Traductor

miércoles, 17 de octubre de 2012

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XXIX DE ORDINARIO. CICLO B.

DOMINGO XXIX DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo B.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 
Cuando los evangelios quieren indicar que una cosa es importante, la repiten tres veces. En las palabras anteriores al evangelio de hoy, por tercera vez Jesús dijo a los discípulos que su CAMINO pasa por Jerusalén, por la muerte, y llega hasta la RESURRECCIÓN. Y también por tercera vez, ya en el evangelio que hemos leído (versión larga) nos presenta la reacción equivocada de los Doce:
  • la 1ª vez, quieren apartar a Jesús de su CAMINO (Marcos 8,32);
  • la 2ª, discuten cuál de ellos será el más importante cuando Jesús ya no esté (Marcos 9,34);
  • hoy, a la 3ª, Juan y Santiago intentan situarse a derecha e izquierda de Jesús, cuando esté en su gloria. Esto provoca que los demás se enfaden, porque también ellos querían estos puestos de supuesto "privilegio".
"No sabéis lo que pedís".
En dos aspectos los discípulos no saben qué piden:
  1. No se dan cuenta de que lo que piden es malo. El Poder es dañino; daña a los demás y daña a quien lo ejerce. El Poder deshumaniza y arrastra al poderoso en esta deshumanización.
  2. Los discípulos también se equivocan atribuyendo a Jesús el Poder del que pretenden participar.
El "Poder" que los discípulos otorgan a Jesús, "el Mesías", le llevará a la Cruz. Todos los evangelios nos presentan la Crucifixión como un GRAN ESPECTÁCULO. Pilatos, con sorna, proclamará: "Aquí tenéis a vuestro rey".
"Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen", dirá Jesús desde la Cruz (Lucas 23,34). No se refiere sólo a los que le han crucificado sino a todos los que han hecho necesario ese espectáculo. A Jesús, para "dar la vida", no le era necesaria la Cruz. La Cruz la hacen necesaria todos aquellos que han hecho de Jesús un "rey" o un "mesías poderoso".
Según Marcos, el primero en darse cuenta del significado del espectáculo del Calvario fue el Centurión romano. También las "mujeres que habían seguido a Jesús desde Galilea". Los Doce, no estaban (Marcos 15,39 ss).
Después del espectáculo, todo empezó a cambiar. Crucificado su "Mesías-Rey", los discípulos pudieron comenzar a descubrir en Jesús al "Hombre-Hermano".
"Entre vosotros no debe ser así …"
De una forma breve pero exacta, Jesús dibuja las consecuencias del Poder: disponen de sus súbditos como si fueran sus dueños.
En los tiempos de Jesús, al igual que hoy, la exhibición máxima de Poder se encuentra en los Estados. En los Estados hay poderosos y súbditos. No importa la forma en que se generan los Poderosos: a través de la victoria en una guerra, o en nombre de Dios, o en nombre del Pueblo. El mal está en la propia generación y en la división que siempre provoca de dominantes y dominados.
"Entre vosotros no debe ser así", dice explícitamente Jesús a sus discípulos.
esclavo de todos
Era bien conocida la figura del esclavo. La afirmación de Jesús está dirigida, por contraste, a "quien quiera ser el primero". Sería un error aplicarla a todos. No es lo mismo "ser esclavo" que "ser servidor". El auténtico servicio se hace desde la libertad y la generosidad; servimos por amor. No se puede servir desde la esclavitud. El esclavo sólo puede "servir" como una máquina, no está en comunión, simplemente es una propiedad utilizada por su dueño. Explícitamente Jesús en este punto nos dice: "no debe ser así entre vosotros".
MENSAJE. 
Hay dos formas opuestas de entender la convivencia humana:
  • creando estructuras y relaciones de DOMINIO-SUJECIÓN, o
  • sintiéndonos todos iguales, y colaboradores en la génesis y construcción de una CONVIVENCIA FRATERNAL.
Jesús excluye explícitamente la primera y pide a sus discípulos la segunda.
RESPUESTA. 
Resultan sorprendentes (y escandalosas) las semejanzas entre la forma de funcionar de los Estados y de nuestra Iglesia. De hecho, la propia Iglesia nuestra incluye un Estado: El Vaticano. Y como en todos los Estados, se generan Poderosos y Súbditos.
Los Poderosos provocan una manera de funcionar que hacen necesarias las estructuras de Poder. Es la primera "necesidad" del Poder: hacerse indispensable.
En los Estados cada vez es más evidente que la Administración se ha convertido en una grandísima MAQUINARIA que, para funcionar, necesita muchísimos más recursos que los "beneficios" que genera. Y a menudo estos "beneficios" lo son sólo porque "ofrece" aquellas cosas que la propia Administración exige a los súbditos. Así, por ejemplo, da permisos y papeles que la propia Administración ha hecho "necesarios". ¡La BUROCRACIA se alimenta devorando a los propios súbditos!
Algo parecido ocurre en nuestra Iglesia: la MAQUINARIA eclesiástica se come buena parte de la vida que se podría generar. Más aún: Las ESTRUCTURAS DE PODER (clericalismo estructural) bloquean en buena parte el surgimiento de auténticas COMUNIDADES cristianas adultas y creadoras de comunión.
En la estructura piramidal de la Iglesia es urgente corregir el sentido o la dirección de la vida cristiana. La vida cristiana no se genera en la PUNTA de la pirámide para ir bajando hasta la BASE, sino que se genera y se vive en la BASE. El CUERPO DE CRISTO RESUCITADO no se hace visible y experimentable en el Papa sino "donde dos o tres están reunidos en mi nombre" (Mateo 18,20).
Si las diferentes COMUNIDADES de la base sienten la necesidad de organizarse y crear estructuras que ayuden a la COMUNIÓN entre ellas, ya lo harán. Es posible que la Iglesia vaya tomando forma de pirámide, pero ésta sólo estará de acuerdo con el Evangelio si se genera desde la base. Seguramente fue así en un principio, pero, desde hace mucho tiempo, el VIRUS DEL PODER ha infectado a la Iglesia pretendiendo invertir el flujo eclesial. Pero el flujo de la vida eclesial, cuando se invierte desaparece.
A pesar de todo, actualmente hay mucha, muchísima vida en la Iglesia a pesar de la esclerosis de sus arterias oficiales. Es que el Espíritu sopla donde quiere … (Juan 3,8). No obstante, es urgente aplicar a la Iglesia el eficaz antivirus que tenemos a nuestra disposición: el Evangelio.
Es muy sintomático que hoy tantos hermanos se estén “desapuntando” de la Iglesia jerarquizada. Podemos constatar que una Iglesia tan parecida a los Estados no interesa en absoluto. Ya tenemos suficiente –y, ¡de sobra!– con tener que aguantar a los Poderosos que cada Estado genera.
No obstante, y por sorprendente que parezca, bajo la cáscara de las ESTRUCTURAS DE PODER de la Iglesia, hay un MENSAJE ALTAMENTE LIBERADOR. Hay que romper esta cáscara, y el propio mensaje nos hará de nuevo permeables a la Vida-Comunión.
Pero, no hay que descuidar una cosa: no habría Poderosos si nosotros no los generásemos. Debemos ser conscientes de que cada vez que damos Poder a un compañero estamos preparando su "crucifixión".
Estoy seguro de que, en la actualidad, la gran mayoría de los hermanos constituidos en autoridad no se sienten "superiores" a los demás. El problema no es tanto de "superioridad" como "de inferioridad". Entre nosotros se ha ido difundiendo una "mística de la inferioridad" que lleva a considerarnos religiosamente inferiores con relación a los compañeros con autoridad. Es una especie de infantilismo religioso pacíficamente aceptado, el cual ya se muestra perfectamente cuando, contradiciendo directamente el mandato de Jesús (Mateo 23,9), llamamos "padre" a quienes son hermanos. Los "Poderosos" en sí mismos no podrían hacer mucho daño, ya que son pocos y son un simple "producto". El mal importante en la Iglesia (y en la Sociedad) viene provocado sobre todo por el gran número de personas que han decidido portarse como "inferiores", y servir de pedestal para convertir en "poderoso" a un compañero en quien, después, puedan identificarse.
En las parroquias, a menudo las personas más activas suelen considerarse "colaboradoras" en lo que el cura diga. Cuando llega un nuevo obispo a una diócesis muchos sacerdotes esperan que tenga proyectos y que dé orientaciones, como si él fuera la "fuente" de la vida eclesial. La actitud de algunos (¿muchos?) Obispos con relación al Obispo de Roma (el "Papa") aparece impregnada de servilismo. Quizás la crítica que Nietzsche hizo al CRISTIANISMO llamándolo "Moral de esclavos" era más acertada de lo que a menudo sospechamos …
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. El evangelista Marcos no escribe este relato para darnos datos biográficos sobre Juan y Santiago sino para advertir a las Comunidades de un peligro real. Pensando en vuestra comunidad concreta, ¿Descubrís, en ella, sentimientos de superioridad o de inferioridad?
  2. Se dice a veces: "Quien obedece no se equivoca". ¿Qué pensáis de esta afirmación?
  3. ¿Qué opináis de El Vaticano, como Estado de la Iglesia? 

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)