Traductor

jueves, 30 de mayo de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 30 - Corpus Christi - Ciclo C



(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)






TERTULIA – CORPUS CHRISTI – Ciclo C 

Julián
¡Caramba! Este evangelio de hoy parece un problema de matemáticas: ¡todo son números! Y es un verdadero problema, porque no casan de ninguna manera. ¡Ya me diréis cómo se alimentan 5000 hombres con sólo 5 panes!
Víctor
Se trata de un milagro, y sería muy necesario repetirlo. Hoy se celebra el día de Cáritas. En Cáritas estamos desbordados con tanta gente que nos pide comida.
Bet
Yo no creo que Jesús hiciera o pudiera hacer este milagro que dice aquí. Si fuera así, se le podría acusar de no repetirlo. ¿Por qué ayer sí, y hoy no?
Magda
Yo tampoco creo que aquí hubiera ningún milagro, al menos tal como se suele entender esto de los milagros. Más aún: si continuáramos leyendo, veríamos que Jesús no consiguió lo que quería hacer. En este relato destaca el número 5 → 50 → 5000. El 50 representa a la nueva comunidad del Espíritu. Lo que Jesús pretendía era que la multitud se convirtiera en comunidad. "Decidles que se sienten en grupos de 50" es una expresión para indicar unas comunidades adultas y libres (Pensamos en Pentecostés). De momento, no lo consiguió. Estas comunidades, compartiendo lo que tenían, no aparecerán hasta después de su muerte.
Víctor
Eso que dices, ya sabes que me crea muchos interrogantes sobre el trabajo de Cáritas. Lo hemos hablado muchas veces. Tú siempre me dices que no acabas de entender nuestro trabajo porque hacemos beneficencia pero no se hace comunidad, que es lo que realmente es urgente. Pero, ¿cómo? La gente que viene a Cáritas quiere alimentos, ¡y le importa un bledo hacer comunidad!
Magda
No critico el trabajo de Cáritas. ¡Dios me libre! Sólo digo que, según el Evangelio, es posible que se esté haciendo un trabajo que no es exactamente el más "cristiano". Por otra parte, es también lo que hizo Jesús en un primer momento, según el relato que hemos leído. Pero si leemos el Evangelio hasta el final, volveremos a encontrar a la multitud pidiendo la crucifixión de Jesús y exigiendo la liberación de Barrabás, que era un criminal. A menudo la multitud prefiere tener líderes –aunque la manipulen– en lugar de convertirse en comunidad. En cambio la obra de Jesús es hacerse alimento –él y nosotros para que la multitud pase a ser comunidad. Un cambio libre, pero que es el único camino posible.
Julián
Perdonad que yo siempre entienda las cosas desde mi trabajo. Eso que acabas de decir tú, Magda, sobre la multitud que no quiere ser comunidad, me resulta clarificador. Si he de ser sincero, las palabras del evangelio de hoy que más me han llamado la atención son cuando dice que ese Jesús curó a los que lo necesitaban. Seguramente aquí hay gancho. "Los que lo necesitaban". Estoy cansado de encontrarme con enfermos que "no tienen necesidad" de curarse. Al contrario: tienen "necesidad de estar enfermos". Será más o menos eso que dices de ser "multitud" y rechazar ser "comunidad". Os aseguro que, en ciertos casos, no sé si es mejor intentar curarlos o dejarlo correr. Más o menos, como te pasa a ti, en Cáritas.
Víctor
¡Es tal como lo dices! Es sorprendente la cantidad de enemigos que se está creando Cáritas por el hecho de ayudar. ¡Sobretodo entre los propios ayudados! Pero, por otra parte, hay gente que lo pasa muy mal. ¡Algo hay que hacer! ¡A algún lugar deben poder ir!
Bet
La gente sabe que tenéis dinero o alimentos, y viene a buscar. Es lógico. Y si a alguien no le dais lo que él espera, se enfada. Él considera que Cáritas tiene obligación de dar, y que ellos tienen derecho a recibir. ¡A Cáritas no van a buscar comunidad!
Julián
Pienso que en Cáritas estáis haciendo un servicio de suplencia. Es un servicio que debería hacer el ayuntamiento: porque es él quien nos cobra impuestos y tiene los mecanismos necesarios para evitar los abusos. ¿Podéis estar seguros de que dais a quien más lo necesita? No lo podéis saber porque no tenéis, ni podéis tener, un conocimiento de la situación real de la gente.
Víctor
En principio, nosotros nos tenemos que fiar de la gente. Pero es evidente que hay quienes nos engañan. Y, encima, suelen ser los que más nos critican. Ya sé que no debemos ayudar para que hablen bien de nosotros; pero, ¡ni tan tanto ni tan poco!
Bet
Yo a veces he dado cosas para Cáritas. Y no me sabe mal, pero me queda un gusanillo dentro como diciéndome: Este no es el camino, es demasiado cómodo. Entre todos hemos montado una sociedad que crea pobres, y en lugar de cambiar la sociedad, "mantenemos" a los pobres. Yo pienso que, fuera de algún caso muy especial, detrás de cada pobre hay alguna clase de injusticia social. Se debería ayudar al pobre, pero sin dejar de trabajar para cambiar las cosas.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

miércoles, 29 de mayo de 2013

"YO HE RECIBIDO UNA TRADICIÓN, QUE PROCEDE DEL SEÑOR" - Solemnidad del Corpus Christi - Ciclo C


"YO HE RECIBIDO UNA TRADICIÓN, QUE PROCEDE DEL SEÑOR"
SOLEMNIDAD DE CORPUS CHRISTI – Ciclo C – 2 de Junio de 2013
HACED ESTO EN MEMORIA MIA
Del mismo modo que un amigo o familiar, antes de una larga separación, desea dejar algo como recuerdo para que le tengan presente, quiso el Señor, en la Última Cena, antes de separarse de sus discípulos, dejar con la EUCARISTIA un RECUERDO de su AMOR y de todo cuanto había hecho por nosotros, a fin de que, mediante su Celebración, le tuvieran siempre presente.
Pero hay una diferencia esencial entre las celebraciones que recuerdan acontecimientos históricos ya pasados, y la Celebración de la Eucaristía, en la que se cumple el deseo del Señor: "HACED ESTO EN MEMORIA MIA"; ya que, respecto a aquellas cosas queda un simple recuerdo; mientras que en la Eucaristía se hace realmente presente, de modo sacramental todo aquello que se conmemora.
LAS CELEBRACIONES DEL AÑO LITURGICO CONTIENEN EL FRUTO DE LA REDENCIÓN 
Al decir San Pablo (2ª lectura) que en la Eucaristía se proclama "la muerte del Señor", no significa que se hace presente en ella únicamente el Sacrificio redentor, sino también todo cuánto el Hijo de Dios, hecho HOMBRE, ha realizado para llevar a cabo la obra de nuestra Salvación: la Encarnación, los trabajos y sufrimientos de su vida, su Resurrección e, incluso, el envío del Espíritu Santo. Son acciones de una Persona Divina, y, por tanto, están eternamente presentes y se actualizan en la Celebración de la Eucaristía.
La Iglesia, para que podamos "digerir" mejor todo el abundante fruto de la Redención, nos lo va sirviendo, podríamos decir, en "dosis", a lo largo de todo el año Litúrgico, para que vayan calando cada vez más en nosotros las gracias que se contienen en estos MISTERIOS. En la liturgia de la Palabra, se despierta el recuerdo del acontecimiento; en la Plegaria Eucarística, se hace presente y eficaz en nosotros, al recibir la Comunión, la gracia que le acompaña. Alimentando así la FE y la CARIDAD, caminamos seguros hacia el encuentro definitivo con el Señor: "proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva". La multiplicación de los panes y los peces es "signo" de la Eucaristía, en cuanto alimento para el camino.
EL ESPIRITU SANTO ES EL AGENTE PRINCIPAL DEL MISTERIO EUCARlSTICO”
Benedicto XVI, en la exhortación apostólica "Sacramenturn Caritatis", nos invita a tomar conciencia de la acción del Espíritu Santo en la celebración de la Eucaristía, al que se invoca para que convierta el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre del Señor (EPICLESIS), y para que, "descendiendo la gracia sobre la Víctima, se enciendan por ella las almas de todos"(S.C. nº 13).
En la celebración de la Eucaristía, dice Juan Pablo Il, también se hace memoria de la Santísima Virgen: "Repetir el gesto de Cristo en la Última Cena … (significa también) aceptar la invitación de Maria a obedecer sin titubeos: "Haced lo que él os diga" (Jn 2, 5) … Maria parece decimos: "No dudéis, fiaros de la Palabra de mi Hijo. Él que fue capaz de transformar el agua en vino, es igualmente capaz de hacer del pan y del vino su CUERPO y su SANGRE" ("Ecclesia de Eucharistia” Nº54).

Leunam

martes, 28 de mayo de 2013

REFLEXIONES DOMINICALES. CORPUS CHRISTI. CICLO C.

CORPUS CHRISTI
Por cerezo Barredo. Ciclo C.
PROYECTO DE HOMILÍA. 

Nota: Sobre la fiesta del Corpus encontrará otros apuntes al año A y año B
Lucas sitúa el relato que hemos leído dentro de un marco más amplio que se puede resumir así: Jesús ha enviado a los Doce a predicar el Reino y a curar. Como resultado de esta predicación, nace entre la gente la pregunta de quién es este Jesús de quien hablan los Doce. Incluso se lo pregunta Herodes (Lucas 9, 7). El mismo Jesús acaba preguntando a los discípulos: "¿Quién dicen los hombres que soy yo?" Y "Y vosotros, ¿quién decís que soy?" (Lucas 9, 18).
Cuando los Apóstoles están de regreso, Jesús intenta hablar a solas con ellos, pero no puede porque se han reunido las multitudes que los Apóstoles habían entusiasmado. Jesús las atiende hablándoles del Reino y curando a los que lo necesitaban. La gente le escucha.
Pero la gente es mucha, y los Doce se dan cuenta que se hace tarde y están en un lugar despoblado. Tienen, pues, un problema: han despertado el entusiasmo de la multitud y ahora no saben qué hacer con ella. Lo hacen notar a Jesús.
La respuesta de Jesús es del todo desconcertante: "Dadles vosotros de comer". Los discípulos expresan su total incapacidad: sólo tienen 5 panes y 2 peces, ¡para 5000 hombres! Pero para Jesús esto es más que suficiente, y dice a los discípulos que organicen la comida ¡Y sobraron 12 canastos!
¿Qué ha ocurrido? ¿Un milagro? ¿O quizás la multitud perdió el apetito? Dice el relato que todo el mundo comió tanto como quiso.
… “tanto como quiso”.
Quizás aquí está la explicación de lo que ocurrió.
Una vez, con motivo de una nevada, los medios de comunicación hablaron de un posible problema con el transporte. Y los supermercados, signo máximo de nuestra sociedad de la opulencia, quedaron vacíos. Vacíos, no por carencia de alimentos sino porque mucha gente se dedicó a acaparar todo lo que podía.
En el relato que hemos leído son significativos los números. Destaca el número "5": 5 panes; 50 personas en cada grupo de comensales; 5000 hombres en total. En la Biblia, el "5" es el número del Espíritu. Recordemos "Pentecostés", que significa "50".
Esto significa que el relato se refiere a una multitud que ha escuchado el mensaje de Jesús y lo ha creído. Es una "multitud" que se ha convertido en "comunidad". Ahora son "comunidad del Espíritu". Por eso se dice que son "5000". Y se reúnen en comunidades según el Espíritu. Por eso se dice que son grupos de "50". También se insiste en que comen sentados (reclinados), que era la posición que, en las comidas, tomaban los hombres adultos y libres. Como comunidad del Espíritu no se mueven por el afán de acaparar. Al contrario: han puesto en común todo lo que tenían. (5 panes y 2 peces. 5+2 = 7. El 7 significa totalidad).
Comieron tanto como querían y sobró para los demás: 12 canastos. "12" es la cifra de Israel. No se trata de ningún milagro obrado por la divinidad de Jesús, sino que es el fruto del compartir. Han compartido los "alimentos", que, en la comunidad, siempre son recibidos para ser compartidos, como explícitamente manifiesta el gesto de Jesús: levantando los ojos al cielo, los bendijo, los partió …
Este relato es una escenificación avanzada de lo que es y representa el encuentro semanal de la Comunidad (Misa). Se pone en común todo lo que se tiene. Esto quiere decir que se pone en común incluso la propia vida, como hará explícitamente Jesús en la Última Cena (Lucas 22, 19). María ya había prefigurado todo esto cuando, según el relato de Lucas, puso en un pesebre a su hijo recién nacido (Lucas 2, 7).
Quizá no sea muy correcto hablar de "multiplicación" de los panes y los peces. Jesús no multiplica nada, sino que invita a compartir.
Cuando entendemos la propia vida no tanto como un conjunto de necesidades sino como un don a compartir, los 5 panes y 2 peces son más que suficientes para que todo el mundo quede satisfecho.
MENSAJE. 
El relato que hemos leído está enmarcado por una pregunta que hay antes y después: ¿Quién es Jesús? En realidad esta pregunta lleva a otra: ¿Quién es el Hombre? O también: ¿Qué es la vida humana?
RESPUESTA. 
Y la respuesta que se nos da es clara: La vida no es tanto una necesidad a satisfacer como un don a compartir. Así, el ser humano deja de ser un simple "saco de necesidades" y se convierte en un "comensal" en la gran fiesta de la vida compartida. El ágape es signo de Vida y de Fiesta.
Estamos en plena crisis. Se trata de una crisis muy extraña; también es muy vergonzosa. No está producida por la escasez de alimentos (y de otros bienes necesarios) sino por la "escasez" de dinero. Primero hemos sometido a los alimentos al dinero; después hemos licuado el dinero para que circule. Pero en la "ruta del dinero" han aparecido los acaparadores, y ahora a muchos les falta "líquido", como en un cuerpo con hemorragias, que deja sin sangre a órganos vitales.
De hecho, sobran alimentos, pero muchos no los pueden adquirir por falta de dinero. También sobra dinero, pero para muchos ha "desaparecido" en las hemorragias provocadas por unos pocos en beneficio propio. ¡Realmente vergonzoso!
La crisis empobrecerá a muchos, y enriquecerá muchísimo a unos pocos. Es la "ley del Sistema"; un sistema que, primero, se ha convertido en "indispensable para todos", con la connivencia de la mayoría.
¿Podemos liberarnos del Sistema? O quizás, ¿ha llegado la hora de los marginados? Ahora resultan más claras aquellas famosas palabras de Jesús: Bienaventurados los pobres. No porque sean pobres sino porque están fuera del Sistema.
Para superar la crisis no necesitamos masters en Economía sino masters en Humanidad. Y esto lo podemos ser un poco todos en la medida en que decidimos irnos liberando del Sistema por fidelidad a  los seres Humanos. Luego, que vengan nuevos economistas que quieran y sepan diseñar una Economía humana: la Economía del compartir.
Entretanto, quien pueda ayudar que ayude, conscientes de que hay infinitas maneras de hacerlo (¡a pesar del Sistema!).
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Nuestro sistema económico se fundamenta en el consumo. Por ello necesita crear constantemente nuevas necesidades. ¿Habéis pensado alguna vez cuántas de nuestras "necesidades" podrían ser innecesarias?
  2. La fiesta de Corpus, que litúrgicamente es una repetición del Jueves Santo, ha pasado a ser el "Día de Cáritas". Cáritas, sin abandonar la beneficencia puntual, va entrando cada vez más en la denuncia del Sistema. ¿Qué opináis? ¿Encontraríais nuevas maneras de colaborar con Cáritas? ¿Os apuntáis?
  3. Algunos, para superar la crisis, predican que se aumente el consumo. ¿Qué pensáis, desde el punto de vista económico y desde el punto de vista humanitario?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


jueves, 23 de mayo de 2013

"¡GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, y AL ESPÍRITU SANTO!" - Solemnidad de la Santísima Trinidad - Ciclo C


"¡GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, y AL ESPÍRITU SANTO!"
SOLEMNIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD – Ciclo C – 26 de mayo de 2013

SIN EL CONOCIMIENTO DE DIOS, LA VIDA CARECE DE SENTIDO
El hombre tiene necesidad de conocer la VERDAD acerca de Dios, del mundo y de sí mismo; ya que, de lo contrario, su vida carecería de sentido al ignorar la razón de su existencia, cuál debe ser su tarea esencial en este mundo, y cuál el destino final para el que ha sido creado. En esa búsqueda de la VERDAD, han tenido su origen todas las religiones que, a lo largo de los siglos, han ido apareciendo en la Historia de la humanidad, habiendo tenido el hombre como única pista la misma Creación, y habiendo recibido del Señor algunas "LUCES", que el Vaticano II denomina "semillas del VERBO".
La SABIDURÍA divina es la que ha inventado, creado y puesto en orden todo cuanto existe (1ª lectura). La misma Creación es para la razón humana como un "oscuro clisé" en el que se descubre "ALGO", que debe ser el ORIGEN de todo; pero que, para tener un claro conocimiento de ese "ALGO", sería necesario que el "clisé" se convirtiera en "fotografía": haría falta una "REVELACIÓN" del "clisé".

JESUCRISTO HA "REVELADO" EN SI MISMO ESE "ALGO" DE LA CREACIÓN.
Jesucristo es la "FOTOGRAFÍA" clara de aquel "clisé" indescifrable que Dios nos había ofrecido con la Creación, como así lo afirma el Señor en el Evangelio:"Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna"(Jn 3,16) -"Le dice Felipe: "Señor, muéstranos al Padre y nos basta". Le dice Jesús: "¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces, Felipe?" El que me ha visto a mí ha visto al Padre".
San Pablo nos invita en este día a dar gracias a Dios por la LUZ de la FE, que hemos recibido "por medio de nuestro Señor Jesucristo", quién nos ha dado a conocer al Padre; nos ha hecho verdaderos hijos de Dios, habiendo "derramado en nuestros corazones" el Espíritu Santo; y ha dado pleno sentido a nuestra vida infundiéndonos "la ESPERANZA de la gloria de los hijos de Dios".(2ª lectura).

"POR EL BAUTISMO HEMOS ENTRADO EN LA FAMILIA DE DIOS.
La celebración de hoy es como un resumen de todo el Año Litúrgico. En la Navidad hemos celebrado el Amor del PADRE, que entregó a su Hijo al mundo para nuestra Salvación; durante el tiempo de Pascua, hemos contemplado a Jesucristo, el HIJO, que, con su muerte y resurrección, nos ha librado del pecado y de la muerte; y, en Pentecostés, hemos conocido al ESPÍRITU SANTO, que se nos ha dado para que podamos participar eternamente en la vida íntima de Dios.
En el BAUTISMO hemos entrado de una manera efectiva en la FAMILIA de Dios: el Padre, es nuestro Padre; el Hijo, es nuestro Hermano mayor; y el Espíritu Santo habita en nosotros, haciéndonos entrar en COMUNIÓN de VIDA con Dios y con todos los hombres que participan en esa misma VIDA divina. Vivamos como HIJOS de Dios, haciendo en todo su voluntad; procuremos parecemos a nuestro HERMANO, Jesucristo; y dejémonos SANTIFICAR por el Espíritu Santo, que para eso habita en nosotros.

Leunam

miércoles, 22 de mayo de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 29 - Santísima Trinidad - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)




TERTULIA – SANTÍSIMA TRINIDAD – Ciclo C 

Víctor
Supongo que hoy se lee este evangelio porque habla del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y es que hoy es la fiesta de la Santísima Trinidad. Pero, si he de ser sincero, esto de la Trinidad –alguien dice que es muy importante– lo encuentro bastante complicado. Ya sé que es un misterio, pero ... ¿Cómo puede ser que nos digan que en Dios hay tres personas realmente distintas; que cada una de ellas es Dios, y que no son tres Dioses?
Bet
Bien: no seré yo quien te lo explique. Pero a mí me ha ayudado lo que dijiste tú, Magda, el otro día. Aquello del yo–cerrado que puede pasar a ser nosotros, y luego todos, y luego Todo. Yo todavía estoy en el primer paso: del yo–cerrado al nosotros. Pero veo que la cosa tiene que ir por ahí. Ahora empiezo a intuir que aquello del callejón sin salida ... tiene salida. No me lo hagáis explicar, pero hoy cuando leía el Evangelio tenía la impresión de que conectaba. No sé ... Creo que las frases tienen sentido: eso del "defensor que lleva a la verdad completa" o aquello de "todo lo que tiene el Padre es mío" ... Y lo que dice al principio: "Tengo todavía muchas cosas por deciros, pero ahora no las podríais entender". ¡Es exactamente lo que me pasa a mí!
Julián
Yo no voy tan deprisa como tú. Aún estaría en los preludios del primer paso, lo del yo al nosotros. De entrada, no veo cómo se puede hacer este paso. Un yo es un yo, y es esencialmente cerrado porque, si no es cerrado, ya no es un yo. Pero, por otra parte, pienso en la experiencia casera contigo, Bet, y las chicas. Somos cuatro, pero me parece que, de alguna manera, finalmente hemos conseguido ser un nosotros, y sin rebajar el yo de cada uno, ¡al contrario! Esto sí que es un misterio para mí: ser, los cuatro, un nosotros sin perder nada del propio yo, y sin disminuir en nada el yo de los demás. Es más: me parece que sin vosotros yo no sería yo.
Esto también ha cambiado mi relación con algunos enfermos. Veo claramente que hay enfermos que lo son porque su nosotros está enfermo. También hay enfermos que lo son simplemente porque no se sienten de ningún nosotros. A menudo me vienen ganas de acercarme a ellos, pero no puedo. No puedo porque están cerrados, o porque me destruirían; no porque sean malos sino porque su yo–cerrado es como un agujero negro que lo engulle todo...
Recuerdo nuestra relación, al principio, entre tú, Bet, y yo. Te quería de verdad, pero yo era como un agujero negro para ti. Me costó descubrirlo. ¿Te acuerdas?
Bet
Bueno, al principio, éramos dos agujeros negros. Y cuando llegaron las niñas nos volvió a salir esta tendencia a ser agujeros negros: a nosotros y a ellas. ¡Qué suerte hemos tenido de superarlo!
¿No os ha pasado a vosotros algo parecido?
Magda
Los nuestros son aún pequeños. Ellos sólo son agujeros negros de baja intensidad, de momento. Lo soportamos bien, ¿eh Víctor? Quizás el hecho de ser gemelos los hace menos exigentes. Siempre han estado juntos, y de alguna manera ya se complementan entre ellos.
Víctor
... Es realmente sorprendente: yo os vengo con un problema religioso insoluble para mí, y vosotros me salís con el mismo problema bien "domesticado" y solucionado! ...
Bet
Solucionado, no. Apenas estamos en el primer paso. Ahora faltan aún el segundo y el tercero: del nosotros al todos, y del todos al Todo. Sentirse nosotros con todos los vivientes sin perder nada nuestro particular ... Intuyo que debe ser maravilloso, pero no sé ni cómo empezar.
Magda
Pues a mí me parece que, al menos tú, Julián, ya estás muy metido. Me ha impactado mucho lo que has dicho que te ocurre con los enfermos. Intentar acercarse a ellos; ser de alguna manera el nosotros que necesitan, y que les podría curar ... Yo no sabría hacerlo.
Julián
Y yo tampoco. Por eso os decía el otro día que, en mi profesión, es frecuente lo del callejón sin salida. La primera cosa que he tenido que aprender es que "no hay enfermos sino personas". Y éstas a menudo no necesitan tanto de médicos como de amigos. Pero también hay muchos a los que les resulta más fácil ponerse al cuidado de médicos que hacer amigos. Por eso vienen a nosotros. ¡Y este es mi problema!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

martes, 21 de mayo de 2013

REFLEXIONES DOMINICALES. SANTÍSIMA TRINIDAD. CICLO C.

SANTÍSIMA TRINIDAD
Por cerezo Barredo. Ciclo C.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 

NOTA: Sobre la fiesta fe la Santísima Trinidad, se pueden encontrar otras entradas en el blog: Año A, Año B, "¿Condenados?"¿Por qué?, Relectura, El Misterio de la Trinidad.
"... Una carga demasiado pesada ..."
¿Esta carga es "demasiado pesada" en sí misma, o es debido a la situación en que se encuentran los discípulos? De hecho se dice explícitamente que esto que ahora sería una carga demasiado pesada, será perfectamente soportable, y con júbilo, después de que hayan recibido el Espíritu Santo. Por lo tanto, es la situación actual de los discípulos lo que les hace incapaces de soportar el mensaje completo de Jesús. Cuando venga el Espíritu Santo, no les dirá nada nuevo ya que no hablará por su cuenta; pero les ayudará a cambiar su situación.
El cambio de situación consiste en pasar de una vida para mantenerla a una vida para entregarla.
Nuestra primera experiencia de la vida es sentirla como una realidad frágil e insegura. Fácilmente podemos morir o ser engullidos por otra vida más poderosa. En esta situación, vivir significa tener y mantener la propia vida.
Mientras estamos en esta situación, el mensaje completo de Jesús es incomprensible e insoportable. Este mensaje se expresa con frases como "el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que la pierda por mí, la salvará" (Lucas 9,24). Una sentencia que resulta totalmente contradictoria si es vista desde nuestra primera situación. ¡¿Cómo podemos salvar nuestra vida perdiéndola?! Desde esta situación, la vida entregada es vista como una vida perdida.  
Pero después de que los discípulos hayan ido descubriendo el carácter resurreccional de la muerte de Jesús, su mensaje y sus palabras "despiertan" en ellos la certeza de que la auténtica vida no tiene forma de vida que se mantiene sino de vida que se entrega. Es entonces cuando la ausencia física de Jesús deja paso a su presencia espiritual (del Espíritu). Es entonces cuando descubrimos que en la muerte-resurrecciosa de Jesús se nos ha mostrado la Vida del Padre. Y los humanos estamos invitados a entrar en esta corriente vital que se inicia en la Vida que se entrega (Padre), pasa por la Vida recibida que ensancha la donación (Hijo), y llega hasta nosotros en forma de Amor recibido que nos transforma en amantes (Espíritu).
La misma Biblia nos propone una comparación para ayudarnos a entender esto: "Tal como la lluvia y la nieve caen del cielo, y no regresan, sino que empapan la tierra y la fecundan, y la hacen germinar para que dé semilla a los sembradores y pan para alimento, así será la palabra que sale de mi boca" (Isaías 55,10). El cielo representa el Padre; las lluvias y la nieve que nos ofrecen el agua de vida, son el Hijo, la humedad que en los campos genera bosques y cultivos, es el Espíritu Santo, amor esparcido y compartido.
"A Dios no le ha visto nadie jamás". Cierto. Pero la multitud innumerable de personas que viven entregando la vida por toda la Tierra son un testimonio solemne y gratificante de que el don del Espíritu ha sido "sembrado" en nuestros corazones.
MENSAJE. 
Hemos sido invitados a pasar de la vida que se mantiene en la vida que se entrega, y, en la medida en que este paso se vaya haciendo realidad, nos acercaremos a la verdad completa y se irá aclarando el horizonte de nuestra vida. "Os anunciará el futuro".
RESPUESTA. 
Aceptar la invitación que procede de Dios y dejar que ilumine nuestra existencia en el marco iluminado de la existencia de toda la Humanidad.
En estos tiempos de crisis, poder y saber hacer el paso de la vida para ser mantenida a la vida para ser entregada genera una paz profunda. Es cierto: no es la paz que la sociedad directamente busca, pero eso no quiere decir que no sea la que necesita. Por ello, no sería justo guardárnosla, únicamente para nosotros.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. La crisis actual proviene del miedo a no poder mantener nuestro nivel de vida. ¿Podríamos rebajar este nivel de vida para poder compartirla mejor?
  2. En el camino que va desde la vida para ser mantenida hasta la vida para ser entregada, ¿en qué situación nos encontramos? ¿Hemos comenzado ya el camino? ¿Nos da miedo avanzar en él? ¿Se puede mantener la vida si no la entregamos?
  3. Las vacaciones se acercan, como las programamos: ¿Con la intención de mantener o de compartir la propia vida?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)

miércoles, 15 de mayo de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 28 - Pentecostés - Ciclo C



(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)





TERTULIA – PASCUA DE PENTECOSTÉS – Ciclo C 

Nota: Hoy la TERTULIA no es sobre el evangelio sino sobre la 1ª Lectura, que es el relato que ha dado lugar a la fiesta.
Bet
A mí me ha ido bien eso de cambiar, como nos sugeriste tú Víctor, el evangelio de hoy por la 1ª Lectura. Es un relato que me ha parecido muy divertido. Y sobretodo, dinámico: todo esto del vendaval  y las lenguas de fuego y la palabrería que provocó … Y, encima, ¡todos se entendían! No sé muy bien qué quiere decir, pero me ha parecido divertido. De todos modos, la casa donde dice que ocurrió todo esto, debería ser muy grande, porque se habla de mucha gente.
Víctor
Como Pentecostés era una gran fiesta judía, seguramente esto ocurrió en la gran explanada que había alrededor del templo de Jerusalén.
Magda
Yo más bien pienso que este relato no describe ningún hecho real, situado en un lugar muy amplio, sino que simplemente quiere crear un marco simbólico para enmarcar (valga la redundancia) la experiencia sorprendente que las primeras comunidades cristianas hicieron de sí mismas. Ellas debieron ser conscientes de que eran algo totalmente nuevo. El relato, primero habla de un "lugar", y después habla de una "casa". "El lugar" era una expresión popular para indicar el templo, como dices tú, Víctor; en cambio "en casa", en los evangelios, suele expresar el hecho de encontrarse reunidos los hermanos en familia.
Víctor
¿Quieres decir, por tanto, que esto de las lenguas de fuego no fue real?
Magda
¡Claro que fue real! Pero como una experiencia interior y profunda de las diferentes comunidades: la experiencia de pertenecer cada uno a comunidades muy distintas y que, sin embargo, se entendían. El relato describe la situación inversa a la de otro relato muy popular: la famosa Torre de Babel, donde se dice que todo el mundo se dispersó porque no se entendían porque hablaban lenguas diferentes.
Bet
Cuando yo todavía iba a misa, en la iglesia teníamos que estar siempre en silencio. Sólo podíamos cantar o rezar lo que decía el cura. ¡No existía el problema de entenderse o no! …
Julián
Esta debe ser una de las principales diferencias entre "el templo" y "en casa", como decías tú Magda. En los templos sólo habla uno, y todos deben escuchar. En casa todo el mundo charla …; incluso yo, cuando mi mujer me deja …
Bet
¡Qué morro tienes! Pero tengo que reconocer que soy un poco charlatana …
Julián
¡No …! ¡Si a mí me va muy bien! Igualmente, con tantas mujeres en casa, siempre tendría las de perder … De todos modos, lo de la charla está muy de moda. Esto que llamáis Pentecostés, es algo de todos los días … pero con una diferencia: la gente ni se entiende ni se quiere entender. Basta con pensar en el Congreso de los diputados. Allí, las lenguas de fuego provocan incendios … Ahora: entre la palabrería de los políticos y el silencio de las iglesias, yo me quedo con los políticos.
Víctor
En las iglesias no siempre hay silencio: hay música, y cantos, y respuestas en voz alta …
Julián
Perdona, Víctor; quizás me he excedido. Con esto del silencio me refería a dialogar y a expresar la propia opinión. Y me parece que esto … esto no lo hacéis en las iglesias. Por ejemplo: lo que estamos haciendo ahora aquí, ¿se podría hacer en una iglesia?
Bet
Hombre, Julián: ¡en la iglesia hay demasiada gente para hacer algo así!
Víctor
No creas: ha bajado mucho, la gente. De todos modos, sí que se hacen encuentros con grupos reducidos, y son más o menos como nosotros.
Magda
La impresión que tengo –mirándolo desde fuera– es que las iglesias son demasiado "templo" y demasiado poco "casa"; hay demasiado "altar" y demasiada poca "mesa"; demasiado "culto" y demasiada poca "hermandad".
Víctor
En la Iglesia pasa como con la cruz: hay un poste vertical que aguanta arriba un poste horizontal. Los dos postes son necesarios.
Magda
No me toca a mí decir cómo debe ser la Iglesia. Pero lo que yo encuentro en los evangelios –y es lo que más me encanta de ellos– no es exactamente eso. Según los evangelios, y también el relato de hoy, este poste vertical del que tú hablas es como si se hubiera acostado para identificarse con el poste horizontal. Desaparece el poste vertical. El Espíritu es como la lluvia: cae al suelo y se esparce sólo horizontalmente. "Se elevarán los valles, y descenderán los cerros".
Víctor
La lluvia, de alguna forma, cae del cielo
Julián
Pero no viene de fuera. En cambio, cuando tú, Magda, hablas de esto del espíritu, da la impresión –si lo he entendido bien– que es como si viniera de fuera.
Magda
Es una manera de hablar. De fuera no puede venir nada porque "fuera" no existe. Es una manera de expresar una experiencia que todos hacemos alguna vez: que hay cosas nuestras que no dependen sólo de nosotros. Nos guste o no, somos muy cortos de vista. Vemos sólo un trozo muy pequeño de la realidad total. Todos, en un momento u otro, experimentamos que la explicación de muchas cosas nuestras está más allá de nuestro (pequeño) campo de visión. No "fuera del mundo", pero sí más allá de nuestro (pequeño) mundo. La Biblia habla del Espíritu como este impulso, e invitación a abrirnos a la búsqueda de universalidad.
Víctor
¿El Espíritu Santo depende de nosotros o es un don de Dios?
Magda
Me parece que las dos cosas. Cuando me enamoré de ti, fue una decisión mía. La protagonista de mi enamoramiento era yo, pero no podía enamorarme de ti sin ti. Igualmente ocurre en la experiencia de universalidad: no podemos enamorarnos del Universo sin el Universo. Y el Espíritu es como el alma del Universo, que está también en cada uno de nosotros, si la aceptamos, claro.
Julián
¡Pero vosotros, cuando habláis de esto del espíritu, os referís a algo trascendente! ¿O no?
Magda
Depende de cómo se entienda "trascendente". En todo caso, para mí, no se trata de una trascendencia vertical sino horizontal: ir abriéndonos horizontes cada vez más amplios: del yo cerrado al nosotros; del nosotros al todos; del todos al Todo.
Bet
¡Esto me gusta! Quizá también yo he "recibido" el espíritu

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)