Traductor

miércoles, 30 de enero de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 13 - Domingo IV de Ordinario - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)


TERTULIA - Domingo IV de Ordinario - Ciclo C


Bet
A mí me parece muy normal esta reacción de la gente de Nazaret contra Jesús. Ellos le conocían de toda la vida: habían jugado con él; seguramente alguna vez se habrían discutido o peleado, como hace toda la chiquillería; mejor o peor, él había sido siempre compañero de ellos, ... Y, de repente, ¡se presenta allí y les dice que es el hijo de Dios! Quizá se excedieron queriéndole despeñar, pero reaccionar, o tomarle por loco, es lo mínimo que podían hacer ...
Víctor
Reaccionar, quizá sí; pero tenerle por loco, ¿por qué?
Bet
Ahora imagínate que un día Magda te acompaña a misa y, de repente, sube allí al “estrado” y les dice a todos que ella es quién sabe quién; que viene en nombre de Dios, y que todos deben hacerle caso. ¿Qué harías tú? ¿No pensarías que ha tenido un ataque de locura, e intentarías llevártela a casa?
Víctor
Pero, mi mujer es una persona normal, como tú o como yo. En cambio Jesús era hijo de Dios. ¡Ellos ya sabían que había hecho milagros!
Bet
Esto lo "sabes" tú, dos mil años después, ¡porque siempre te lo han contado así! Pero Jesús, si existió, también debió ser una persona normal.
Víctor
Jesús era normal, pero también era hijo de Dios.
Julián
Perdona, Víctor: ¿cómo puedes decir que era "normal" si era "hijo de Dios"?
Víctor
¡Y yo qué sé! ... Tendría una doble personalidad. Hay gente que tiene doble personalidad, ¿no?
Magda
Ay, ay, ay! ... Que la cosa se lía ...
Perdonad: volvemos a caer en el error de siempre. Los Evangelios no son biografías, ni historia. El relato que hemos leído no es crónica de un día en la agenda de Jesús. Tiene forma de crónica, pero no es una crónica. Hablándonos de Jesús se nos quiere hablar de las acciones y reacciones de las personas que conviven. Vivimos conviviendo; pero "convivir" es algo muy complejo. Tú misma, Bet, has hablado de la reacción de Víctor en el caso de que yo me presentara en la iglesia diciendo que soy quién sabe quién. Pero la verdad es que (y ahora tú, Víctor, no me hagas quedar mal ...) yo soy realmente una persona única para Víctor (Si no, no se habría casado conmigo ...), y mi presencia en su vida debe ser, más o menos, lo más importante que le ha ocurrido jamás.
Víctor
No tengo absolutamente ningún inconveniente en decir que, para mí, eres la persona más "enviada de Dios" que puedo imaginar, y se te puede aplicar todo esto que dice este pedazo del evangelio: para mí eres luz, libertad, gracia, ... y muchas cosas más.
Magda
¡Pero, me consideras "normal", ¿verdad?!
Víctor
¡No sólo normal, sino "criterio de normalidad"!
Julián
Ahora, a mí, se me están cruzando los cables ... Es eso de ser normal y extraordinario a la vez. El ejemplo que has puesto, lo veo claro. Yo podría decir lo mismo de Bet. Si es así ... tendríamos que deducir que toda la gente normal, para alguien es también extraordinaria ...
Bet
Para mí, tú, Julián, eres extraordinario, y lo son nuestras hijas, y lo era mi padre, y mi madre, y ... ¿por qué no?, También lo sois vosotros, Víctor y Magda ...
Y estoy pensando que, para mí, hay tantas personas y situaciones extraordinarias ... que, tal vez, todo es extraordinario.
Perdonad: me parece que se me ha bloqueado el cerebro con tanta cosa extraordinaria ... Veo que tendré que hacer un "reset", y empezar de nuevo.
Magda
No pasa nada. Yo también he tenido que hacer muchos "reset" y cambiar de configuración. Y siempre ha sido positivo. ¡Es interesante descubrir que estamos rodeados de personas extraordinarias!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)