Traductor

miércoles, 11 de julio de 2012

Nueva Evangelización? - La "CRISTIANDAD".

 

Se entiende por "Cristiandad" aquella situación social en que había dos sociedades paralelas, soberanas, independientes, aunque fuertemente imbricadas entre sí: la Sociedad civil (o Estado) y la Sociedad religiosa (o Iglesia, en nuestro caso); cada una con su organización territorial, sus autoridades, sus leyes, sus funcionarios, su ámbito de acción, …, y con suPoder.Las dos Sociedades coexisten, a veces en colaboración, y a veces en rivalidad.
A pesar de la palabra, hay que decir que laCristiandadno era cristiana, en el sentido de que no era una sociedad donde fuera especialmente vivido elmensaje cristiano.Lascomunidades cristianastenían muchos defectos y comportamientos contrarios al espíritu del Evangelio. A pesar de todo, ha sido a través de ellas que se ha mantenido, enviado y llegado hasta nosotros elmensaje de Jesús.Esto es importante porque manifiesta que estemensajees como unfermentoque va actuando en la entraña de la sociedad.
De alguna forma, se podría decir que laCristiandadera pre-cristiana, en el sentido de que reprodujo la situación religiosa deantes de Cristo:una macroestructura religiosa, jerarquizada, con templos y sacerdotes, …, para un pueblo en situación de dependencia y sujeción.
Especialmente contraria al mensaje de Jesús fue toda la cuestión del Poder y los Poderosos.No sólo la Religión tomó forma dePoder,sino que también servía para legitimar el poder de los Poderosos."Los emperadores protegían a los papas y los papas coronaban a los emperadores".Este papel, de "legitimadora del Poder", la Iglesia no lo ha superado todavía, ni siquiera en el Concilio.Aparte de la presencia de los representantes de los Estados en la inauguración y finalización del Concilio, también se da una legitimación implícita de los Estados, por no diferenciarlos convenientemente de los Pueblos.La gran mayoría de los Estados actuales son fruto, directa o indirectamente, de una guerra.Incluyen, pues, (pueblos)vencedoresy vencidos.Una consecuencia directa de esta falta de sensibilidad se puede encontrar en las Conferencias Episcopalesimpulsadas por el Concilio, que tienen más carácterestatalque nocomunitario.
 
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)