básicos. Es escandaloso su desprecio a una obligación fundamental para la convivencia: no se puede discriminar a ninguna persona por razón de raza, sexo u orientación sexual. La discriminación supone una gravísima falta de respeto a la dignidad de las personas y una descalificación despectiva inaceptable.

Con estas afirmaciones se sitúa en las antípodas de la actitud de Jesús, que no discriminaba a nadie. Él se acercaba a las personas proscritas o marginadas por la sociedad y la religión; quería la felicidad de la gente; decía que la persona es sagrada (es terreno sagrado donde Dios trabaja); se la jugó, faltando a los deberes religiosos, por vivir la compasión a fondo. Y se sitúa también en las antípodas de aquella primavera del Buen Papa Juan XXIII hace 50 años.

Nos anima que el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez, de una forma rápida, se haya desmarcado de las opiniones del obispo Reig. Pero, ¿dónde está la Conferencia Episcopal Española? ¿No tiene nada que decir?

Nos reafirmamos en nuestra búsqueda de una Iglesia más dialogante, más acogedora y más sensible, más sanadora de angustias y temores. Conviene trabajar para que las normas y leyes de la Iglesia no ahoguen la voz de aquel profeta de fuego de Palestina. Debemos esforzarnos para que en todos los ámbitos, desde la cúpula hasta la base de la Iglesia, seamos coherentes, auténticos, tolerantes, respetuosos y serviciales.


Abril 2012