Traductor

miércoles, 13 de febrero de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 15 - Domingo I de Cuaresma - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)


TERTULIA - Domingo I de Cuaresma - Ciclo C


Magda
No me negaréis que este relato es una pura maravilla, tanto literariamente como por su contenido.
Julián
Por su contenido, no te lo discuto, porque no entiendo del tema. Pero, literariamente hablando, a mí me sobra todo esto del espíritu y del diablo. ¿Qué pintan aquí estos señores? Me parece un recurso literario muy desgastado.
Magda
En nuestro lenguaje conceptual, hablaríamos de la oposición entre hombre y anti-hombre. Jesús representa al hombre. Él es real, porque el hombre es real. El diablo (que significa "acusador") representa el anti-hombre. No es real en sí mismo, porque es sólo una personificación de todo aquello que, individualmente o en la colectividad, obstaculiza la humanización.
Víctor
¿Humanización? Pero … ¡¿Cómo es posible que el hombre se deba que humanizar?! ¡Si somos hombres, ya somos humanos!
Bet
¡Víctor! … Si yo misma te he oído decir muchas veces a tu hijo, "Ya eres un poco mayor … ¡Quizás que comiences a ser un hombre!"
Víctor
Porque era un niño. ¡Pero no siempre somos niños!
Magda
El relato nos presenta a Jesús llevado por el espíritu. Es una forma de hablar de la fuerza de crecimiento que hay en los seres humanos. Gracias a esta fuerza de crecimiento, podemos crecer en humanidad, superando las tentaciones de quedarnos a medio camino. El relato habla, de una manera muy gráfica, de las tres tentaciones más básicas. En el lenguaje de hoy, podríamos decir la Magia, el Poder y la Religión.
Víctor
¡¿La religión?! ¿La religión es una tentación? En todo caso querrás decir la "falsa religión". Si es eso, estoy de acuerdo, porque hoy día se ve muy claro que una mala religión puede ser muy destructiva.
Julián
Para mí, todas las religiones son destructivas. Por eso estoy en contra. No niego que, en casos concretos, pueda haber personas a quienes la religión les ayude. Pero, si sucede, no es mérito de la religión sino de aquellas personas.
Víctor
Supongo que esto lo dices por mí, y te agradezco la consideración. En mi caso es cierto: la religión me ayuda. Estoy seguro. Pero acepto que, si no hubiera ido cambiando algunas cosas, alguna vez quizá me habría hecho daño. Es curioso: Magda siempre dice que ella no es religiosa, pero resulta que me ayuda a mí a serlo cada día más.
Magda
Yo no pretendo "hacerte" religioso. En realidad no pretendo "hacerte" nada. Para mi, ya estás bien como eres. Lo que más me gusta de ti es precisamente esta gran capacidad para cambiar, adaptarte, crecer, … Eres mucho más plástico que yo. Lo reconozco: yo tengo una cierta tendencia a las ideas fijas. Es la tentación que debo estar superando cada día, y tú me ayudas.
Víctor
Esto me lo has comentado muchas veces, pero yo no lo he experimentado nunca. Más bien diría el revés. Pero, en fin: si tú lo dices … me alegro de serte útil.
Bet
Hablando de utilidades … ¿Cuál os parece la más actual de estas tentaciones?
Julián
Yo no tengo ninguna duda: la segunda. Lo del Poder. Parece la descripción exacta de lo que está sucediendo en la actualidad.
Víctor
Creía que dirías la tercera: la Religión … ¿Dices el Poder? Explícate.
Julián
¡Pero si es exactamente lo que ocurre hoy día! "Tendrás mi Poder … si me adoras". Creo que vivimos en una absoluta perversión de la democracia. Los partidos adoran lo que sea para tener o mantener el Poder. Todos quieren Poder "para servir al pueblo", dicen; pero muchos reniegan del Pueblo nada más tener el Poder. ¿No os parece irracional y ofensivo todo este debate actual sobre el derecho a decidir? ¡¿Cómo se pueden contraponer el derecho a decidir y la legalidad, si la legalidad nace precisamente del derecho a decidir?!
Bet
Estoy totalmente de acuerdo contigo. Quizás no acusaría tan directamente a los políticos, porque lo que está realmente pervertido es la máquina. Los propios políticos han perdido el control de la máquina, y todo el mundo (ellos también) nos hemos convertido en víctimas de la máquina. Es increíble: somos víctimas de una maquinaria que nosotros mismos creamos y que entre todos mantenemos.
Magda
Estoy muy de acuerdo; sobretodo con esto que dices tú, Bet: Nosotros mismos mantenemos la máquina que nos esclaviza.
¡Y es que la máquina somos nosotros! Nos hemos dejado convertir en simples piezas de un monstruo que nos devora. Por eso la solución es tan difícil. Y no se puede cambiar la maquinaria política como quien cambia de lavadora …
El relato de hoy tiene un final intrigante: el diablo se aleja de Jesús esperando que llegue su oportunidad. La tentación nunca queda definitivamente vencida. La actual Constitución fue pactada expresamente para garantizar el entendimiento y la convivencia de las personas y Pueblos de España. Treinta y cinco años después, esta misma Constitución es utilizada para ir directamente contra aquello por lo que fue creada. De una constitución nacida de muchos pactos se ha pasado a una lectura fundamentalista y dura. Antes te decía, Víctor, que lo que me gusta de ti es la plasticidad. La dureza es lo contrario de la plasticidad. La dureza impide la Humanización. Los "duros" legitiman su dureza llamándola fidelidad. Fidelidad a Dios, fidelidad a la Constitución, fidelidad a la Legalidad, a la Patria, a la Unidad, al Progreso,
Todo el evangelio de Lucas va contraponiendo dureza y ternura. La dureza puede llegar a matar. Mataron a Jesús. Hoy se continúa "matando" hombres y pueblos.
Afortunadamente la ternura de Jesús convirtió su muerte en comunión de vida. Pero esto no excusa la dureza.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)