Traductor

lunes, 21 de enero de 2013

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO III DE ORDINARIO. CICLO C.

DOMINGO III DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo C.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 

El evangelio de hoy está formado por dos fragmentos diferentes y distanciados: el breve Prólogo que Lucas pone a toda su obra (Evangelio y Hechos de los Apóstoles) y la autopresentación de Jesús en la sinagoga de Nazaret, ya en el capítulo cuarto del Evangelio.
El Prólogo es importante porque nos presenta las circunstancias y finalidad a que responde este Escrito. Como dice uno de los más importantes investigadores actuales de Lucas, "… la obra de Lucas no es ningún Evangelio, en el sentido estricto de un kerigma dirigido a una comunidad … sino una composición literaria fruto de una investigación muy cuidadosa, que ha sido dirigida por escrito a un personaje concreto en un orden determinado y con un propósito muy tangibles. … El género literario que corresponde a su obra no es otro que una demostración … ". (Josep Rius–Camps y Jenny Read. LUCAS. DEMOSTRACIÓN A TEÓFILO. 2009. Introducción, 5).
Evidentemente, cuando se habla de demostración, no hay que entenderlo en sentido moderno y racional o historiográfico sino desde un marco religioso. Lucas escribe para una persona importante, buena conocedora y seguidora de la religión judía, perpleja por toda una serie de informaciones que le han llegado sobre el mesianismo de Jesús y sobre sus Seguidores. Por ello ha pedido la opinión de Lucas, un cristiano ilustrado. Lucas le responde con un libro, dividido en dos partes: una sobre Jesús (Evangelio) y la otra sobre las Comunidades cristianas (Hechos de los Apóstoles) "para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido", o más exactamente: "para que conozcas la solidez de las informaciones que te han llegado".
El segundo fragmento del evangelio de hoy es como un resumen avanzado de todo el Evangelio que sigue. El relato sitúa a Jesús en "Nazaret, en donde se había criado". Aquí Nazaret representa "el pueblo de Jesús", es decir: Israel. "Su pueblo", primero le acepta y le escucha con agrado, pero terminará expulsándole y condenándole (como leeremos el próximo domingo, siguiendo este relato).
Lucas aparece aquí como un muy buen escritor. Consigue describir toda la escena concentrando las miradas y la atención de la gente en las palabras de Jesús que quiere destacar: "Esto que hoy oís contar de mi es el cumplimiento de estas palabras de la Escritura".
La Religión judía había tomado forma de promesa. Israel siempre ha sido un pueblo pequeño entre otros pueblos más grandes y poderosos que lo han dominado. Como pueblo pequeño representa la pequeñez, debilidad y explotación de tantas y tantas personas y pueblos también débiles y explotados. Sus profetas tenían la misión de mantener la esperanza ofreciendo, de parte de Dios, la promesa de la futura salvaciónlibertad.
Y aquí queda patente la absoluta novedad de Jesús: "Esto que hoy oís contar de mi es el cumplimiento de estas palabras de la Escritura". Jesús no es un profeta más, que alimenta la esperanza, sino aquel en quien esta esperanza encuentra su cumplimiento.
"Cumplimiento" es la palabra clave para entender los evangelios. Pero esta palabra presupone otras: desvalidos, cautivos, ciegos, oprimidos, … Son estos los necesitados de esperanza, y es para ellos que llega el cumplimiento.
MENSAJE. 
La situación descrita en el Prólogo conduce a pensar que el Evangelio de Lucas es de una gran actualidad. También hoy, a nosotros y a muchas personas, nos llegan toda clase de informaciones más o menos perturbadoras sobre Jesús y sus discípulos (la Iglesia). Como Teófilo, necesitamos buscar orientación. Afortunadamente hoy en día son multitud las personas que, desde la fe y con rigor intelectual, nos pueden ayudar y nos ayudan.
Con relación al segundo fragmento del evangelio, resulta realmente sorprendente que Lucas se atreva a poner en boca de Jesús una autopresentación como la que hemos leído. Cuando se escribió este Evangelio, hacía más de 50 años que Jesús había sido juzgado, condenado y muerto en la cruz. ¡Y todo el mundo lo sabía! ¿De qué pretende liberarnos un condenado a muerte? ¿Qué tipo de salvación puede ofrecer?
He aquí la "tarea" que se propone Lucas: demostrar a Teófilo que, a pesar de todo, el Crucificado es también el Resucitado, y el Mesías que Israel esperaba, y que los que creen en él son realmente salvos y libres. Todo el resto del Evangelio está destinado a hacer entender este cambio de perspectiva.
Sorprendentemente, como leeremos el próximo domingo, el pueblo pequeño y explotado desconfía de esta nueva perspectiva de "salvación" porque no se realiza, como han esperado siempre, por obra de los poderosos de turno.
He aquí un auténtico enigma: ¡los oprimidos están demasiado enamorados del Poder de los opresores para aceptar una salvación que no provenga del Poder! ¡¡¡Tal es el encegamiento de los humanos!!!
Procurar a los ciegos el retorno a la luz tiene un sentido profundo, de cambio en la forma de ver. En todos los evangelios la figura del ciego se convierte en un paradigma elocuente del ser humano.
RESPUESTA. 
El próximo domingo leeremos la respuesta que la gente de Nazaret dio a Jesús. Debe ser para nosotros un toque de atención. Los Nazarenos no eran especialmente obtusos, sino que eran como todos. Simplemente seguían ciegos, y no podían ver toda la realidad de aquel hombre humilde, el hijo de José. No han asumido aquel sentimiento que el propio Lucas destaca en María: "Dios ha mirado la pequeñez de su sierva … y ha decidido hacer maravillas en ella" (Lucas 1,48).
¿Nos atreveremos a pensar que el camino de nuestra libertad transcurre a través de la acción de los humildes?
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Jesús se aplica las palabras del profeta: "El Espíritu del Señor reposa sobre mí ". ¿Estas palabras deben entenderse como referidas exclusivamente a Jesús, o se pueden aplicar a otras personas? ¿A quienes? ¿Por qué?
  2. ¿Disponéis de algún libro, o participáis en algún círculo de estudio, para poner al día vuestros conocimientos religiosos, tal como se dice de Teófilo?
  3. En la segunda Lectura, San Pablo nos habla de las diferentes clases de miembros de la Comunidad, y de cómo todos tienen funciones diferentes. ¿Consideráis que en vuestra comunidad, o en la Iglesia, se fomenta suficientemente la diversidad, y esta es respetada?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)