Traductor

miércoles, 27 de febrero de 2013

"¿PARA QUÉ VA A OCUPAR TERRENO EN BALDE?" - DOMINGO III DE CUARESMA. CICLO C.


"¿PARA QUÉ VA A OCUPAR TERRENO EN BALDE?"
TERCER DOMINGO DE CUARESMA - Ciclo C - 3 de marzo de 2013

Primera Lectura (Exodo 3,1-8a.13-15)
DIOS NOS LLAMA A QUE DESPERTEMOS
  • El que había de ser Pueblo de Israel, vivía en una situación infrahumana, padeciendo la esclavitud y, lo peor de todo, era que carecía de ESPERANZA: aquello tenía que ser así, se quejaban, pero no pensaban hacer nada. Es Dios quien toma la iniciativa dándose a conocer a Moisés, y enviándole para salvar a su pueblo.
  • Hoy vivimos en una sociedad en proceso de deshumanización, dónde se ha perdido el concepto de la dignidad de la persona humana, se quiere eliminar a Dios y la ley moral de nuestras vidas, y se va haciendo cada vez más potente la dictadura del laicismo. El Estado, incluso, pretende adoctrinar a niños y adolescentes en esa ideología, con la asignatura obligatoria de "Educación para la Ciudadanía". En éste tiempo de Cuaresma quiere tomar el Señor la iniciativa, y nos llama a un encuentro con Él, como el que tuvo Moisés, pidiéndonos que nos quitemos las sandalias de nuestra tibieza y pasividad, escuchemos su llamada, y estemos dispuestos a lanzarnos al mundo para liberarle de tales amenazas.
Segunda Lectura (1 Corintios 10,1-6.10-12)
NO PODEMOS ESTAR SATISFECHOS DE NOSOTROS MISMOS
  • A la vista de cómo los enemigos del Reino de Dios van tomando en nuestra sociedad mayores posiciones, mediante los medios de comunicación y las leyes que va estableciendo el "dictador" Congreso, los cristianos tenemos el grave deber de tomar conciencia de la situación. No podemos pensar que ya estamos salvados por el hecho de haber recibido el Bautismo y pertenecer a la Iglesia Católica, sin más compromisos.
  • San Pablo nos habla claramente, en la segunda lectura, de cómo no bastó al Pueblo de Israel haber pasado por el Mar Rojo, haber comido el maná, y haber bebido el agua que brotó de la roca, para poder llegar a la Tierra Prometida, si luego, en su conducta, no trataron de agradar a Dios. No pensemos que todo está ya hecho con ir a Misa y recibir los sacramentos; es necesario que nos planteemos seriamente, delante de Dios, que es lo que Él espera de nosotros en el momento presente, a la vista de tantas amenazas, de las que es posible no tengamos conciencia. San Pablo nos advierte que lo ocurrido con aquellos que no entraron en la Tierra Prometida, fue un "ejemplo" para "escarmiento nuestro", a fin de que no caigamos en lo mismo, quedando excluidos de la felicidad.
Evangelio (Lucas 13,1-9)
APROVECHEMOS LAS OPORTUNIDADES QUE NOS DA EL SEÑOR
  • Continuamente vemos en la televisión y leernos en los periódicos hechos catastróficos, accidentes y acciones terroristas, a semejanza de lo que hoy nos narra el Evangelio. Quienes sufren tales cosas, no son mejores ni peores que los demás, pero hemos de ver en todo esto una continua advertencia del Señor a que despertemos, nos demos cuenta de que las cosas en las que de ordinario andamos preocupados son perecederas, habiendo de dejarlas en el momento menos pensado.
  • El Señor no deja de damos nuevas oportunidades, como en el caso de la higuera (Evangelio). El cristiano no puede estar ocupando un puesto inútil en la Iglesia, sin dar los frutos que el Señor espera de él, que han de ser frutos de santidad y de fidelidad en sus compromisos en la vida social y política. Es necesaria una sincera conversión, y un decisivo encuentro con el Señor en el sacramento de la Penitencia: EL SEÑOR ESTARÁ PRESENTE EN NUESTRO MUNDO PARA SALVARLO, SI NOSOTROS NOS HACEMOS PRESENTES EN EL CUMPLIMIENTO DE NUESTRAS OBLIGACIONES TEMPORALES.

Leunam