Traductor

jueves, 28 de febrero de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 17 - Domingo III de Cuaresma - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)


TERTULIA - Domingo III de Cuaresma - Ciclo C

Bet
¡Venga, más carnaza! ¡Otra vez sangre y víscerasamenazascondenas …! Si tuviera que ser religiosa por obligación, me haría budista, que dicen que es una religión más "natural".
Julián
Si te haces budista, o de cualquier otra religión, ¡me divorcio! … Más o menos, todas las religiones son iguales. También el cristianismo está ligado a la naturaleza. Fíjate: ahora que viene la primavera, hacen la fiesta de Ramos. Y Pascua es también una fiesta de primavera. Pero tienes razón: siempre meten sangre y vísceras… sacrificios, tormentos, abstinencia, muerte, …
Perdona, Víctor: pero no me negarás que las religiones son algo triste.
Víctor
Son tristes y alegres; como la vida. Hay momentos de todo. Tampoco nos podemos hacer una religión a la carta. Si la religión tiene que ayudar a vivir, debe encajar con la vida, y la vida es así. Si la religión fuera sólo alegre, no serviría para momentos difíciles, que es cuando más se necesita.
Julián
¡Ahora lo has dicho! La religión se ha inventado para "solucionar" los momentos difíciles. El problema está en que es una mala solución, porque no quita los males. Quizás los hace más llevaderos … Pero, con ello, lo que se consigue es que duren más, o que no se luche lo suficiente en contra de ellos. Para mí, la propia religión ya es un mal.
Bet
Vamos, Julián: no empieces otra vez … Para ti y para mí, la religión no es buena, pero para Víctor, sí lo es. Pues, ¡mejor para él! En cambio para Magda, no es ni buena ni mala. Somos diferentes … Y no pasa nada.
Magda
Perdona, Bet, que te corrija un poco: no es que para mí la religión no sea ni buena ni mala. Al contrario: yo creo que para algunos, y en ciertas ocasiones, es buena, y para otros, en ciertas ocasiones, es mala. Para mí, la religión sería mala, al menos tal la entiende mucha gente, en cambio para Víctor, yo veo que es buena; y a través de él me beneficia también a mí.
Bet
Bueno … más o menos quería decir eso. De hecho, yo, de pequeña, era religiosa, y tampoco me hizo tanto daño … Después, eso que dices, tú: se me volvió mala.
Víctor
Quizá sería mejor no hablar de religiones sino de personas. En realidad, la religión no existe. No puedes ir a un supermercado a comprar tres kilos de religión … Lo que existe somos las personas, que podemos ser religiosas o no. Cuando somos religiosas, podemos utilizar la religión para el bien o para el mal. Pero también los demás pueden hacer el bien o el mal con su no-religión.
Julián
Estaría un poco de acuerdo contigo. Quizás se podría decir que ocurre como con los medicamentos: si los tomas porque los necesitas, te resultan buenos; pero hay mucha gente que los toma sin necesidad, y entonces pueden hacerles bastante daño.
Bet
Siguiendo este ejemplo que pones tú, yo diría que la religión se parece más bien a un medicamento caducado.
Magda
Vuelvo a estar en desacuerdo contigo. Si la religión no existe, tampoco puede "caducar". En todo caso "caducamos" nosotros, si no nos renovamos. Tú te renovaste dejando la religión. Víctor se va renovando sin dejarla. También, todos conocemos personas que se renuevan haciéndose más religiosas. El relato de hoy habla de una higuera que estaba en una viña. Para ella, renovarse significaba empezar a dar fruto. Llega un momento en que ya no basta con crecer y hacer hojas; hay que, además, dar fruto. Y cuando no damos fruto, ni es por culpa de la religión, ni la no–religión sirve de excusa.
Bet
Cuando yo era pequeña vivía en una masía que tenía toda una hilera de cipreses; pero no nos interesaban para nada sus frutos.
Julián
Servían para parar el viento. Eran para proteger los cultivos. En este caso, eso era su fruto.
Víctor
En el fondo, la "religión" y la "no-religión" son lenguajes. Los lenguajes son muy importantes, pero es más importante lo que transmiten. El lenguaje, en buena parte, lo recibimos de nuestro entorno. En cambio lo que transmitimos viene del corazón, y en el corazón pueden haber cosas buenas y cosas malas, que pueden "salir" tanto con lenguaje religioso como con lenguaje no religioso o antirreligioso.
Bet
Al menos en mí, las cosas no han sido así. Mi entorno me dio un lenguaje religioso; en cambio, después, yo lo abandoné del todo.
Magda
De acuerdo, Bet. ¿Pero estás segura de que tu nueva relación con la religión no tiene nada que ver con el entorno? No tenemos sólo el entorno de cuando éramos niños, siempre tenemos un entorno que influye en nosotros. Aunque también es verdad que todos podemos relacionarnos con nuestro entorno en sintonía o en contradicción. Pero esto nos llevaría ahora demasiado lejos …

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)