Traductor

lunes, 24 de septiembre de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XXVI DE ORDINARIO. CICLO B.

DOMINGO XXVI DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo B.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/


PROYECTO DE HOMILÍA. 
Jesús, junto a los discípulos, hace CAMINO.
Pero Jesús y los discípulos caminan hacia horizontes diferentes y contrapuestos:
  • El horizonte de los discípulos es el Poder. Por eso van hacia la capital: Jerusalén. El Poder tiende a ser exclusivista. Un Poder compartido no sería Poder.
  • El horizonte de Jesús es la Comunión Universal. Una "comunión" no universal no sería Comunión sino sectarismo.
… porque no es de los que vienen con nosotros.
"Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros".
El horizonte de Poder lleva a los discípulos a ver a un rival en aquel que es un colaborador. La respuesta de Jesús es clara: dejadlo hacer.
El hombre que echa demonios no es ni un rival ni un intruso. Jesús estaba hablando de los "servidores" ("chicos" en las palabras del pasado domingo) cuando Juan le interrumpe para quejarse de uno de estos servidores. Es que Juan no ha escuchado las palabras que Jesús acaba de decir: "El que reciba a uno de estos chicos, me recibe a mí …" Echar demonios en el nombre de Jesús (el "hijo del hombre") es ser hombre y hacer humanidad. Los discípulos todavía dan al "nombre de Jesús" un contenido de Poder o de fuerza especial (¿mágico?), y piensan que sólo ellos deberían de administrarlo, a pesar de su incapacidad, puesta de manifiesto poco antes (Marcos 9, 17).
Jesús intenta, una vez más, reorientar a sus discípulos: "El que no está contra nosotros está a favor nuestro". Quien no lucha contra el hombre, construye Humanidad. La Humanidad no se construye con Poder, ni con exclusividad, ni con rivalidad, sino con servicio generoso. El simple gesto de dar un vaso de agua "para hacer humanidad" es valorado como una importante colaboración.
Jesús condena toda actitud excluyente:
  • Si tu mano te lleva a caer en pecado … La mano representa la capacidad creadora. Sólo Dios es auténticamente creador, y llama al Hombre a colaborar en su acción creadora. Por eso tenemos "manos".
    Pero, si tu mano pretende hacer
    su propia creación en rivalidad con la creación de Dios (creación de la Humanidad), córtatela.
  • Si tu pie te lleva a caer en pecado La creación de Dios no está terminada, ya que Dios quiere que sus dones sean también méritos nuestros. Por eso la vida humana tiene forma de CAMINO, y nos vamos siendo construidos caminando. Y por eso tenemos "pies".
    Pero si tu pie te conduce a caer en pecado llevándote por el camino de la rivalidad con los demás, córtatelo.
  • Y si tu ojo te lleva a caer en pecado … Por tres veces Jesús repite la misma lección. El ojo indica la intención. La pretensión del hombre poderoso es hacer su PROPIA OBRA, en sustitución de la OBRA DE DIOS. Ha sido la tentación permanente del ser humano: "Querer ser como dioses" (Génesis 3,4).
    Pero si tu ojo te hace rival del
    único Creador, arráncatelo.
… que no ser lanzado al "infierno" …
"Infierno" es nuestra traducción de la palabra "Gehenna". La Gehenna era el nombre de un valle hondo al sureste de Jerusalén, fuera de la muralla, de tristes y pésimos recuerdos en la memoria colectiva de la ciudad. Por eso servía como símbolo de un lugar maldito, abandonado, donde se tiraban las cosas inútiles o molestas. Lo más parecido, en nuestros días, serían los vertederos de basura "donde el gusano no muere y el fuego no se apaga".
MENSAJE. 
… más te vale entrar manco en la vida …
No hay alternativa. En el lenguaje actual diríamos: o caminamos hacia la Humanidad, haciéndonos hombres en comunión con todos los hombres, o nos convertimos en residuos para tirar a la basura.
Por otra parte, pretender tener la exclusiva en el proceso de humanización sería como querer sustituir el OBRA DE DIOS por NUESTRA OBRA. Una pretensión absolutamente desacertada porque "nuestra obra", situada fuera del ámbito de la acción de Dios, no tiene nada que la sostenga.
Se nos ofrece una VIDA, y nos han sido dadas GANAS DE VIVIR. Pretender, a partir de estas ganas de vivir, crear nuestra propia "vida", sería como si el pájaro pretendiera volar aprovechando sólo el aire de sus pulmones, pensando que es más suyo.
RESPUESTA. 
La respuesta nos la indican las propias palabras radicales de Jesús: Si tu mano o tu pie o tu ojo te llevan a caer en pecado … deshazte de ellos. Es necesario echar fuera de nosotros todo aquello que nos lleve a considerar "rivales" a aquellos que trabajan por el bien de la Humanidad, aunque "no sean de los nuestros".
En realidad, todo el mundo es de los nuestros. Si ellos y nosotros hacemos el bien, somos colaboradores. Si ellos o nosotros hacemos el mal, nos hacemos daño mutuamente. Podemos hacer de la SOLIDARIDAD una virtud; pero también es un hecho objetivo, aunque no quisiéramos hacer de ella una virtud. Todos viajamos en la misma nave.
A nosotros, el MENSAJE de Jesús nos ha llegado en forma de RELIGIÓN. A menudo hemos caído en la tentación de considerar a NUESTRA RELIGIÓN como la ÚNICA VERDADERA. Ha sido una grave equivocación. Las "Religiones" no son ni verdaderas ni falsas. Son un LENGUAJE. No hay lenguajes verdaderos y lenguajes falsos. Como lenguaje, la RELIGIÓN puede ser una gran herramienta de comprensión, de comunicación, de entendimiento y de comunión, también puede ser un arma extraordinariamente destructiva. Depende de cómo se utiliza. Imitando las palabras del evangelio de hoy, también podríamos decir: si tu religión provoca divisiones, superioridades, exclusiones, rivalidades, … desprende de ella. Mejor HACER HUMANIDAD sin religión, que con mucha religión quedarse fuera de la HUMANIDAD, que, para nosotros, significa fuera de la VIDA.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Venimos de una sociedad en SITUACIÓN DE CRISTIANDAD en que algunos servicios comunitarios se dejaban a la responsabilidad de la Iglesia. Actualmente algunos de estos servicios los ha asumido la sociedad civil, pero han quedado duplicados como servicios ofrecidos también desde la Religión. ¿Qué pensáis de esta NUEVA SITUACIÓN? ¿Qué consecuencias debería tener?
  2. Hoy y aquí, estamos en una sociedad religiosamente plural. Esto significa que la religión no nos sirve como aglutinador de la sociedad. En vuestra opinión, ¿qué consecuencias tiene esto en la forma concreta de vivir la propia religión? Dicho de otro modo: ¿El mensaje de Jesús nos invita más directamente a "hacer Religión" o a "hacer comunidad"?
  3. ¿Cómo entendéis la LIBERTAD RELIGIOSA? ¿La consideráis más como un derecho, o como una oportunidad?  

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)