Traductor

miércoles, 8 de mayo de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 27 - Ascensión - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)




TERTULIA – Ascensión del Señor – Ciclo C 

Víctor
Os tengo que confesar un problema: hoy, en la Iglesia, celebramos la Ascensión de Jesús al cielo. Pero resulta que de este hecho tan importante, fuera de Lucas, los otros evangelios no dicen absolutamente nada. ¿Por qué?
Magda
No solo no dicen nada sino que, de alguna forma, dicen lo contrario. El evangelio de Mateo pone en boca de Jesús estas palabras: "Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin de los tiempos". Por tanto: no se va sino que se queda. Parece contradictorio.
Víctor
De ahí mi problema. Claro que, bien mirado, Jesús también podría estar a la vez en el cielo y entre nosotros. Con todo esto del Big Bang, ya se ve que el cielo no puede ser un lugar sino una manera de existir. Pero incluso así, ¿por qué los evangelios no hablan de la Ascensión, aparte de Lucas?
Julián
Lo siento, Víctor, pero ya comprenderás que sobre este punto yo no te puedo ayudar. A mí, todo esto de Jesús: Milagros, resurrección, ascensión, … no me va. A mí, pídeme tocar con los pies en el suelo –y nunca tan oportuno, si hablamos de subir hacia arriba como los cohetes. Y menos si pienso lo que nos dices siempre tú, Magda: que Jesús representa al Hombre. Aunque no estaría mal: os imagináis a la Humanidad, todos juntos subiendo hacia arriba! … A lo mejor un día invadimos un planeta de otra galaxia …
Bet
¡Vamos, Julián! No te mofes. Yo tampoco creo nada de esto; aunque  de pequeña, sí me lo creía. ¡Y me gustaba! ¡Me lo imaginaba de una forma tan real: Jesús, vestido de blanco, subiendo hacia arriba hasta perderse de vista. ¡Lástima que no sea verdad! …
Víctor
Yo no lo diría tan seguro que no es verdad. Acepto que no se puede entender literalmente, pero, si lo dice el Evangelio, algo de verdad debe haber. Pero, ¿qué?
Magda
Sólo Lucas utiliza este lenguaje. En la segunda parte de su obra, los Hechos de los apóstoles, vuelve a hablar sobre ello, y es un poco más explícito. Añade que, después de que los discípulos perdieran de vista a Jesús yendo hacia arriba, se les aparecieron dos hombres que les dijeron que Jesús, al igual que había subido, volvería a bajar al cabo de pocos días. Se referían a la venida del Espíritu Santo, en la fiesta de Pentecostés. Parece que Lucas quiere sincronizar, de alguna manera, dos movimientos: Jesús sube para que el Espíritu baje. Por otra parte, antes ya había dicho que el Espíritu baja para que Jesús (el Hombre) suba. El Espíritu y Jesús (el Hombre) serían como los platillos de una balanza: si uno baja, el otro sube. Y nos preguntamos: ¿Desde dónde baja el Espíritu, y a dónde sube el Hombre?
Si estas preguntas nos las hiciéramos con lenguaje actual, quizás diríamos: ¿De dónde viene la fuerza que hace subir o progresar a la Humanidad, y hacia dónde nos lleva este progreso?
Julián
Formulado así, para mí la respuesta sería muy clara: la fuerza que hace avanzar a la Humanidad es la inteligencia, y no viene de ninguna parte; no viene de fuera. La inteligencia humana es fruto de su propia evolución, y tiene que ver con la evolución del cerebro. La inteligencia no viene de ninguna parte ni nos lleva a ninguna parte.
Bet
Yo no creo que sea la inteligencia la que haga progresar a la Humanidad. Cierto: la inteligencia es una gran fuerza, pero puede servir para progresar o para retroceder. La bomba atómica es fruto de la inteligencia y, ¡ya ves donde nos ha llevado! El sistema económico actual es obra de la inteligencia y, ¡yo no diría que nos haga progresar! Incluso los Estados actuales y el sistema político mundial … Ahora empezamos a darnos cuenta de su gran capacidad deshumanizadora.
Yo diría que el progreso de la Humanidad viene sobre todo de la bondad. Depende de si hay bondad o no, que la inteligencia nos humanice o nos deshumanice. Y la pregunta que siempre me hago y nunca termino de responderme es: ¿de dónde viene la bondad? ¿Qué hace que haya personas buenas y personas crueles? La inteligencia viene de la evolución del cerebro, pero la bondad puedes tenerla o no tenerla. Para ser bueno hay que decidirlo. Pero, ¿cómo es que unos lo decidan, y otros, no?
Víctor
Quizás depende de la educación que cada uno ha recibido …
Bet
Esta no puede ser la última razón. Debe haber alguna otra cosa. Hay personas que han recibido muy buena educación, y son unos aprovechados que abusan de todos, y algunos han crecido en un ambiente del todo hostil, y en cambio tienen un corazón generoso.
Julián
Pero, como se suele decir, la ocasión hace al ladrón. Yo creo que todo depende de las circunstancias.
Bet
No lo creo. Conozco gente que tenían todas las oportunidades para ser unos malnacidos, y no lo han sido. Es más: no me imagino a ninguno de vosotros aprovechándose de alguien si las circunstancias lo permitieran. Yo misma: me repugna sólo la idea de hacer daño a nadie, incluso a un animal. ¿Por qué yo he optado decididamente por hacer bien, y, al parecer, hay personas que buscan sus intereses aunque hagan mucho daño?
Víctor
Esta pregunta que tú te haces, yo también me la he hecho muchas veces. Y debo confesaros que es una pregunta que me da miedo. Me da miedo porque lleva a considerarme mejor persona que otros … Pero, por otra parte, es verdad: yo he decidido ser buena persona, y, en cambio, veo que hay personas que desprecian a los demás para mantener sus privilegios, su dominio, sus riquezas, … Me cuesta mucho no pensar que hay gente mala. Por eso es una pregunta que me da miedo.
Magda
A mí también me da miedo esa pregunta, y, a la vez, no puedo evitarla. Bet: ya ves: parece que nos has llevado a un callejón sin salida
Pero, ¡no pasa nada! No tenemos ninguna necesidad de salir de inmediato de este callejón. Ni siquiera sabemos si hay salida … Quizás es esto lo que nos quiere sugerir Lucas con este lenguaje tan extraño de la Ascensión: ¡salir del callejón volando! ¡Quién lo podía imaginar! A sus seguidores, Jesús les manda "que no salgan de Jerusalén" hasta que hayan recibido el Espíritu. Jerusalén, para ellos, era también un callejón sin salida. ¿Quién les iba a decir que, transformados por el Espíritu, convertirían ese callejón sin salida en el "cruce de caminos" que pondría a ellos y a su mensaje en comunicación con todos los pueblos?! Lo leeremos el próximo domingo, que es Pentecostés.
Julián
Esto de encontrarse en un callejón sin salida es una experiencia muy frecuente en mi profesión. La gente viene a los médicos para curarse, pero no siempre se puede. Más aún: de alguna manera siempre acabas fracasando porque, un día u otro, todo el mundo muere. Pero también es verdad eso que insinúas de las salidas inesperadas. Cuando un enfermo llega a su callejón sin salida, algunos compañeros médicos "escapan" diciendo a los familiares: llamad el cura. Como yo no creo en curas, no me queda más remedio que hablar directamente. Y , ¡no os podéis imaginarse la variedad de reacciones que se dan! Las hay realmente sorprendentes. Recuerdo (no hace mucho) una chica, de la edad de nuestra hija mayor, que cuando le dije que no había remedio, sonrió y me dijo: Gracias, doctor, por decírmelo. Estoy muy cansada de luchar para vivir. Lo seguiría haciendo si hubiera alguna posibilidad. Pero dice que no la hay. Pues ahora me dedicaré a descansar. Morir se puede hacer descansando.
–¿Cuántos días, más o menos?
–Ocho días serían muchos –le dije.
–No se preocupe: aprovecharé los que sean.
Magda
¿Murió?
Julián
Sucedió algo absolutamente inexplicable. Sí; murió. Pero pasaron casi tres meses. Un día le dije que quizás me había equivocado en el diagnóstico ya que había mejorado. Pero ella me respondió: "No, doctor: no se ha equivocado. Ocurre lo que le dije: morir no cansa tanto como luchar para vivir. Yo luchaba pensando en el muchacho que dejo. Si no puedo vivir, lo mejor que puedo hacer por él es dejarle un buen recuerdo de mí".
No sé qué nombre dar a un cambio así: ¿sublimación?, ¿autosugestión?, ¿ascensión?, ¿resurrección? … Ella decía, con cierta ironía, que estaba en el cielo, sobretodo cuando jugaba con su hijo.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)