Traductor

miércoles, 9 de enero de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 10 - Bautismo de Jesús


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)



TERTULIA - BAUTISMO DE JESÚS

Bet
Si Jesús, como dices siempre tú Magda, representa a la Humanidad, las palabras "Tú eres mi hijo amado …", ¿serían dichas para todos?
Magda
Me parece que sí, pero lo matizaría un poco. La filiación de los humanos con relación a Dios tiene carácter adoptivo: no somos hijos por nacimiento o por naturaleza sino por adopción. Y la adopción conlleva la libre aceptación de parte de los adoptados, de acuerdo con su capacidad de decidir.
Víctor
Todo esto me parece un lenguaje muy jurídico y complicado. Parece como si Dios no pudiera hacer lo que quisiera… Si nos hace hijos, somos hijos.
Bet
Esto que dices tú, Víctor, todavía lo entiendo menos. Hablas como si tuviéramos que ser hijos por decreto. Yo, de pequeña, me consideraba cristiana y, por tanto, debería ser "hija de Dios". Luego me di cuenta de que todo esto no se sostenía, y estoy contenta de haberlo dejado atrás. Y no siento a ningún "Dios" que me reclame…
Julián
Perdonad que me entrometa (porque ya sabéis que todas estas cuestiones me quedan muy lejanas). Yo no necesito ni "dioses" ni ser "hijo" de nadie, aparte de serlo de mis padres naturales, claro. Y es cierto que los padres naturales no nos pidieron permiso para ponernos en el mundo. Lo de la adopción, que decías tú Magda, lo encuentro interesante. Sería bueno que, a cierta edad, cada hijo tuviera una charla con los padres para decidir, desde la independencia de cada uno, si se adoptan o no, es decir: decidir qué tipo de relación habrá entre ellos a partir de ese momento, y por cuánto tiempo. Porque, tal como está ahora, hay muchos abusos por ambas partes. A veces parece como si ser padre comportara firmar un cheque en blanco y para toda la vida a favor de alguien que no sabes ni cómo será. ¡Y eso no puede ser!
Víctor
Ahora nos apartamos del tema. Una cosa son nuestros problemas de padres y otra cosa es la religión.
Magda
Yo también creo que son cosas diferentes, pero la cuestión de fondo es similar. Esto que ha dicho en Julián lo encuentro muy interesante, y me resulta un lenguaje muy esclarecedor. Yo diría que, aplicándolo al evangelio de hoy, la figura de Juan (el Bautista) representa al hijo antes de esta conversación decisoria con los padres, y la figura de Jesús representa al hijo después de que, en la conversación decisoria, haya dado una respuesta positiva. Hay que reconocer que también es posible una respuesta negativa. En estos casos, como preguntabas tú, Bet, no podría ser realidad aquello de "Tú eres mi hijo …".
Bet
¿Tú crees que, por ejemplo yo, o Julián, hemos dado una respuesta negativa?
Magda
No, ¡no pienso eso! Creo que alguien puede ser muy "religioso" y responder negativamente, o puede ser muy "ateo" y responder positivamente. Como hablábamos hace unos días, la religión puede ser simple superstición o idolatría, nacidas de una actitud cerrada, y el ateísmo puede ser la superación de la superstición y de la idolatría, desde una actitud abierta. Unas mismas formas pueden ser expresión de actitudes contrarias. De hecho, por ejemplo Jesús, fue condenado tanto por sacerdotes religiosos como por paganos incrédulos. En esta cuestión hay que ir más a fondo, hay que llegar al corazón.
Víctor
El corazón no lo ve nadie, y además, se le engaña fácilmente …
Bet
¡Se le engaña si se quiere dejar engañar! Cuando lo dejé todo, fue para no engañarme más. Por coherencia conmigo misma. En el fondo, para mí, era una cuestión de fidelidad.
Magda
¿Fidelidad para con quién, o hacia qué? …
Bet
No lo sé … Fidelidad a mí misma …
Magda
Yo creo que no nos hace falta ninguna "fidelidad" hacia nosotros mismos … Yo creo que, si hablamos de fidelidad, es porque vamos más allá de nosotros mismos. Y esto es lo importante. Cuando nuestra fidelidad tiene por horizonte a los demás, expresa una actitud abierta, atenta a la realidad, al mundo, … Es lo contrario del cierre en el propio Yo.
Julián
Estoy muy de acuerdo con ello. Y lo aplicaría a nosotros mismos. Tú, Bet, siempre has dicho que habías dejado todo esto de la religión por fidelidad. A ti, Magda, te interesa el evangelio porque encuentra en el la manera de ser fiel. Tú, Víctor, practicas la religión también por fidelidad. Y yo … si me lo permiten, diría que soy ateo por fidelidad; ¡por fidelidad a la vida! O, por decirlo con palabras de Nietzsche: Soy ateo por "fidelidad a la Tierra".
Víctor
No sé, no sé … Me pregunto si todo esto que dices tú, no se podría decir también usando las mismas palabras que hemos leído, sólo cambiando un poco. Podríamos decir que a ti, Julián, es la Tierra quien te dice: "Tú eres mi hijo amado…"; y a ti, Bet, es la Sinceridad quien te dice: "Tú eres mi hija querida…". Tú, Magda, sientes que te dice el propio Evangelio; y a mí… no sé muy bien quién me lo dice, pero… si me siento "hijo" será porque alguien se me hace notar como padre
Bet
¿Con esto quieres decir que todos nosotros, de hecho, somos iguales?
Víctor
Depende. Somos muy diferentes porque son diferentes las voces que escuchamos. Pero todos hemos decidido lo mismo: escuchar. Escuchar y escucharnos.
Bet
Creo que no ha sido mala idea esto de estas TERTULIAS. A mí me están resultando muy … interesantes.


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)