Traductor

jueves, 23 de mayo de 2013

"¡GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, y AL ESPÍRITU SANTO!" - Solemnidad de la Santísima Trinidad - Ciclo C


"¡GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, y AL ESPÍRITU SANTO!"
SOLEMNIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD – Ciclo C – 26 de mayo de 2013

SIN EL CONOCIMIENTO DE DIOS, LA VIDA CARECE DE SENTIDO
El hombre tiene necesidad de conocer la VERDAD acerca de Dios, del mundo y de sí mismo; ya que, de lo contrario, su vida carecería de sentido al ignorar la razón de su existencia, cuál debe ser su tarea esencial en este mundo, y cuál el destino final para el que ha sido creado. En esa búsqueda de la VERDAD, han tenido su origen todas las religiones que, a lo largo de los siglos, han ido apareciendo en la Historia de la humanidad, habiendo tenido el hombre como única pista la misma Creación, y habiendo recibido del Señor algunas "LUCES", que el Vaticano II denomina "semillas del VERBO".
La SABIDURÍA divina es la que ha inventado, creado y puesto en orden todo cuanto existe (1ª lectura). La misma Creación es para la razón humana como un "oscuro clisé" en el que se descubre "ALGO", que debe ser el ORIGEN de todo; pero que, para tener un claro conocimiento de ese "ALGO", sería necesario que el "clisé" se convirtiera en "fotografía": haría falta una "REVELACIÓN" del "clisé".

JESUCRISTO HA "REVELADO" EN SI MISMO ESE "ALGO" DE LA CREACIÓN.
Jesucristo es la "FOTOGRAFÍA" clara de aquel "clisé" indescifrable que Dios nos había ofrecido con la Creación, como así lo afirma el Señor en el Evangelio:"Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna"(Jn 3,16) -"Le dice Felipe: "Señor, muéstranos al Padre y nos basta". Le dice Jesús: "¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces, Felipe?" El que me ha visto a mí ha visto al Padre".
San Pablo nos invita en este día a dar gracias a Dios por la LUZ de la FE, que hemos recibido "por medio de nuestro Señor Jesucristo", quién nos ha dado a conocer al Padre; nos ha hecho verdaderos hijos de Dios, habiendo "derramado en nuestros corazones" el Espíritu Santo; y ha dado pleno sentido a nuestra vida infundiéndonos "la ESPERANZA de la gloria de los hijos de Dios".(2ª lectura).

"POR EL BAUTISMO HEMOS ENTRADO EN LA FAMILIA DE DIOS.
La celebración de hoy es como un resumen de todo el Año Litúrgico. En la Navidad hemos celebrado el Amor del PADRE, que entregó a su Hijo al mundo para nuestra Salvación; durante el tiempo de Pascua, hemos contemplado a Jesucristo, el HIJO, que, con su muerte y resurrección, nos ha librado del pecado y de la muerte; y, en Pentecostés, hemos conocido al ESPÍRITU SANTO, que se nos ha dado para que podamos participar eternamente en la vida íntima de Dios.
En el BAUTISMO hemos entrado de una manera efectiva en la FAMILIA de Dios: el Padre, es nuestro Padre; el Hijo, es nuestro Hermano mayor; y el Espíritu Santo habita en nosotros, haciéndonos entrar en COMUNIÓN de VIDA con Dios y con todos los hombres que participan en esa misma VIDA divina. Vivamos como HIJOS de Dios, haciendo en todo su voluntad; procuremos parecemos a nuestro HERMANO, Jesucristo; y dejémonos SANTIFICAR por el Espíritu Santo, que para eso habita en nosotros.

Leunam