Traductor

viernes, 6 de julio de 2012

PLEGARIAS DE LOS FIELES - Domingo XIV del tiempo ordinario - Ciclo B.


  1. Leíamos en la primera lectura: "... ni que sean un pueblo que siempre se subleva, deben saber que hay un profeta en medio de ellos."
    Para que el Señor mantenga siempre esta presencia suya en medio de nosotros...
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  2. La segunda lectura nos decía: "las revelaciones que he recibido eran tan extraordinarias que Dios, para que no me enorgullezca, ha permitido que me clavaran como una espina en la carne"
    Para que Dios nos abra los ojos y nos haga tomar conciencia de cuan malo es el orgullo...
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  3. También, en la segunda lectura, San Pablo nos decía: "Por eso estoy contento de gloriarme de mis debilidades; gracias a ellas tengo dentro de mí la fuerza de Cristo."
    Para que el Padre nos conceda el don de poder entender que la verdadera fuerza es la que recibimos de Él...
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  4. Entrados ya en el Evangelio podíamos leer: «Los profetas sólo son mal recibidos en su pueblo, entre su parentela y entre los de su casa.»
    Para que seamos capaces de asumir que los consejos del Señor nos pueden llegar de cualquier lugar, especialmente de aquellas personas que tenemos al lado, o de aquellos a quienes tenemos por poca cosa...
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  5. El Evangelio, también, nos ofrecía otra idea para la reflexión: "... le sorprendía que no quisieran creer. Después recorría las villas y los pueblos y enseñaba. »
    Para que, siguiendo el ejemplo de Jesucristo, no nos dejamos detener por las dificultades...
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  6. Para terminar: por todos los que nos hemos reunido hoy aquí: para que el Señor nos cuide y nos proteja, mientras intentamos hacer camino en esta vida...
    ROGUEMOS AL SEÑOR