Traductor

miércoles, 17 de abril de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 24 - Domingo IV de Pascua - Ciclo C



(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)






TERTULIA – Domingo IV de Pascua – Ciclo C 
(cristianismo y sectarismo)

Bet
¡Otra vez con las ovejas! ¡No me gusta este lenguaje!
Víctor
Hoy es difícil ver un pastor con ovejas. Por eso te resulta un lenguaje extraño. Pero seguramente en tiempos de Jesús era normal.
Bet
¡Aún peor! Porque lo que no me gusta no es la imagen sino lo que significa. No acepto que haya pastores y ovejas. O todos pastores o todos ovejas. No acepto las diferencias. Ya sé que Jesús se consideraba un pastor bueno, pero no puedo aceptar que a los demás nos considerara ovejas.
Víctor
No sé si, en algún lugar, Jesús se autodenomina también "oveja", pero los evangelios hablan a menudo de él como de un cordero. Juan Bautista le llama el Cordero de Dios.
Bet
¡Tienes razón! Ya no me acordaba: en mi recordatorio de Primera Comunión había un corderito. Yo creía que era yo, pero mi madre me dijo que era Jesús … Ahora faltaría un lugar que dijera que todos somos "pastores" …
Julián
Mujer: ¡quizá pides demasiado! ¡No hay pastores si no hay ovejas! Para mí, aquí hay una cosa muy clara: es un lenguaje cien por cien sectario. No tengo nada que decir, porque, ¡cada uno habla como quiere! Pero hay que reconocer que es un lenguaje sectario. De hecho, las religiones no son más que sectas.
Víctor
¡Hombre, Julián! Llamar "secta" a una religión con más de mil millones de fieles, parece un poco exagerado.
Julián
No hablo del número, sino del contenido. Hablar de "mis ovejas", como si fueran una propiedad privada, y las únicas que reconocen al propio líder, … Esto es la definición exacta de secta. Y a mí no me gustan las sectas, tanto si son cuatro, como cuatro mil millones.
Magda
Yo pienso como tú, Julián, en esto de las sectas: el número no hace la secta sino el espíritu. Todo aquello que "seccione" la humanidad es sectario y duele.
Víctor
¿Tú también crees que los Cristianos somos una secta?
Magda
Ni lo creo ni dejo de creerlo. Repito: estoy de acuerdo con Julián cuando dice que no es cosa de número sino de contenidos. Tampoco es cosa de creencias. El sectarismo es una actitud. Seguramente hay cristianos que viven sus creencias de una forma sectaria, como también habrá muchísimos otros que no tienen nada de sectarios, como, por ejemplo, tú mismo.
Bet
Pero … En todo caso, cuando Jesús habla de sus ovejas está hablando sectariamente.
Magda
Estoy totalmente convencida de que Jesús no dijo nunca estas palabras ni nada que se le pareciera. Los evangelios las ponen en boca de Jesús porque expresan el lenguaje de las primeras comunidades cristianas. Hoy nos pueden resultar sectarias, pero cuando fueron escritas querían expresar exactamente lo contrario.
Julián
Pero … ¡Tú misma estás diciendo que esas palabras eran el lenguaje de los primeros seguidores de Cristo! ¡¿Cómo puedes decir ahora que significan lo contrario de una secta?!
Magda
Por lo que he dicho tantas veces, y que considero una de las aportaciones más importantes que los evangelios han hecho a la civilización. Jesús es el Hombre. Considerarse oveja de Jesús significa, si lo dijéramos en el lenguaje actual, sentirse miembro de la Humanidad, y tener la Humanidad como punto de referencia de la propia vida. Pero hay que reconocer que el sectarismo es el punto de partida. Lo era en tiempos de Jesús y lo es hoy. Precisamente la propuesta de los evangelios lleva a superar este sectarismo inicial con que todos empezamos.
Julián
A ver, a ver si lo entiendo … ¿Estás diciendo que todos empezamos siendo sectarios, y que las religiones nos llevan a superar el sectarismo? ¡¿Me estás diciendo que las religiones no son sectas?!
Magda
Si el sectarismo es el punto de partida para todos, todas las religiones, de entrada, tienen sectarismo en sí mismas. ¡Y no sólo las religiones! También las asociaciones, los partidos, los países, … Por ejemplo, los Estados actuales: ¡¿Has visto nunca un sectarismo mayor que el de los Estados?! Pues bien: lo que pienso es que los evangelios son precisamente un mensaje para superar este sectarismo inicial. Con esto no quiero decir que los cristianos lo hayan superado, o que los no cristianos no puedan superarlo. Una cosa es el mensaje y otra el nivel de seguimiento de cada uno. Esto lo dejan claro los mismos evangelios: los discípulos de Jesús no superaron su sectarismo mientras no vieron muerto a su líder.
Bet
¡Yo tuve que irme de la Iglesia para superar el sectarismo!
Magda
¡Evidentemente! Todos hemos tenido que superar nuestros inicios. Tu sectarismo era eclesiástico, y tuviste que superar la Iglesia; el mío era agnóstico, y tuve que superar el agnosticismo, me parece que el tuyo, Julián, era político, y has tenido que superar el partidismo político, y tú, Víctor: ¡¿cuántas veces me has dicho que habías tenido que cambiar tu forma de ser cristiano?!
Víctor
He cambiado mucho, pero no he dejado de ser creyente.
Julián
A ti te debe pasar lo mismo que a mí (aunque al revés): tú no has dejado de ser cristiano pero has dejado de ser sectario, como yo, que no he dejado de ser ateo pero he de reconocer que he dejado de serlo sectariamente.
Bet
De ahí deduzco que "creyente" o "ateo" son sólo conceptos. Cada uno construye su personalidad con los conceptos que tiene a mano. Pero lo importante son las actitudes. Estas dependen de nuestra libertad, y son las que hacen que nuestra relación con los demás sea sectaria o no.
Estoy segura de que si alguno de nosotros fuera sectario, este grupo sería imposible. En cambio, tener ideas diferentes nos ayuda a dialogar. Yo me divierto mucho.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)