Traductor

martes, 4 de septiembre de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XXIII DE ORDINARIO. CICLO B.

DOMINGO XXIII DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo B.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

 

PROYECTO DE HOMILÍA. 
El pasado domingo leíamos la solemne proclama de Jesús: "Escuchadme todos y entended bien esto que os digo: Nada de lo que entra dentro del hombre desde fuera no le puede contaminar, sólo lo que sale del hombre, le puede contaminar".Esto significa, entre otras cosas, y contrariamente a lo que afirmaban los Maestros de la Ley, que los otros pueblos (los Paganos) no eran impuros.Por eso ahora el evangelista nos presenta a Jesús visitando los pueblos no-judíos vecinos.No va ni a purificarlos ni a convertirlos.Va allí simplemente a estar con ellos. “… Llegó al territorio de Tiro.Entró en una casa…” (Marcos 7,24).
El fragmento que hoy hemos leído corresponde a uno de los diferentes episodios de esta "visita" de Jesús por territorio pagano.El Misal recoge sólo este episodio porque los otros sontratadosen otros años.LasLECTURASdelos Evangelios están presentadas en unciclo de tres años,correspondientes a lostres Evangelios Sinópticos.En los Sinópticos muchos episodios están repetidos.Estosepisodios repetidosno son leídos cada año sino sólo cuando "toca" el evangelista que lo presenta más desarrollado.Así, por ejemplo, en los evangelios de Mateo y Marcos, antes del episodio que hemos leído hoy, está el de laMujer Sirio-fenicia,que se lee en el domingo XX del Año A, correspondiente a la versión de Mateo.
Volviendo al episodio que hemos leído hoy, se nos presenta una persona anónima sordo-tartamuda.Parece claro que se trata de una figura representativa.¿A quién representa?¿A los Paganos, ya que nos encontramos en territorio pagano?¿A los discípulos, ya que más abajo se dice de ellos que "tenéisojos y no veis, oídos, y no oís"?(Marcos 8,18)Los comentaristas no coinciden.
¡No importa!Para cada uno de nosotros, lector u oyente, la figura delsordo-tartamudoes un toque de atención para mostrarnos laDOSIS DE SORDERAque nos afecta aún, seamos "discípulos" o "paganos".
Este episodio delSordo-tartamudose encuentra en paralelo con el episodio delCiego(Marcos 8,22).Los dos "enmarcan" lasegunda Multiplicación de los panes,que constituye el punto más significativo de estavisitade Jesús por tierras paganas.
El extrañoritualque sigue Jesús con elsordo-tartamudoquiere hacernos pensar en el segundorelato de la Creación del Hombre(Génesis 2,7 ss).Imaginemos esa situación: Dios, como un alfarero,con los dedoshace unmuñeco de barro.Elmuñecotiene ojos pero no ve, tiene oídos pero no oye, tiene boca pero no habla, … hasta el momento en que Dios sopla sualiento(espíritu) en las narices del muñeco, y éste se convierte en un "ser viviente".Pero, en el Hombre, Dios no pretendesólocrear un "ser viviente".Lacreaciónno lo es todo.Dios crea unser vivienteque, además, puedaparticipar de su propiaVIDA.Para ello es necesaria aún una palabra: "ÁBRETE".Ya no es una palabra estrictamente "creadora"; tampoco es un simplemandamientoque debe ser obedecido.Podríamos decir que es una INVITACIÓN, que se transforma encreativasi la respuesta dada es positiva.
La acción de Jesús hacia elSordo-tartamudocontinúa la acción creadora de Dios:con los dedosle "agujerea" lasorejaspara que puedanoír(que las palabras puedanentraren la cabeza), con lasaliva(popularmente considerada comoaliento concentrado)le toca la lengua para que quede apta para a la comunicación.Hecho todo esto, viene la INVITACIÓN, "ábrete", dirigidaa la persona(El Misal no recoge elpronombreque indica que "ábrete" va dirigido a lapersona).El resto ya depende también de cómorespondacada uno.
El Hombre "cerrado" aún no ve ni escucha realmente a los demás. "Ver" y "escuchar" son a la vez "capacidades recibidas" y "actitudes decididas".
"Todo lo ha hecho bien …"
"Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos".
Estas palabras son como un eco de aquellas otras con las que termina el primer relato de la Creación: "Dios vio que todo lo que había hecho era bueno" (Génesis 1,28).
La "bondad" del Hombre radica en su capacidad de ver, escuchar y hablar, es decir: comunicarse, y así poder participar en la VIDA de Dios, que es COMUNIÓN.
Por contraste con la acción de Jesús hacia el "sordo-tartamudo y el ciego", los discípulos opondrán resistencia (cierre) con sus prejuicios de "pueblo elegido en exclusiva". Por ello se harán merecedores de la increpación de Jesús: "¿Es que vuestro corazón está endurecido? ¿Tenéis ojos y no veis, oídos, y no escucháis?" (Marcos 8,18).
MENSAJE. 
LAOBRA DE DIOSno se acaba en la Creación del Hombre comoser viviente.Somosseres vivientesllamadosa laCOMUNIÓN(forma de Vida propia de Dios. "Vida eterna", en el lenguaje de San Juan, a quien hemos leído los domingos anteriores).
A todos se nos dice "ÁBRETE".Es la palabra central del relato de hoy.Para darle relieve, Marcos conserva su forma original en lengua aramea: "Efatà".Debía ser una de las palabras que Jesús repetía más a menudo.
RESPUESTA. 
Casualmente laCARTA DE SANTIAGO,que estamos leyendo estos domingos comoSEGUNDA LECTURA,nos ofrece una forma práctica de responder.Dentro de la comunidad todos somoshermanosy, por tanto, cualquier diferenciación en categorías nos haríahombres que juzgan con criterios erróneos.
Primero está la COMUNIÓN; luego vienen lasCOMUNIDADESconcretas.
LaCOMUNIÓNnace cuandoactivamosnuestra capacidad paraveryescucharrealmente a los demás, y hablarles.Es fruto de uncorazón abierto.Cuando tenemos elcorazón abierto,hacemoscomunidadcon las personas con quienes nos encontramos, por diferentes que sean.
Elvínculo fundamentalde unacomunidad cristianano está en las cosas que tienenen común,como las verdades de la fe, o los ritos, o el lenguaje, o el lugar donde viven, o la persona que preside, … Elvínculo fundamentalque une a unacomunidad cristianaes tener elcorazón abierto a todos.
LaCOMUNIÓNse concreta enCOMUNIDADESque pueden ser muy diferentes.LasCOMUNIDADESson funcionales, temporales, ocasionales, … Son un "resultado".LaCOMUNIÓNes la "fuente", la actitud básica.
No es fácilver y escucharrealmentealos demás.Nos lo impiden nuestros prejuicios; nuestrasopciones ya tomadas.Como cuando nos ponemos gafas con cristales de color,vemos y escuchamosalos demás de acuerdo con nuestras ideas preconcebidas, y no tal como son en realidad.Esto dificulta mucho una auténticavida de comunidad.
Entre nosotros, ¡cuántas reuniones!,¡cuántasmesas redondas!,¡cuántas tertulias!,¡cuántos debates! … y, ¡cuánto poco diálogo!!!
Es difícil "dialogar" si no se ha tomado antes ladecisión explícitade tener una actitud de acogida hacia el otro: querer "escucharrealmente lo que nos dice".¡Cuántas conversaciones no pasan de ser "turnos de palabra"!¡Qué "tartamudos" somos en aquello que decimos sin haberescuchadorealmente a quien pretendemos responder!Si eldiálogoes la medida de lacomunión,somos muy poco comunitarios.Todavía estamos demasiado sordos.
También debemos tener en cuenta que en nuestra sociedad, y cada vez más, las "PALABRAS" se han convertido en una granHERRAMIENTA DE DOMINIO.Pocas veces son un SERVICIO.Por eso necesitamos estar atentos a no utilizarlas para dominar.Y también, para no ser dominados.
Pensamos con PALABRAS.Quien tiene el dominio de lasPALABRASfácilmente tiene también el dominio de los PENSAMIENTOS!¡Vigilemos, pues!¡Nuestra sociedad nos necesita LIBRES!
Y también, por dignidad.Hay que saber escuchar, pero manteniendo ladignidadcuando alguienhabla demasiado.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Parece que en nuestros Encuentros hay mucho "mutismo".¿Es porque no hay nada que decir, o porque nuestra forma de funcionar no da a todos la ocasión de hablar?Dicho de otro modo: del Sordo-tartamudo se dice que "al instante se le abrieron los oídos, la lengua se le desató yhablaba perfectamente".¿Refleja, esta circunstancia, nuestrosEncuentros?
  2. En las reuniones, ¿os detenéis alguna vez aexaminarel uso que hacéis de laPALABRA?¿Alguienhabla demasiado? ¿Cortáisalos demás cuando aún no han terminado de expresarse?¿Vuestras intervenciones se asemejan más alservicioo al dominio?
  3. ¿Como veis eldiálogo ecuménico, interreligioso e intercultural?¿Tenéis alguna experiencia al respecto?¿Con qué actitud lo veis? 
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)