Traductor

viernes, 28 de septiembre de 2012

PLEGARIAS DE LOS FIELES - Domingo XXVI del tiempo ordinario - Ciclo B.


  1. Moisés, en la Primera Lectura nos decía: «Ojalá que todo el pueblo del Señor tuviera el don de profecía, y que el Señor les diera a todos su Espíritu!»…
    Para el Espíritu Santo descienda sobre toda la Humanidad…
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  2. Santiago, en la Segunda Lectura, se dirige a los ricos diciendo: «Llorad desconsoladamente por las desgracias que os caerán encima.» Y también «Habéis amontonado riquezas precisamente estos días, que son los últimos»…
    Para que Dios todopoderoso, nos haga abrir los ojos y darnos cuenta de que todo lo que queremos para nosotros nos resulta más dañino que beneficioso y que lo que compartimos nos salva…
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  3. En el Evangelio, San Marcos le hacía decir a Jesús: «Nadie que en mi nombre haga milagros no podrá después hablar mal de mí. Quien no está contra nosotros está con nosotros.»…
    Para que la comprensión del Evangelio nos libre del sectarismo, del orgullo de ser los únicos, así como del afán de dominio, y nos haga más tolerantes, abiertos, dialogantes y dispuestos a trabajar en la Obra de Dios y no en la nuestra…
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  4. Oremos, ahora, por los que se encuentran en la enfermedad y por los que les acompañan en el este trance
    Para que el Señor les condizca a una rápida recuperación, o, si no puede ser, que no alargue demasiado su sufrimiento…
    ROGUEMOS AL SEÑOR
  5. Finalmente, para todos nosotros:
    Para que jamás nos abandonéis en nuestro camino hacia vos…
    ROGUEMOS AL SEÑOR

lunes, 24 de septiembre de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XXVI DE ORDINARIO. CICLO B.

DOMINGO XXVI DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo B.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/


PROYECTO DE HOMILÍA. 
Jesús, junto a los discípulos, hace CAMINO.
Pero Jesús y los discípulos caminan hacia horizontes diferentes y contrapuestos:
  • El horizonte de los discípulos es el Poder. Por eso van hacia la capital: Jerusalén. El Poder tiende a ser exclusivista. Un Poder compartido no sería Poder.
  • El horizonte de Jesús es la Comunión Universal. Una "comunión" no universal no sería Comunión sino sectarismo.
… porque no es de los que vienen con nosotros.
"Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros".
El horizonte de Poder lleva a los discípulos a ver a un rival en aquel que es un colaborador. La respuesta de Jesús es clara: dejadlo hacer.
El hombre que echa demonios no es ni un rival ni un intruso. Jesús estaba hablando de los "servidores" ("chicos" en las palabras del pasado domingo) cuando Juan le interrumpe para quejarse de uno de estos servidores. Es que Juan no ha escuchado las palabras que Jesús acaba de decir: "El que reciba a uno de estos chicos, me recibe a mí …" Echar demonios en el nombre de Jesús (el "hijo del hombre") es ser hombre y hacer humanidad. Los discípulos todavía dan al "nombre de Jesús" un contenido de Poder o de fuerza especial (¿mágico?), y piensan que sólo ellos deberían de administrarlo, a pesar de su incapacidad, puesta de manifiesto poco antes (Marcos 9, 17).
Jesús intenta, una vez más, reorientar a sus discípulos: "El que no está contra nosotros está a favor nuestro". Quien no lucha contra el hombre, construye Humanidad. La Humanidad no se construye con Poder, ni con exclusividad, ni con rivalidad, sino con servicio generoso. El simple gesto de dar un vaso de agua "para hacer humanidad" es valorado como una importante colaboración.
Jesús condena toda actitud excluyente:
  • Si tu mano te lleva a caer en pecado … La mano representa la capacidad creadora. Sólo Dios es auténticamente creador, y llama al Hombre a colaborar en su acción creadora. Por eso tenemos "manos".
    Pero, si tu mano pretende hacer
    su propia creación en rivalidad con la creación de Dios (creación de la Humanidad), córtatela.
  • Si tu pie te lleva a caer en pecado La creación de Dios no está terminada, ya que Dios quiere que sus dones sean también méritos nuestros. Por eso la vida humana tiene forma de CAMINO, y nos vamos siendo construidos caminando. Y por eso tenemos "pies".
    Pero si tu pie te conduce a caer en pecado llevándote por el camino de la rivalidad con los demás, córtatelo.
  • Y si tu ojo te lleva a caer en pecado … Por tres veces Jesús repite la misma lección. El ojo indica la intención. La pretensión del hombre poderoso es hacer su PROPIA OBRA, en sustitución de la OBRA DE DIOS. Ha sido la tentación permanente del ser humano: "Querer ser como dioses" (Génesis 3,4).
    Pero si tu ojo te hace rival del
    único Creador, arráncatelo.
… que no ser lanzado al "infierno" …
"Infierno" es nuestra traducción de la palabra "Gehenna". La Gehenna era el nombre de un valle hondo al sureste de Jerusalén, fuera de la muralla, de tristes y pésimos recuerdos en la memoria colectiva de la ciudad. Por eso servía como símbolo de un lugar maldito, abandonado, donde se tiraban las cosas inútiles o molestas. Lo más parecido, en nuestros días, serían los vertederos de basura "donde el gusano no muere y el fuego no se apaga".
MENSAJE. 
… más te vale entrar manco en la vida …
No hay alternativa. En el lenguaje actual diríamos: o caminamos hacia la Humanidad, haciéndonos hombres en comunión con todos los hombres, o nos convertimos en residuos para tirar a la basura.
Por otra parte, pretender tener la exclusiva en el proceso de humanización sería como querer sustituir el OBRA DE DIOS por NUESTRA OBRA. Una pretensión absolutamente desacertada porque "nuestra obra", situada fuera del ámbito de la acción de Dios, no tiene nada que la sostenga.
Se nos ofrece una VIDA, y nos han sido dadas GANAS DE VIVIR. Pretender, a partir de estas ganas de vivir, crear nuestra propia "vida", sería como si el pájaro pretendiera volar aprovechando sólo el aire de sus pulmones, pensando que es más suyo.
RESPUESTA. 
La respuesta nos la indican las propias palabras radicales de Jesús: Si tu mano o tu pie o tu ojo te llevan a caer en pecado … deshazte de ellos. Es necesario echar fuera de nosotros todo aquello que nos lleve a considerar "rivales" a aquellos que trabajan por el bien de la Humanidad, aunque "no sean de los nuestros".
En realidad, todo el mundo es de los nuestros. Si ellos y nosotros hacemos el bien, somos colaboradores. Si ellos o nosotros hacemos el mal, nos hacemos daño mutuamente. Podemos hacer de la SOLIDARIDAD una virtud; pero también es un hecho objetivo, aunque no quisiéramos hacer de ella una virtud. Todos viajamos en la misma nave.
A nosotros, el MENSAJE de Jesús nos ha llegado en forma de RELIGIÓN. A menudo hemos caído en la tentación de considerar a NUESTRA RELIGIÓN como la ÚNICA VERDADERA. Ha sido una grave equivocación. Las "Religiones" no son ni verdaderas ni falsas. Son un LENGUAJE. No hay lenguajes verdaderos y lenguajes falsos. Como lenguaje, la RELIGIÓN puede ser una gran herramienta de comprensión, de comunicación, de entendimiento y de comunión, también puede ser un arma extraordinariamente destructiva. Depende de cómo se utiliza. Imitando las palabras del evangelio de hoy, también podríamos decir: si tu religión provoca divisiones, superioridades, exclusiones, rivalidades, … desprende de ella. Mejor HACER HUMANIDAD sin religión, que con mucha religión quedarse fuera de la HUMANIDAD, que, para nosotros, significa fuera de la VIDA.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Venimos de una sociedad en SITUACIÓN DE CRISTIANDAD en que algunos servicios comunitarios se dejaban a la responsabilidad de la Iglesia. Actualmente algunos de estos servicios los ha asumido la sociedad civil, pero han quedado duplicados como servicios ofrecidos también desde la Religión. ¿Qué pensáis de esta NUEVA SITUACIÓN? ¿Qué consecuencias debería tener?
  2. Hoy y aquí, estamos en una sociedad religiosamente plural. Esto significa que la religión no nos sirve como aglutinador de la sociedad. En vuestra opinión, ¿qué consecuencias tiene esto en la forma concreta de vivir la propia religión? Dicho de otro modo: ¿El mensaje de Jesús nos invita más directamente a "hacer Religión" o a "hacer comunidad"?
  3. ¿Cómo entendéis la LIBERTAD RELIGIOSA? ¿La consideráis más como un derecho, o como una oportunidad?  

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

Esta Iglesia no tiene futuro


Os traigo un artículo del blog Teología sin Censura, creo que el tema es interesante:
Los recientes escritos de H. Küng y L. Boff, sobre este asunto, y que estos días circulan por la red, nos obligan a pensar. La Iglesia se debilita por días, pierde credibilidad y a la gran mayoría de la gente ya no le interesa. ¿Será cierto que esta Iglesia no tiene futuro? 
Cuando aquí hablo de la Iglesia, no me refiero a la enorme cantidad de personas que, cada cual como puede, se interesan por Jesús de Nazaret y lo que enseña (o no enseña) el Evangelio. No hablo de la fe de la gente, un asunto muy personal que cada uno se lo gestiona como Dios se lo da a entender. 
Al decir que esta Iglesia no tiene futuro, lo que quiero indicar (como hace Küng) es que el papado y la curia vaticana, tal como se han organizado y tal como funcionan, no sólo no van a ninguna parte, sino que además - y sobre todo - le están haciendo mucho daño a la misma Iglesia y, más que nada, a tanta gente de buena voluntad que hasta pierde el interés por lo religioso cuando ve el triste espectáculo que está dando el llamado “sistema romano”.
Leer artículo completo

Ahora os dejo un pequeño "cuento" que me a venido a la mente al leer esto:
Hace mucho tiempo, existían en el mundo unos hombres inquietos. Les preocupaba sobremanera que los más sencillos no pudieran entender a Dios y por tanto desviarse de su camino. Mantenían largas discusiones sobre todos los interrogantes que se planteaban en cuanto a la doctrina de Dios había dado a los hombres. Estudiaban lo que habían dicho hombres sabios de la antigüedad, y se aprendían sus argumentos. Estaban seguros que solo ellos, gracias a sus estudios y debates, eran los únicos que sabían lo que Dios quería de los Hombres. Un día Dios se encarnó y se apareció al mundo, pero resultó que las cosas que decía no se parecían en nada a las conclusiones a que ellos habían llegado. 
Lamentablemente en su afán por proteger la doctrina de Dios, acabaron condenando a muerte a ese hombre que blasfemaba llamándose hijo de Dios. Le crucificaron… 
Bienaventurados los humildes porque ellos verán a Dios...



lunes, 17 de septiembre de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XXV DE ORDINARIO. CICLO B.

DOMINGO XXV DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo B.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 
El pasado domingo, llegados al corazón del evangelio de Marcos, comenzábamos la 2ª parte, que está centrada en el CAMINO DE JESÚS.
Desde el comienzo Jesús deja claro el itinerario: Jerusalén, juicio, muerte … y RESURRECCIÓN COMPARTIDA.
Tras diferentes episodios que el Misal no ha recogido para este Año B, el evangelio de hoy nos presenta otra vez a Jesús repitiendo a los discípulos el itinerario del su CAMINO. Los discípulos no entienden nada, pero, tras la reacción que había tenido Jesús la 1ª vez ("Vete de aquí Satanás …), ahora no se atreven a pedir explicaciones. Pero el evangelista no se calla que la han fastidiado otra vez.
"¿Qué discutíais por el camino?" …
No han extendido las palabras de Jesús, pero sí tienen clara una cosa: van hacia Jerusalén. Jerusalén es la Capital; es el ámbito del Poder. Jesús es el Mesías y, aunque no lo entiendan, en la Capital se va para mandar. Deben empezar a pensar cómo se organizarán y cómo se repartirán la autoridad y las distintas funciones importantes.
Jesús vuelve a reaccionar. El evangelista pone solemnidad en la acción de Jesús: se sienta (como hacen los maestros y los jueces), llama a los Doce, y da su lección-sentencia: "Si alguien quiere ser el primero, debe ser el último y el servidor de todos". Y para que no quede ninguna duda sobre lo que quiere decir, "hizo venir un chico, lo puso en medio, lo tomó en brazos y les dijo: «El que reciba uno de estos chicos porque lleva mi nombre, me recibe a mí, y quien me recibe a mí, no me recibe a mí, sino al que me ha enviado»".
En la actualidad, entre nosotros, los niños a menudo son "el reyecito del hogar", pero fuera de aquí, y sobre todo en tiempos de Jesús, los niños eran y son la imagen viva de un ser dependiente, indefenso, servidor, sin compensaciones por su servicio. Los niños (y sobre todo las niñas) no "hacían servicios" sino que "eran servidores". (“Chico” quiere recoger los dos conceptos en una sola palabra)
Aquel que ellos, los discípulos, consideran el Mesías acaba de "entronizar" a un sirviente en su calidad de "servidor", y le convierte en norma para todos. "Os lo aseguro: si no volvéis a ser como los niños, no entraréis en el reino de los cielos"(Mateo 18,3).
"… porque lleva mi nombre…"
¿Cuál es el "nombre" de Jesús? Repitámoslo una vez más: el nombre de Jesús es "el hombre" ("hijo del hombre" en la forma de hablar de los Judíos). Sería un error entenderlo en sentido religioso o confesional como si se refiriera a los "cristianos". Por supuesto que hay que acoger también a los "cristianos", pero no tanto porque son "cristianos" sino porque son "chicos", es decir: pequeños y servidores, junto con los innumerables "pequeños y servidores" de todo el mundo: todos aquellos que no se atribuyen otra categoría que la de ser "seres humanos".
MENSAJE. 
"Quien acoge uno de estos chicos porque lleva mi nombre, me recibe a mí, y quien me recibe a mí, no me recibe a mí, sino al que me ha enviado".
Inversión de las relaciones sociales. Un buen amigo me decía una vez que la mayoría de Festivales Musicales que en verano se hacen en la Costa Brava son económicamente deficitarios, en buena parte porque se regalan muchas Entradas a autoridades y gente importante. O sea: se regalan Entradas sobretodo a personas que las podrían pagar sin problemas. Sería un ejemplo de nuestra tendencia a acoger sobretodo a la gente importante.
El mensaje de Jesús es exactamente lo contrario: "Acoger a uno de estos chicos porque lleva mi nombre", es decir: porque es pequeño, porque es siervo, porque es un ser humano
Es un mensaje consolador porque nos dice que Dios nos acoge, especialmente si formamos parte del grupo de los "pequeños", los "poca cosa". "… Porque ha mirado la humillación de su sierva … el Todopoderoso obra grandes cosas por mí" (Lucas 1,48).
RESPUESTA. 
La respuesta nos la indica directamente Jesús: Si alguno quiere ser el primero, debe ser el último y el servidor de todos.
Por tendencia espontánea, intentamos de alguna forma "ser el primero". Cuando no conseguimos ser el primero en cosas buenas intentamos serlo en cosas malas, porque es más "vital" el ser el primero que la ética.
Estamos en una sociedad que nos cubre de derechos pero nos reduce a ser un simple "número". Nuestro instinto más primario se rebela contra ello. Evidentemente, hay muchas maneras de rebelarse. Por ejemplo: el incivismo. Para muchos, el incivismo, e incluso la violencia, son la "respuesta" que les permite no sentirse un simple "número".
Un niño de los que a menudo se "reúnen" en la entrada de mi casa, al hacerle notar su elevado grado de vulgaridad, me respondía con cierto orgullo ante los compañeros: "Pues en la escuela soy todavía mucho peor".
"Ser incívico" era su "identidad"; mejor eso que no ser nadie.
En los espectáculos, en muchos deportes, en los informativos, en la vida de la calle … nuestra sociedad ofrece continuamente a nuestros chicos y jóvenes el espectáculo de la prepotencia.
Jesús no condena "querer ser el primero", pero nos dice la forma positiva de serlo: primeros en el servicio.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Aunque suene a demagogia: ¿Hemos comparado, alguna vez, la forma en como acogemos a los turistas y en cómo acogemos a los inmigrantes? ¿Hemos comparado, alguna vez, lo que nos gastamos para los turistas y lo que nos gastamos para los inmigrantes?
  2. ¿Qué signos de prepotencia continúan presentes en la Iglesia? ¿Cómo se podrían "solucionar", dado que algunos parece que formen parte de su esencia?
  3. Las "ideas de prepotencia" que tenían los discípulos hicieron necesaria la muerte de Jesús (Lucas 24, 7). ¿Necesita la Iglesia de hoy, "volver al Calvario"? ¿Qué significaría esto, en concreto?  
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

jueves, 13 de septiembre de 2012

Nueva Evangelización? - LA IGLESIA (6/6).

Safe image php
La Iglesia en el futuro.
El Concilio nos llevó a regresar al Evangelio, y el Evangelio es claro: El reino de Dios es una realidad que no se diferencia de la Realidad, aunque la Realidad resulte muy diferente según la proporción de reino de Dios o de reino de Poder que incluya.
El reino de Dios es sal, es levadura, es luz, es alimento, … El cristiano es ciudadano, un ciudadano que no busca diferenciarse de los demás ciudadanos por el hecho de ser cristiano, sino que colabora en "hacer pueblo" por el bien de todos. No se trata de "hacer Iglesia" sino de "hacer pueblo", colaborando desde la iluminación que ofrece ser iglesia. La sal no se ve, la levadura no se identifica, la luz no es para ser vista sino para hacer visibles las otras cosas.
La gran Iglesia de Cristiandad, solemne, fuerte, exuberante, con personalidad, tratando de tú a tú a Estados e Imperios, … ahora es llamada a volver al Evangelio. Nuestro obispo Jaime, ya hace mucho tiempo, decía: Volver a Nazaret. No es una cuestión de humildad, sino de fidelidad: fidelidad al Evangelio, que en este caso significa fidelidad a la Humanidad.
Como levadura de la Humanidad, la Iglesia puede convertirse también en levadura de los distintos componentes de la Sociedad, incluso de las otras religiones que puedan existir. Sin necesidad de afirmarse, a sí misma, como religión, es capaz de tomar forma religiosa para los religiosos, y forma no religiosa para los no-religiosos. El que ha recibido y asumido el Evangelio, tiene la capacidad y la misión de hacerse todo para todos: religioso con los religiosos, ateo con los ateos, alienado con los alienados, esclavo con los esclavos, libre con los libres …; siempre para ganar humanidad (1Corintios 9,19 ss). Quien cree en el hombre, se humaniza haciendo humanidad con cada uno de los seres humanos. Como dice explícitamente la Gaudium et spes: Es la persona humana lo que es necesario salvar y es la sociedad humana lo que es necesario instaurar (N º 3).
Y en esta misión, la Iglesia no debe pretender ninguna clase de monopolio, sino todo lo contrario: cuantos más se apunten, mejor. Tampoco es "la maestra" que tiene respuestas a todos los interrogantes que la humanización genera. Tiene, sí, la luz del Evangelio. Pero esto no genera en ella ningún derecho a imponerse, sino sólo la capacidad de iluminar y de servir. "La luz no lucha; le es suficiente hacer claridad".
En este sentido, el verdadero seguidor de Jesús debe evitar caer en la trampa en que han caído todos los dictadores que han existido: convencidos de que ellos tenían la "verdad", han querido imponerla a todos. ¿Resultado? Más esclavitud y más muerte. Ya nos lo advierte, desde los inicios, el mensaje bíblico: "… no comas del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, porque el día que comas, ten por cierto que morirás" (Génesis 2,17). Nada ha generado tanta muerte dentro de la Humanidad como la pretensión, desde el poder, de imponer las propias ideas sobre el bien y el mal.
La humanización no se hace sobre los humanos sino desde los humanos y con los humanos.
Desde hace tiempo, se va descubriendo una nueva manera de ser y hacer iglesia, que se caracteriza por un gran y rico pluralismo. Hay muchísimos pequeños grupos, más o menos independientes de la Iglesia oficial, que son como células de Humanidad, que se alimentan de la lectura del Evangelio en torno a una mesa para compartir. Pero sobre todo hay una infinidad de hogares, se denominen o no cristianos, que están unidos por un firme propósito de hacer Humanidad. Quizás fue pensando en ellos que Jesús dijo: "Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, yo estoy en medio de ellos" (Mateo 18,20).

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

martes, 11 de septiembre de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XXIV DE ORDINARIO. CICLO B.

DOMINGO XXIV DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo B.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 
Hemos llegado al corazón del evangelio de Marcos.Según los especialistas, este evangelio está estructurado en dos partes bien definidas: la 1ª está centrada en el Mar de Galilea; la 2ª toma la forma de un Camino.
El primer párrafo que hemos leído hoy hace las funciones debisagraentre las dos partes: es a la vez el final de la 1ª y el inicio de la 2ª.
Con su pregunta, Jesús provoca que los discípulos den respuesta a la pregunta que ellos mismos se habían hecho al comienzo: "¿Quiénes éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?"(Marcos 4,41).Ahora los discípulos, por boca de Pedro, responden con convicción: "Tú eres el Mesías".
Sorprende la reacción de Jesús.Parece que debería manifestar su alegría por el hecho de que, finalmente, los discípulos sepan quién es.En lugar de esto, Jesús "lesprohibió enérgicamente que se lo dijeran a nadie".
Jesús no contradice la respuesta de Pedro, pero deja claro que es una respuesta peligrosa, por lo cual no se puede decir.
La respuesta no es del todo buena por dos motivos:
  1. Porque la idea que los discípulos tienen del "Mesías" es del todo inaceptable para Jesús.
  2. Porque la figura del Mesías hace referencia, sobretodo, a la liberación del Pueblo de Israel, en cambio Jesús es el Hombre, y su misión se refiere a toda la Humanidad, y no se queda en una simple liberación.
La auténtica respuesta a la pregunta de Jesús no se manifestará hasta el "final del Camino", y no la formulará Pedro ni ninguno de los discípulos sino el Centurión romano que ha dirigido la Crucifixión: "El centurión, que estaba frente a él, cuando vio cómo había expirado, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios" (Marcos 15,39). Jesús no niega que sea el Mesías, pero es sobretodo "el Crucificado, Hijo de Dios".
Más aún: el Camino de Jesús no termina en la Cruz, ni en el sepulcro. Las mujeres, cuando vayan para ungir el cadáver de Jesús, encontrarán el sepulcro vacío. "No está aquí. Ha resucitado", les dirá el joven con túnica blanca (Marcos 16,6) (Sobre el significado de este "joven" puede leer los apuntes correspondientes al Domingo de Ramos >Relatos de la Pasión).
Así pues, a la pregunta de Jesús "¿Y vosotros, quién decís que soy?", La respuesta correcta es: "Tú eres el Crucificado-resucitado, Hijo de Dios".
… Se fue a las aldeas de Cesárea de Filipo, y por el camino…
"Jesús, con sus discípulos, se fue a las aldeas de Cesárea de Filipo, y por el camino preguntó a sus discípulos"
Jesús ha iniciado su CAMINO. Pero aquí hay un detalle extraño y sorprendente porque siempre se ha entendido que el CAMINO DE JESÚS va hacia JERUSALÉN, y en cambio aquí se dice que va hacia CESAREA DE FILIPO, que se encuentra en el extremo opuesto.
Cabe recordar que, en el evangelio de Marcos (y también en los otros), los itinerarios no tienen tanto un significado geográfico como religioso. Los "lugares" son utilizados, sobretodo, como lenguaje religioso.
Cesárea de Filipo era la ciudad más pagana de Galilea, y la más "alejada" de Jerusalén. Capital de aquella región, había sido edificada en honor de César de Roma por Filipo, un hijo de Herodes.
Jesús hace su pregunta a los discípulos por el camino de Cesárea. No se dice que llegaran. Con este simple detalle Marcos nos dice algo extraordinariamente significativo: el "camino de Jesús" no termina en Jerusalén. De hecho, en Jerusalén, a pesar de la entrada triunfal que le prepararon los discípulos (Marcos 11,1 ss), no le recibieron, y le sacaron fuera (Marcos 15,20). No sólo le echaron fuera de la ciudad sino que también pretendieron echarle fuera del "mundo de los vivos", matándole.
Pero Jerusalén y la Muerte no son el final del CAMINO. Jesús sólo ha "pasado" ("Pascua") por Jerusalén y por la Muerte, pero su CAMINO continúa hacia "Cesárea de Filipo", hacia el mundo (pagano). Así se lo recordará a las mujeres el joven del sepulcro: "No os asustéis. Vosotros buscáis a Jesús de Nazaret, el crucificado, ha resucitado, no está aquí. Miráis en el lugar donde le pusieron. Pero ahora id a decir a sus discípulos y a Pedro: Él va delante de vosotros hacia Galilea; allí le veréis, tal como os dijo" (Marcos 16,6).
Esta era la MISIÓN de Israel como PUEBLO ELEGIDO: hacer llegar a los oprimidos de todo el mundo el AMOR LIBERADOR de Dios (Éxodo 3,16). Jesús, cien por cien judío, cumple esta misión, a pesar de la oposición de los Responsables del Pueblo. Pedro tiene razón cuando dice que Jesús es el Mesías. Como Mesías de Israel, él cumple la misión universal de su Pueblo. Y los Representantes del Pueblo, sin darse cuenta, colaboraron precisamente "echándole fuera".
¡Vete de aquí, Satanás! …
La respuesta de los discípulos era correcta pero ellos no la entienden correctamente.Jesús les explica cuál será suitinerario: Jerusalén, juicio, condena, muerte … y RESURRECCIÓN.Los discípulos quedan perplejos y piensan que Jesús se equivoca.Para ellos, el "caminodel Mesías"se realizará en Jerusalén para poner orden y ser investido"REY DE ISRAEL"!¿Qué significado tiene eso deser rechazado y muerto?A través de Pedro, intentan hacerle tomar conciencia de lo que conlleva "serel Mesías".
Pero la respuesta de Jesús es enérgica y tajante:"Reprendió a Pedro ante los discípulos, diciendo:«Vete de aquí, Satanás!»".
"Satanás" significa "enemigo".Más concretamente significa elfiscalacusadoren un tribunal.
El evangelio de Marcos enfrenta tres veces a Jesús con "Satanás":
  • al inicio de su vida pública: las Tentaciones (Marcos 1, 13);
  • al inicio de su "camino" (en esta ocasión),
  • y al final de su vida, ante el tribunal del Sanedrín, donde Jesús es el acusado. "¿Qué dices, de las acusaciones que estos te hacen?" (Marcos 14,60).
Son las tentaciones que Jesús deberá vencer. La última es especialmente larga y maliciosa: "¡El Mesías, el rey de Israel! ¡Que baje ahora de la cruz para que lo veamos y creamos!" (Marcos 15, 32).
Las tentaciones que sufre Jesús son las de cada hombre, y es siempre la misma: elegir entre "Poder" y "Vida". "No piensas como Dios, sino como los hombres", le dice Jesús a Pedro.
  • Para los humanos, la "vida" es "Poder".
  • Para Dios, la Vida es Amor, y el Poder es anti-vida, es homicida. "Hermanos, nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos. Quien no ama, sigue muerto. Todo el que aborrece a su hermano es un asesino" (1ª de Juan 3,14s).
MENSAJE. 
Es normal que los humanos pensamos "como los hombres", a no ser que hayamos sidoinvitadosa serSIMILARES A DIOS!(Génesis, 1,26).
Este es elmensajeradical de los evangelios, concretando elmensajede toda la Biblia: estamos invitados a participaren la forma de ser de Dios.
Jesús no es el Mesías porque pueda vencer a los enemigos con elpoder de Dios,sino porque lleva a la Humanidad a participar de la Vida de Dios: únicavidarealmente "VIDA" ("Vida eterna" en el lenguaje de Juan).Cualquier otra "liberación" se quedaría corta si no nos lleva hasta la VIDA."Señor, nos has hecho para Ti, y nuestro corazón no encuentra reposo hasta que te encuentra a Ti"(Inicio de las "CONFESIONES", de San Agustín).
RESPUESTA. 
El propio Jesús nos dice cuál es la respuesta: "Si alguien quiere venir conmigo, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga". A primera vista, no parece una respuesta demasiado estimulante.Esto de tomar la cruz … Pero la cruz no es el final del camino.Además: después de la resurrección de Jesús, la cruz no significa un instrumento de tortura sino un estilo de vida:vivir la vida dándola.Y "dar la vida" es la única forma deVIVIR."Quien quiera salvar(mantener para él solo)su vida la perderá, pero el que la pierda(la dé, la entregue)por mí y por el Evangelio, la salvará".
En nuestro mundo, laVIDA DE DIOSno sevisualizaen la acción de los Poderosos, cualquiera que sea su tipo de Poder, sino en los "crucificados" por haber superado latentación del Poder.Larespuestaque se nos sugiere es doble:
  • no "venerar" a los Poderosos por razón de su Poder, y
  • renunciar a de toda forma de dominio sobre los demás.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. En el amor verdadero existe una extraña mezcla de Vida y de "muerte"; de "vida obtenida" y de "vida entregada".Comentad cómo experimentáis esto en relación con las personas que más amáis.
  2. ¿Normalmente, tenemos más tendencia a imaginar a Dios como "poderoso" o como "amoroso"?Dicho de otro modo: ¿Por qué la Iglesia hasacralizadotanto elPoder y, en cambio, havulgarizadotanto elAmor?
  3. ¿El paternalismo, se asemeja más al Amor, o al Poder?  
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


miércoles, 5 de septiembre de 2012

Nueva Evangelización? - LA IGLESIA (5/6).

 

El futuro de la Iglesia.
¿Tiene futuro, la Iglesia?Es una pregunta que se escucha con frecuencia, sobre todo desde fuera.La disminución de los "practicantes" y del clero, provocan esta pregunta que, en muchos casos, insinúa una respuesta negativa.
Es una pregunta que puede tener diferentes (y contradictorias) respuestas, dada la gran y creciente variedad de formas que tiene y tendrá la Iglesia.
En el ámbito occidental, actualmente, muchos de dentro y de fuera de la Iglesia, cuando se hacen esta pregunta, inconscientemente mantienen la idea de laCristiandad.De hecho, ésta es la única forma deIGLESIAque históricamente se ha conocido, si exceptuamos los primeros siglos de Persecuciones.Prácticamente todo lo que conocemos de la Iglesia se ha dadoen situación de Cristiandad:historia (con sus magníficos museos), liturgia, espiritualidad, doctrina, fiestas, catequesis, lenguaje, derecho canónico, estructura interna, calendario, … Sorprendentemente, a pesar de que a menudo se afirma que estamos en unasociedad laica, cuando nos preguntamos por el futuro de la Iglesia, pensamos, en unaiglesia de Cristiandad.Por eso, entre nosotros, la pregunta podría formularse directamente así: en unaSociedad laica,¿tiene futuro unaIglesia de Cristiandad?
Hecha así, esta pregunta resulta más clara, y se puede responder desde los dos puntos de vista:
  • Desde el punto de vista de la Sociedad, cabe decir que, en una sociedad laica debe haber lugar para todos, y por tanto, ningún grupo o iglesia o secta debe quedar excluido (dentro de unos mínimos indispensables).
  • Desde el punto de vista de la Iglesia, y sobre todo desde el punto de vista de la Constitución pastoral Gaudium et spes, una Iglesia de Cristiandad no debe querer mantenerse en una Sociedad que el mismo mensaje evangélico ha ayudado a convertir en laica. Recordemos que la laicidad forma parte del dinamismo del Evangelio (Ver publicación: De la Religión al Evangelio).
Ya hablé de aquellos "restos de cristiandad" que hoy resultan escandalosos en nuestra sociedad (Ver publicaciones: Restos de Cristiandad I, II, III). La Iglesia actual conserva también muchos otros restos perfectamente legítimos, pero que no se adecuan a la sociedad actual. Y sin embargo, estos restos, en buena parte, forman la "imagen sociológica" de la Iglesia de hoy. Sólo a modo de ejemplo, cito algunos especialmente significativos:
  • El Calendario.
No hay ningún problema en que una sociedad laica mantenga un calendario de procedencia religiosa.Se trata de una cuestión puramente funcional.A pesar de todo, cuando esta sociedad se convierte en religiosamente plural, estaría bien que la respuesta cristiana fuera generosa.Estuve en Nazaret.Allí, los musulmanes celebran el viernes, los judíos, el sábado, los cristianos, el domingo … Esto puede hacer inviable a un Pueblo.Si la misión del discípulo de Jesús es hacer pueblo y hacer Humanidad, ¿no sería bueno cuestionar, en casos como éste, el propio calendario?
  • Estructura territorial.Las parroquias.
Si alguien escribiera una historia de las parroquias podría decir muchísimas cosas buenas.Han sido un gran elemento creador y animador de pueblos y ciudades.Pero hoy, especialmente en las áreas urbanas, estamos en otra situación.Yo vivo en Sant Feliu de Guíxols.Aquí, un día, se constituyeron tres parroquias con unos límites bien definidos.La división respondía a criterios territoriales, pero estaba muy lejos del sentimiento real de comunidad y de las necesidades de la ciudad.Los tres rectores acordamos prescindir de los "límites".El territorio es importante para hacer comunidad, pero no siempre es un buen criterio.
  • Tarea "religiosa".
Como la Iglesia ha llegado a nosotros en forma de religión y se ha convertido en la religión mayoritaria, se ha convertido también en el agente normal para los servicios religiosos. Esto pone en peligro la misión liberadora del Evangelio porque, a menudo, los servicios religiosos solicitados son la expresión de una necesidad o servidumbre deshumanizadora.Es necesario prestar atención sobre este punto a fin de que el posible servicio lleve siempre incluida la oferta de liberación (Diálogo de Jesús con la Samaritana. Juan, 4,19-26).
  • Duplicidades.
Actividades que, en una situación de Cristiandad, correspondían a la Iglesia, hoy las ha asumido la Sociedad civil, fuertemente socializada: salud, educación, ocio, religión … ¿Qué sentido tiene, desde el punto de vista del Evangelio, que haya dos tipos de boda (civil y religiosa) o dos registros de defunciones o doble red de hospitales o de escuelas o de servicios sociales? …
  • Personalidad jurídica autónoma.
La autonomía pertenece a cada persona.No es necesaria una autonomía especial para la Iglesia como grupo.Una sociedad laica tiende (debe tender) a la democracia real.En la medida en que existe una democracia real, no hacen falta ni concordatos, ni estatutos, ni nada que tenga que asegurar los derechos de las personas o de los pueblos frente a la Autoridad, porque esta nace de la propia Sociedad, que se organiza precisamente para garantizar la autonomía de todas y cada una de las personas, y los grupos que éstas quieran formar.Mientras esto no llegue, no hay que buscar privilegios sino trabajar, cada uno desde sus posibilidades, para que la Sociedad sea unademocracia real.Hay que ser conscientes de que unademocracia no realpuede ser tan mala o más que cualquier forma de dictadura.Por esto hay que hacer todo lo posible para mejorarla.
¿Futuro de la Iglesia?No soyprofetani tengo la prospectiva de lossociólogos.Pero una cosa parece cierta: si la Iglesia no renuncia generosamente a aquellos "derechos históricos" que van más allá de su misión, se irá convirtiendo en unestorbodentro de la sociedad.Será la "salque no sala",y que sólo sirve para ser tirada afuera (Mateo 5,13).
 
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)