Traductor

jueves, 6 de diciembre de 2012

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 3 - Domingo II de Adviento - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)



TERTULIA - Adviento II - Año C

Bet
¡Cuantos datos! ¿Alguien ha comprobado si son correctos? Porque yo, cuando era chica, pensaba que los Evangelios eran históricos, hasta que descubrí que más bien son un cuento.
Víctor
Mujer: ¡Un cuento, no! ¡Los evangelios son verdad! Sólo hay que saberlos interpretar.
Magda
Que sean verdad no quiere decir que sean históricos. Una vez oí a un conferenciante que decía que sólo se puede entender la Historia de España si se ha leído El Quijote. Pero, ¡nadie piensa que los hechos del Quijote sean históricos!
Julián
Estoy de acuerdo contigo: Los Evangelios deben ser algo así como una novela.
Víctor
¡No estoy de acuerdo! El Quijote es un personaje imaginario, mientras que Jesús fue completamente real.
Magda
La "realidad" tiene muchos niveles. También El Quijote es "real", porque personifica una forma real de ser de los españoles. Lo que admiro más de los Evangelios es que nos hablan de Jesús como personificación de la vida real y de las esperanzas reales de todos aquellos que, en la Humanidad, se encuentran deshumanizados u oprimidos.
Julián
De todos modos, lo que hemos leído hoy no habla de Jesús sino de Juan Bautista. Y la verdad es que no sé, ¡qué pinta este señor ahora aquí!
Bet
Hombre: ¡Juan fue el precursor! Pero me pasa como a ti: No entiendo por qué los Evangelios nos hablan más de Juan que, por ejemplo, de los padres de Jesús …
Magda
En cambio, a mí, esto me parece muy significativo. Los padres de Jesús son biológicamente demasiado próximos a Él. Juan ofrece más juego para presentarnos el significado de la persona de Jesús. No sería posible entender a Jesús fuera del contexto de su pueblo de Israel. Los Israelitas son un pueblo singular: Un pueblo pequeño, que casi siempre ha vivido oprimido, pero que también siempre ha anhelado y luchado por la libertad. Los evangelios conectan a Jesús con toda la larga y dolorosa experiencia de Israel (representación de todos los oprimidos), y lo hacen a través de la figura de Juan. Fijémonos en el relato que hemos leído: Comienza con un repaso a todos los poderosos de la escena (no importa que sea exacto o no) y, de pronto, resulta que a ninguno de ellos es a quien se dirige la "palabra de Dios ", sino a Juan: Un hombre pobre que vivía en el desierto.
Bet
No entiendo nada de lo que has dicho …
Julián
Yo tampoco. ¿Tú crees que tiene importancia eso?
Víctor
¡Claro, que es importante! ¡Juan fue una persona muy importante!
Julián
No me refería a Juan. Pensaba en eso que has dicho de los oprimidos … Es cierto: ¡Es terrible que los oprimidos pierdan siempre! ¡Es terrible que los opresores se salgan con la suya! Pero, esto es lo que hay; esto es lo que se ve cada día, en todas partes …
Víctor
Quizás también hay algo que no vemos …
Bet
¡No lo vemos porque no ocurre! "Se alzarán las hondonadas y descenderán los montes y colinas". ¡Gilipolleces! ¿¡Habéis visto que ocurra algo de eso!?
Víctor
Que no lo veamos, no significa que no pueda ocurrir. Yo pienso que si lo viéramos, ya no tendría gracia ser buena persona. Seríamos como los animales domesticados: son "buenos" porque no les queda otro remedio, porque "ven" lo que les sucedería si no lo fueran.
Magda
Lo que acabas de decir me parece extraordinariamente interesante: Hay una gran diferencia entre "ser bueno" como domesticado, y "ser bueno" por propia decisión. El resultado final puede parecer lo mismo … pero, ¡es muy diferente!
Bet
¿Qué quieres que te diga? … A veces preferiría estar domesticada que tener que decidir por mí misma. Total: siempre ganan los mismos…
Magda
La predicación de Juan (como la de todos los profetas) tiene forma de PROMESA. Y es verdad que los evangelios presentan a Jesús como el CUMPLIMIENTO de estas promesas, y, sin embargo, no vemos que nada haya cambiado …
Víctor
A veces se habla de una segunda venida de Jesús. Yo, esto, no lo he entendido nunca, porque si ya ha venido, y no se ha ido …
Magda
Yo tampoco lo entiendo mucho. Quizás la solución está en aquello de la semilla. Cuando una semilla cae en la tierra, nada cambia. En cambio, cuando las semillas florecen, todo se transforma. Seguramente estamos todavía, globalmente, en tiempos de semilla. Pero también, a menudo, me he encontrado con personas que están en plena floración
Bet
Total: Que nos toca esperar. Pero ya sabes lo que dicen: "¡Quién espera, desespera!"
Víctor
A menos que tenga esperanza


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)