Traductor

miércoles, 12 de diciembre de 2012

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 4 - Domingo III de Adviento - Ciclo C



(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)


TERTULIA - Adviento III - Año C

Bet
Este evangelio de hoy comienza precisamente con aquella pregunta que a mí me da más grima: "¿Qué debemos hacer?". Sobretodo en las cosas religiosas, siempre la misma pregunta: ¿qué debemos hacer? ¡¿Por qué no nos decidimos de una vez a pensar por nuestra cuenta?! ¡¿Por qué creemos que curas o monjas lo saben mejor que nosotros?!
Julio
¡Caramba! ¡Hoy empiezas fuerte, Bet! Pero he de darte la razón. Religiosamente hablando, la mayoría son como niños. Pero te diré una cosa: tú, ahora, protestas, pero la verdad es que resulta mucho más cómodo que te digan que tienes que hacer. La gente considera importantes las cosas de la Religión, y tiene miedo de equivocarse. Por eso pregunta qué debe hacer.
Víctor 
¡Pero esto es normal! ¡Yo voy a misa un poco por eso! ¡¿Qué sé yo, de muchas cosas?! El cura ha estudiado, se ha preparado, ha leído, tiene experiencia …
Bet 
Pues, mira: yo soy el revés: me cansé de que quisieran decirme qué debo hacer o cómo debo pensar. Y, ¡no creo que los curas lo sepan mejor que yo! Estoy de acuerdo contigo, Julio: nos tratan como a niños.
Víctor 
¡Yo no soy ningún niño! Pero me gusta escuchar lo que dice el cura. Me ha ayudado muchas veces. ¡Tampoco se trata de creérselo todo! Escuchas, y luego eres tú mismo quien decide. Ven más cuatro ojos que dos, ¿no? ¡No hace ningún daño escuchar a los demás!
Magda 
Estoy de acuerdo con esto: no hace ningún daño escuchar a los demás, pero siempre que no se renuncie a pensar y a decidir por uno mismo. Ya sabéis que a mí me encantan los Evangelios. No voy a misa, pero creo que los Evangelios son una fuente de sabiduría.
Julio 
Pero no me negarás que, por ejemplo, esto que hemos leído hoy son puras tonterías … Después de todo, las respuestas de Juan no dicen nada que no supieran ya, aquellos. Los cobradores de impuestos no necesitaban de ningún "profeta" para saber que no debían cobrar más de la cuenta! O que los guardas no deben abusar de su fuerza!
Magda 
De acuerdo; de acuerdo. Pero yo creo que lo más importante que Juan dice aquí no son precisamente estas respuestas sino lo que viene después.
Víctor 
¡Las respuestas de Juan son muy importantes! Si todos los cumpliésemos, todo iría mejor. ¿No es importante lo de compartir la comida, o lo que sea?! Sería la solución a la crisis actual. Nuestra crisis es muy extraña … Se podría llamarla la crisis de la abundancia. Sobran riquezas, pero están mal repartidas. Si compartiésemos …
Bet 
Pero esto ya lo sabemos todos. ¡No hacen falta predicadores! Si no lo hacemos espontáneamente, tampoco lo haremos porque nos lo "predique" otro. Lo debe decidir cada uno por sí mismo.
Magda 
Esto que dices es muy cierto. Y estás diciendo precisamente lo mismo que quiere decir el evangelio que hemos leído (aunque con un lenguaje distinto). Juan no da importancia a sus respuestas. "Yo sólo bautizo con agua", dice, es decir: por fuera; desde afuera. El bautizo con agua no es más que un rito. Pero él anuncia a alguien que bautizará en "Espíritu Santo y fuego". Es decir: por dentro; cambiando el corazón: pasar de un corazón de piedra a un corazón de ternura. Después de Juan viene Jesús. Juan es para cuando aún somos niños: leyes, normas, maestros, profetas, … Pero todo esto debe servir para llegar a Jesús. Jesús ya no bautiza con normas y leyes sino con Espíritu Santo y fuego. Es una manera muy gráfica de dibujar una persona adulta, que ha superado su infantilismo egoísta.
Bet 
Resumiendo: que no necesitamos ni curas ni monjas …
Magda 
Tienes razón. Aunque si curas y monjas, y quien sea, nos "pinchan" un poco para que no nos quedemos en niños, ¡nos harán un buen servicio! En el fondo, es también lo que hacía Juan.


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)