Traductor

martes, 7 de agosto de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XIX DE ORDINARIO. CICLO B.

DOMINGO XIX DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo B.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

 

PROYECTO DE HOMILÍA. 
 
Todo el capítulo sexto del evangelio de Juan está dedicado a la Eucaristía.Comienza con la escena de los panes y peces compartidos, y continúa con la mala interpretación que hace la gente de todo esto ("querían hacerle rey") y la roturacon Jesús por parte de los discípulos, solucionado por la fidelidad de éste que va a su encuentro cuando ellos se hallaban en plena noche.Después sigue un largo diálogo-discusión.Este diálogo-discusión presenta un proceso similar: primero dialogan Jesús y la gente; después la gente murmuran entre ellos, sin dirigirse a Jesús; luego se pelean entre ellos debido a las palabras de Jesús; y finalmente llega la ruptura.A pesar de ello, Jesús mantiene su fidelidad, respondiendo y haciendo una pregunta-límite a sus doce apóstoles: "¿Vosotros también me queréis dejar?".
La Eucaristía constituye eltuétanodel mensaje cristiano y de nuestra respuesta.No hay lugar para la ambivalencia: o se acepta o se rechaza.El evangelista pone en boca de Jesús unas palabras que dejan clara esta radicalidad.Jesús, para responder a lasmurmuraciones de la gente,lo que hace es cargar aún más las tintas.
Para la murmuración, lagente"juega" con el origen particular de Jesús:"conocemos a su padre y su madre".Para responderles, Jesús "juega" con el origen de la Humanidad, la plenitud de la cual él personifica."No quiero decir que alguien haya visto jamás al Padre: sólo lo ha vistoel que procede de Dios".Y elúnicoque "procede de Dios" es elHombre,ya que es obra de Dios.Por eso el Hombre es el único ámbito devisióndel Padre; el único "espacio" desde donde y hacia donde cada ser humano puede dar contenido a su vida individual.Sólo en la"fidelidad al Hombre"cada persona individual puede conectar con la "Vida eterna"."El que cree en mí tiene Vida eterna."
(Sobre la expresión vida eterna podéis leer lo que se dice en hablamos de…, en el blog del autor)(en catalán).
No hay otro "pan" que dé estaVida eterna:ni el "pan" de Moisés, ni el "pan" de la Ley, ni el "pan" eucarístico entendido sólo ritualmente.Sólo el "pande la Humanidad".Y no se trata de laHumanidadentendida de una forma global y genérica, sin un compromiso personal concreto."Elpanque yo daré esmi carne".La palabra "carne" se refiere al hombre concreto, individual, de carne y hueso.Dar la propia carnesignifica dar la propia vida personal y concreta que incluye la vidabiológica.Se trata de "creer en la Humanidad" no sólo como ideal futuro sino también, y sobre todo, como tarea concreta de la propia vida.Dar la propia vidageneraHumanidaden los demás, y nos alimenta.
El evangelista, poniendo estas palabras tan radicales en boca de Jesús, está pensando en la vida de lascomunidades cristianas,y en un doble sentido:
  1. Sólo hay COMUNIDAD en la medida en que cada uno se hace alimento para los demás. El evangelista quiere corregir una forma desviada de ir a misa para comer el pan de la eucaristía, pero sin hacerse, uno mismo, alimento. Así la misa quedaría reducida a un simple ritual.
  2. Jesús fue un hombre real, concreto, de carne y hueso, que dio realmente su vida por los demás (muerte). La eucaristía consiste en asociarnos a la "muerte real" de Jesús acompañado y acompañante de los demás condenados a muerte. La Eucaristía es un memorial de los miles y millones de crucificados, pasados y actuales. Se comprende que este lenguaje resulte "inaceptable" para todos los que aún no se haya decidido a favor del Hombre.
También con este lenguaje se quieren desautorizar toda una serie de interpretaciones que fueron apareciendo muy pronto entre algunos cristianos en el sentido de negar la realidad corporal de Jesús. Hay que recordar que un muchos grupos de "comunidades cristianas" se encontraban en zonas fuertemente impregnadas por la filosofía de la Gnosis, de carácter dualista. Dentro de esta filosofía, el espíritu es bueno y la carne es mala. La tentación de desvirtuar la realidad corporal de Jesús entendiéndola de una forma gnóstica era muy grande, y de hecho fueron muchas las comunidades gnósticas "cristianas".
El evangelio de Juan fue escrito en buena parte para corregir estas desviaciones.
No obstante, hay que reconocer que la gnosis (que significa "conocimiento". Los gnósticos pretendían tener un "conocimiento directo de Dios"), a pesar de ser declarada "no-cristiana", tuvo una gran influencia en toda la Iglesia, y aún hoy quedan reminiscencias importantes. Todavía hoy es frecuente caer en la equivocación de contraponer "materia" y "espíritu", "cuerpo" y "alma"; facultades "superiores" (inteligencia) e "inferiores" (sexualidad).
MENSAJE. 
Como ya hice notar comentando el evangelio de Marcos (domingo 14B. Jesús va a "su pueblo" y su gentese escandaliza),también el evangelio de Juan, en un contexto totalmente diferente, nos ofrece el mismo mensaje:"creer en Dios" es "creer en el Hombre como obra de Dios".Ycreer en el Hombrees ver en cada ser humano de carne y huesos unhermano, unode los nuestros.
En laCOMUNIDAD CRISTIANA,cada uno es "comensal" y "alimento".El amor fraternalsustituye a la Ley; elhermanosustituye al líder; lamesa familiarsustituye al altar; lacomunidadsustituye al templo.
RESPUESTA. 
En el terreno de la Eucaristía nos queda todavía mucho camino por recorrer: redescubrir la mesa, superando el altar; redescubrir el servicio fraternal superando el servicio sacerdotal; redescubrir el diálogo superando el “adoctrinamiento”."Todos serán instruidos por Dios", dice Jesús citando el libro de los Profetas.
La Eucaristía constituye el tuétano de la Vida.Desviarse en este punto es desviarse en lo esencial (vital).
Quizás no es demasiado grave que los templos se vayan quedando vacíos.Habría que saber cuánta gente, con templo o sin él, vive haciendo de su vida un alimento para los demás.Esto es lo que cuenta."Tenía hambre y me disteis de comer"(Mateo 25, 35).Nuestrarespuestano debe quedarse en elritosino llegar a servida, aunque la vida no excluye el rito.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Jesús hace notar que aquellos que comieron el maná, sin embargo murieron.Pero también hoy podríamos decir que aquellos que comen el pan de la eucaristía, igualmente mueren.¿O no?¿Qué significado dais a las palabras de Jesús: El que come de este pan vivirá para siempre?
  2. En la Iglesia católica el trabajo de "enseñar"suele quedarreservadaa los obispos, en sintonía con el obispo de Roma.En el evangelio hemos leído: "Todosserán instruidos por Dios".¿Qué comentarios os sugiere esto?
  3. ¿Os habéis preguntado alguna vez por el grado de coincidencia, en vuestrosencuentros, entre elritode la eucaristía yaquelloque significa?
 
 
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)