Traductor

jueves, 28 de marzo de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 21 - Domingo de Pascua - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)



TERTULIA – Domingo de Pascua – Ciclo C
(Evangelio Vigilia Pascual)

Julián
Espero que hoy no acabemos enfrentándonos tú y yo, Víctor, porque esto de la resurrección debe ser para vosotros, los cristianos, la cosa más segura e importante, en cambio, para mí es lo más absurdo e irracional que nunca se haya inventado.
Víctor
Que nuestras ideas sean diferentes no significa que nos tengamos que enfrentar. Al contrario: hasta ahora ha facilitado el diálogo. Pero, además, sobre este punto, seguramente que nuestras ideas (hablo de las ideas) no sean tan diferentes. La resurrección, también a mí me parece irracional. No la considero absurda, pero sí que es un misterio. Yo creo, pero no porque lo entienda, si he de ser sincero, no sé muy bien por qué creo. Pero tampoco sabría imaginarme a mí mismo sin creer en ella, porque pienso que la vida misma, sin ninguna clase de resurrección, sería aún más irracional. Sinceramente: si con la muerte todo se acaba, la vida me parecería una mala jugada.
Julián
Con que la vida sea una mala jugada, estaría bastante de acuerdo …
Bet
Hala, chicos: ¡que negativos estáis! A mí, la vida me gusta. Me gusta como experiencia, por un tiempo. Ahora … esto de la resurrección … ni la entiendo, ni la necesito para nada …
Julián
Sobre este punto, yo tengo mis ideas. No tengo ningún inconveniente en que ese "señor" que decís hubiera resucitado. Mira: ¡mejor para él! Pero, yo digo una cosa: enseñádmelo. ¿Dónde le podemos encontrar, para hacerle una entrevista? Porque decir que ha resucitado, pero quedarse invisible … me resulta sospechoso
Bet
Tú, Magda: ¿qué dices? Porque, si no recuerdo mal, en todos los evangelios, cuando hablan de la resurrección, aparece María Magdalena como protagonista …
Magda
Es cierto. Y he de reconocer que me hace cierta gracia, sobre todo porque la Magdalena representa a la mujer totalmente liberada. Piensa que el evangelio de Lucas llega a decir que Jesús sacó de ella los siete (totalidad) demonios (enajenaciones) que padecían la mayoría de mujeres de aquel tiempo (¡y de ahora!).
Hoy, quizás, la palabra "resurrección" no sea la más apropiada para comunicar aquello que dicen los evangelios. Está demasiado cargada de "recuerdos" y de "representaciones". Lo que nos dicen los evangelios es mucho más sencillo, pero, para asumirlo, hay primero que haber hecho un cierto camino. De hecho, los evangelios hablan de la vida de Jesús como de un "éxodo". Este éxodo llevaría a aquella situación que nosotros traducimos por resurrección. Los evangelios lo llaman también PASCUA. Pascua significa "paso". Significa el paso de la Esclavitud a la Libertad, o de la vida en la VIDA con mayúsculas.
Julián
Pero yo insisto en lo mismo: si decís que Jesús ha resucitado, ¡enseñádnoslo!
Magda
¿Enseñar, qué? Esto que dices sería como querer que te enseñen una vela cuando ya se ha convertido en luz. Un cirio que se ha hecho luz, ya no existe como cirio. Un resucitado ya no existe como mortal. La resurrección es un paso ("pascua"), pero no hacia atrás sino adelante. Resucitar no es volver a la vida anterior.
Bet
¡¿Qué quieres decir?! ¿Resucitar no sería volver a la vida después de morir?
Magda
Si fuera así, no serviría de nada morir. Nótese que los evangelios no describen la resurrección sino la muerte. La forma en como murió Jesús es presentada como un "espectáculo" para todos, y con muchos detalles. En cambio, nadie ve la resurrección. ¿Por qué? Porque la resurrección no viene después de la muerte. Es la propia muerte entendida como vida–que–se–entrega.
Creo que éste es el gran mensaje de los evangelios: "Dar la vida no es perderla sino encontrarla". Dando la vida entramos en el océano de la VIDA de Dios. Por ello, en el relato de Lucas, Jesús puede decir cuando muere: "Padre, encomiendo mi espíritu en tus manos".
Julián
Pero el relato no termina así, sino que dice claramente que el cadáver de Jesús fue puesto en un sepulcro, como todos. ¿Qué ocurrió, pues, con el cadáver?
Magda
Esto que dices es importante, y la respuesta que da Lucas la encuentro genial, incluso literariamente hablando. Utiliza el simbolismo que tenían entonces las palabras "roca" y "piedra".
Primero dice que el cadáver de Jesús fue puesto en un sepulcro "cortado en la roca". "Roca", en la Biblia, se usa para indicar la solidez, la permanencia, la seguridad. Por ello a menudo se usa también como sinónimo de "Dios". Para los que creen en Dios, Dios es su Roca. Cuando el relato dice que el cuerpo de Jesús fue puesto en un sepulcro excavado en la roca, está diciendo lo mismo que ya se ha dicho de su aliento o espíritu. Es decir: su cuerpo–cadáver ha sido puesto también en manos de Dios, simbolizado aquí por la Roca–sepulcro. Por eso las mujeres (las comunidades cristianas) se equivocan cuando "buscan" un Jesús cadáver. "¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?" De hecho, al llegar al sepulcro, ven la piedra apartada del sepulcro. Se refiere a la piedra o losa que los humanos utilizamos para separar a los muertos del mundo de los vivos. Esta piedra "ha sido apartada". Las personas que mueren dando la vida no hay que buscarlas entre los muertos, ya que pertenecen al mundo de los vivos, de los cuales se han hecho "alimento".
Julián
Mira: todo este simbolismo del que hablas, a mí me resbala. Para mí, un muerto es un muerto, y no hay que buscar más explicaciones.
Víctor
A mí también me parece más fácil creer que Jesús resucitó como siempre había pensado … La resurrección es un milagro, y por eso no lo podemos entender. Hay que creer.
Bet
Si no lo entiendo mal, y según esto que dices tú Magda, la resurrección no sería algo particular de Jesús sino que sería para todo el que vive para los demás …
Magda
Exactamente eso, en mi opinión, es lo que nos quieren decir los evangelios. Y, ¿por qué deberíamos de ocuparnos de la muerte o de la resurrección de una persona de hace dos mil años, si fuera una cosa personal suya? Como decías tú Julián, mejor para él, pero a nosotros, ¿qué nos importaría? En los evangelios, Jesús personifica la experiencia humana exitosa. Lo que se afirma de él, se dice para todo aquel quién viva como él.
Víctor
¿Quieres decir, por tanto, que la resurrección no es ningún milagro?
Magda
¡No existen los milagros! O mejor: ¡la Vida es el gran milagro! Y la muerte, entendida como vida que se entrega, forma parte de la vida que crece. Es el término del camino; su plenitud o resurrección.
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)