Traductor

jueves, 30 de mayo de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 30 - Corpus Christi - Ciclo C



(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)






TERTULIA – CORPUS CHRISTI – Ciclo C 

Julián
¡Caramba! Este evangelio de hoy parece un problema de matemáticas: ¡todo son números! Y es un verdadero problema, porque no casan de ninguna manera. ¡Ya me diréis cómo se alimentan 5000 hombres con sólo 5 panes!
Víctor
Se trata de un milagro, y sería muy necesario repetirlo. Hoy se celebra el día de Cáritas. En Cáritas estamos desbordados con tanta gente que nos pide comida.
Bet
Yo no creo que Jesús hiciera o pudiera hacer este milagro que dice aquí. Si fuera así, se le podría acusar de no repetirlo. ¿Por qué ayer sí, y hoy no?
Magda
Yo tampoco creo que aquí hubiera ningún milagro, al menos tal como se suele entender esto de los milagros. Más aún: si continuáramos leyendo, veríamos que Jesús no consiguió lo que quería hacer. En este relato destaca el número 5 → 50 → 5000. El 50 representa a la nueva comunidad del Espíritu. Lo que Jesús pretendía era que la multitud se convirtiera en comunidad. "Decidles que se sienten en grupos de 50" es una expresión para indicar unas comunidades adultas y libres (Pensamos en Pentecostés). De momento, no lo consiguió. Estas comunidades, compartiendo lo que tenían, no aparecerán hasta después de su muerte.
Víctor
Eso que dices, ya sabes que me crea muchos interrogantes sobre el trabajo de Cáritas. Lo hemos hablado muchas veces. Tú siempre me dices que no acabas de entender nuestro trabajo porque hacemos beneficencia pero no se hace comunidad, que es lo que realmente es urgente. Pero, ¿cómo? La gente que viene a Cáritas quiere alimentos, ¡y le importa un bledo hacer comunidad!
Magda
No critico el trabajo de Cáritas. ¡Dios me libre! Sólo digo que, según el Evangelio, es posible que se esté haciendo un trabajo que no es exactamente el más "cristiano". Por otra parte, es también lo que hizo Jesús en un primer momento, según el relato que hemos leído. Pero si leemos el Evangelio hasta el final, volveremos a encontrar a la multitud pidiendo la crucifixión de Jesús y exigiendo la liberación de Barrabás, que era un criminal. A menudo la multitud prefiere tener líderes –aunque la manipulen– en lugar de convertirse en comunidad. En cambio la obra de Jesús es hacerse alimento –él y nosotros para que la multitud pase a ser comunidad. Un cambio libre, pero que es el único camino posible.
Julián
Perdonad que yo siempre entienda las cosas desde mi trabajo. Eso que acabas de decir tú, Magda, sobre la multitud que no quiere ser comunidad, me resulta clarificador. Si he de ser sincero, las palabras del evangelio de hoy que más me han llamado la atención son cuando dice que ese Jesús curó a los que lo necesitaban. Seguramente aquí hay gancho. "Los que lo necesitaban". Estoy cansado de encontrarme con enfermos que "no tienen necesidad" de curarse. Al contrario: tienen "necesidad de estar enfermos". Será más o menos eso que dices de ser "multitud" y rechazar ser "comunidad". Os aseguro que, en ciertos casos, no sé si es mejor intentar curarlos o dejarlo correr. Más o menos, como te pasa a ti, en Cáritas.
Víctor
¡Es tal como lo dices! Es sorprendente la cantidad de enemigos que se está creando Cáritas por el hecho de ayudar. ¡Sobretodo entre los propios ayudados! Pero, por otra parte, hay gente que lo pasa muy mal. ¡Algo hay que hacer! ¡A algún lugar deben poder ir!
Bet
La gente sabe que tenéis dinero o alimentos, y viene a buscar. Es lógico. Y si a alguien no le dais lo que él espera, se enfada. Él considera que Cáritas tiene obligación de dar, y que ellos tienen derecho a recibir. ¡A Cáritas no van a buscar comunidad!
Julián
Pienso que en Cáritas estáis haciendo un servicio de suplencia. Es un servicio que debería hacer el ayuntamiento: porque es él quien nos cobra impuestos y tiene los mecanismos necesarios para evitar los abusos. ¿Podéis estar seguros de que dais a quien más lo necesita? No lo podéis saber porque no tenéis, ni podéis tener, un conocimiento de la situación real de la gente.
Víctor
En principio, nosotros nos tenemos que fiar de la gente. Pero es evidente que hay quienes nos engañan. Y, encima, suelen ser los que más nos critican. Ya sé que no debemos ayudar para que hablen bien de nosotros; pero, ¡ni tan tanto ni tan poco!
Bet
Yo a veces he dado cosas para Cáritas. Y no me sabe mal, pero me queda un gusanillo dentro como diciéndome: Este no es el camino, es demasiado cómodo. Entre todos hemos montado una sociedad que crea pobres, y en lugar de cambiar la sociedad, "mantenemos" a los pobres. Yo pienso que, fuera de algún caso muy especial, detrás de cada pobre hay alguna clase de injusticia social. Se debería ayudar al pobre, pero sin dejar de trabajar para cambiar las cosas.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)