Traductor

miércoles, 15 de mayo de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 28 - Pentecostés - Ciclo C



(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)





TERTULIA – PASCUA DE PENTECOSTÉS – Ciclo C 

Nota: Hoy la TERTULIA no es sobre el evangelio sino sobre la 1ª Lectura, que es el relato que ha dado lugar a la fiesta.
Bet
A mí me ha ido bien eso de cambiar, como nos sugeriste tú Víctor, el evangelio de hoy por la 1ª Lectura. Es un relato que me ha parecido muy divertido. Y sobretodo, dinámico: todo esto del vendaval  y las lenguas de fuego y la palabrería que provocó … Y, encima, ¡todos se entendían! No sé muy bien qué quiere decir, pero me ha parecido divertido. De todos modos, la casa donde dice que ocurrió todo esto, debería ser muy grande, porque se habla de mucha gente.
Víctor
Como Pentecostés era una gran fiesta judía, seguramente esto ocurrió en la gran explanada que había alrededor del templo de Jerusalén.
Magda
Yo más bien pienso que este relato no describe ningún hecho real, situado en un lugar muy amplio, sino que simplemente quiere crear un marco simbólico para enmarcar (valga la redundancia) la experiencia sorprendente que las primeras comunidades cristianas hicieron de sí mismas. Ellas debieron ser conscientes de que eran algo totalmente nuevo. El relato, primero habla de un "lugar", y después habla de una "casa". "El lugar" era una expresión popular para indicar el templo, como dices tú, Víctor; en cambio "en casa", en los evangelios, suele expresar el hecho de encontrarse reunidos los hermanos en familia.
Víctor
¿Quieres decir, por tanto, que esto de las lenguas de fuego no fue real?
Magda
¡Claro que fue real! Pero como una experiencia interior y profunda de las diferentes comunidades: la experiencia de pertenecer cada uno a comunidades muy distintas y que, sin embargo, se entendían. El relato describe la situación inversa a la de otro relato muy popular: la famosa Torre de Babel, donde se dice que todo el mundo se dispersó porque no se entendían porque hablaban lenguas diferentes.
Bet
Cuando yo todavía iba a misa, en la iglesia teníamos que estar siempre en silencio. Sólo podíamos cantar o rezar lo que decía el cura. ¡No existía el problema de entenderse o no! …
Julián
Esta debe ser una de las principales diferencias entre "el templo" y "en casa", como decías tú Magda. En los templos sólo habla uno, y todos deben escuchar. En casa todo el mundo charla …; incluso yo, cuando mi mujer me deja …
Bet
¡Qué morro tienes! Pero tengo que reconocer que soy un poco charlatana …
Julián
¡No …! ¡Si a mí me va muy bien! Igualmente, con tantas mujeres en casa, siempre tendría las de perder … De todos modos, lo de la charla está muy de moda. Esto que llamáis Pentecostés, es algo de todos los días … pero con una diferencia: la gente ni se entiende ni se quiere entender. Basta con pensar en el Congreso de los diputados. Allí, las lenguas de fuego provocan incendios … Ahora: entre la palabrería de los políticos y el silencio de las iglesias, yo me quedo con los políticos.
Víctor
En las iglesias no siempre hay silencio: hay música, y cantos, y respuestas en voz alta …
Julián
Perdona, Víctor; quizás me he excedido. Con esto del silencio me refería a dialogar y a expresar la propia opinión. Y me parece que esto … esto no lo hacéis en las iglesias. Por ejemplo: lo que estamos haciendo ahora aquí, ¿se podría hacer en una iglesia?
Bet
Hombre, Julián: ¡en la iglesia hay demasiada gente para hacer algo así!
Víctor
No creas: ha bajado mucho, la gente. De todos modos, sí que se hacen encuentros con grupos reducidos, y son más o menos como nosotros.
Magda
La impresión que tengo –mirándolo desde fuera– es que las iglesias son demasiado "templo" y demasiado poco "casa"; hay demasiado "altar" y demasiada poca "mesa"; demasiado "culto" y demasiada poca "hermandad".
Víctor
En la Iglesia pasa como con la cruz: hay un poste vertical que aguanta arriba un poste horizontal. Los dos postes son necesarios.
Magda
No me toca a mí decir cómo debe ser la Iglesia. Pero lo que yo encuentro en los evangelios –y es lo que más me encanta de ellos– no es exactamente eso. Según los evangelios, y también el relato de hoy, este poste vertical del que tú hablas es como si se hubiera acostado para identificarse con el poste horizontal. Desaparece el poste vertical. El Espíritu es como la lluvia: cae al suelo y se esparce sólo horizontalmente. "Se elevarán los valles, y descenderán los cerros".
Víctor
La lluvia, de alguna forma, cae del cielo
Julián
Pero no viene de fuera. En cambio, cuando tú, Magda, hablas de esto del espíritu, da la impresión –si lo he entendido bien– que es como si viniera de fuera.
Magda
Es una manera de hablar. De fuera no puede venir nada porque "fuera" no existe. Es una manera de expresar una experiencia que todos hacemos alguna vez: que hay cosas nuestras que no dependen sólo de nosotros. Nos guste o no, somos muy cortos de vista. Vemos sólo un trozo muy pequeño de la realidad total. Todos, en un momento u otro, experimentamos que la explicación de muchas cosas nuestras está más allá de nuestro (pequeño) campo de visión. No "fuera del mundo", pero sí más allá de nuestro (pequeño) mundo. La Biblia habla del Espíritu como este impulso, e invitación a abrirnos a la búsqueda de universalidad.
Víctor
¿El Espíritu Santo depende de nosotros o es un don de Dios?
Magda
Me parece que las dos cosas. Cuando me enamoré de ti, fue una decisión mía. La protagonista de mi enamoramiento era yo, pero no podía enamorarme de ti sin ti. Igualmente ocurre en la experiencia de universalidad: no podemos enamorarnos del Universo sin el Universo. Y el Espíritu es como el alma del Universo, que está también en cada uno de nosotros, si la aceptamos, claro.
Julián
¡Pero vosotros, cuando habláis de esto del espíritu, os referís a algo trascendente! ¿O no?
Magda
Depende de cómo se entienda "trascendente". En todo caso, para mí, no se trata de una trascendencia vertical sino horizontal: ir abriéndonos horizontes cada vez más amplios: del yo cerrado al nosotros; del nosotros al todos; del todos al Todo.
Bet
¡Esto me gusta! Quizá también yo he "recibido" el espíritu

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)