Traductor

miércoles, 5 de junio de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 31 - DOMINGO X DE ORDINARIO - Ciclo C


(Ver Capítulo 0 presentación de los tertulianos)




TERTULIA – DOMINGO X DE ORDINARIO – Ciclo C 

Julián
Ya me perdonaréis: pero yo pienso que, relatos como éste, pueden resultar más dañinos que beneficiosos. De acuerdo: es muy bonito eso de resucitar muertos; … pero imaginad que leen esto unos padres que han perdido a su hijo o a su hija. ¿Cómo se sentirán? ¿Qué preguntas se harán?
En mi profesión, la cosa más dura es certificar la muerte de alguien, pero cuando se trata de jóvenes, resulta realmente terrible.
Víctor
Cierto: debe ser terrible para unos padres la muerte de un hijo. Pero precisamente este relato querrá dar esperanza en estos casos.
Bet
¡Esto no da ninguna esperanza! ¡Sólo puede "dar esperanza" a los que no la necesitan! Yo estoy de acuerdo con Julián: si alguien se encuentra en estas circunstancias, este relato le resulta más dañino que beneficioso. Tenemos a unos amigos que pasaron por esto … ¡Su hija tenía 16 años! Se hundieron. Y continúan hundidos. No lo superan.
Julián
No lo superan ni lo quieren superar. Y yo lo entiendo: estar hundidos es para ellos una forma de estar más cerca de su hija. ¡Nunca nadie muere solo! Cuando muere alguien joven, sus padres mueren también un poco –o mucho– con él. Tienen derecho a estar así.
Bet
Al principio nosotros intentábamos animarles, pero luego vimos que teníamos que respetar esta manera de reaccionar. Como ha dicho Julián, es su forma de estar más cerca de su hija.
Magda
¿Tienen otros hijos?
Bet
Una hija mayor, ya casada y con un hijo. Para ellos es diferente. Pero les ha provocado mucho miedo. Dicen que si les pasara algo así, ellos no se repondrían …
Magda
Tú, Julián, has dicho algo que me ha afectado mucho: nunca nadie muere solo. Pienso que esto es exactamente lo que también nos quiere decir el evangelio de hoy. Aunque el evangelio lo dice al revés: nunca nadie vive solo. Me parece que los evangelios nos abren a una manera diferente de ver la vida y la muerte. Para los evangelios, sólo está realmente muerto quien quiere vivir solo. Igualmente sólo está realmente vivo quien decide vivir en comunión. La comunión es vivir, la soledad es muerte.
Bet
Yo creo, Magda, que, por desgracia, las cosas funcionan al revés de como dices. Es la muerte que nos hunde en la soledad más absoluta. La muerte rompe y anula esta comunión de la que tú hablas.
Magda
No te quiero contradecir, Bet. No sé cómo nos lo tomaríamos Víctor y yo si nos pasara como a vuestros amigos. Lo que yo decía, no lo digo yo: es lo que me parece que dice el Evangelio. Repito: no sé cómo reaccionaría yo en una situación así. Pero me aferro a esa idea de que allí donde hay comunión hay vida, de modo que la misma muerte física puede ser vivida en un marco de vida. En el relato que hemos leído, en mi opinión, el punto central es cuando dice que Jesús dio al joven a su madre. Jesús no habla al joven como difunto a quien quiere resucitar sino como hijo separado de su madre. Da la impresión de que, separados, hijo y madre están muertos, en cambio, reencontrados, los dos viven, y son expresión de vida para todos. Dios ha visitado a su pueblo, reconocen todos.
Bet
No sé. Sigo pensando que esto sólo consuela a los que no se encuentran en estas circunstancias.
Julián
Yo no sé qué pensar. En mi trabajo me he encontrado de todo. Es cierto: también me he encontrado con gente que, parece, no creen en la muerte. No sé si es porque son incapaces de aceptarla o porque tienen esa fe que dices tú, Magda. Me resultan sorprendentes; y a veces incluso irritantes. Cuando se trata de enfermos que sufren mucho, me parece normal que se hable del fallecimiento como de una liberación. Pero hablar así, cuando podrían llevar una vida normal … es incomprensible. Recuerdo un caso: ¡la fallecida tenía treinta y siete años! "El mundo era demasiado pequeño para ella. Ahora trabajará con más comodidad" –repetía su madre. ¡Qué tontería! ¡Ahora no hará nada de nada con los muchos proyectos que tenía!
Víctor
Quizás depende de cuáles fueran esos proyectos. Si eran proyectos sobre el mundo, estos los vamos llevando adelante entre todos, incluidos los difuntos. Así lo creo, yo.
Julián
De hecho, algunos de los proyectos que ella empezó ahora continúan con más gente. Pero ella no lo puede ver. Y estaría tan contenta de verlo …
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)