Traductor

miércoles, 19 de junio de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 33 - DOMINGO XII DE ORDINARIO - Ciclo C


Tertulia en espiral


TERTULIA – DOMINGO XII DE ORDINARIO – Ciclo C 

Bet
“¿Quién es Jesús?” Es una pregunta que yo también me hice durante algún tiempo, antes de dejarlo todo porque vi que todo era un gran montaje. Respuestas te dan muchas … ¡Demasiadas!
Víctor
Yo pienso que, hablando de quién es Jesús, hay que tener en cuenta sólo la respuesta que dan los evangelios. Pero precisamente aquí está, actualmente, mi problema: Pedro da la única respuesta correcta, y en cambio Jesús, ¡le prohíbe severamente decírselo a nadie! ¿Por qué? La gente esperaba al Mesías, y Jesús lo era. ¡¿Por qué no se puede decir?! ¡¿Cómo podía, después, pedir que creyeran en él?! …
Julián
A mí, de niño, nunca me hablaron de este señor. Y, la verdad: siempre que he oído hablar luego de él, he pensado que era una suerte que no me dijeran nada, porque veo que cada uno le usa para lo que le interesa. ¡Eh! Si es que existió ese Jesús, ¡yo no tengo nada en contra de él! Los que no me interesan son los que siempre hablan de él en su favor. En la mayoría de los casos dudo que sepan de qué hablan. Algo diferente es esta tertulia. Aquí, el diálogo a partir de estos textos, sean de quien sean, me ayuda a pensar sobre la realidad, aunque no necesito "meter" a nadie más.
Magda
Yo me he encontrado bastante como tú, Julián. De pequeña crecí en un clima sin ninguna forma de religión. Fue en la escuela, ya un poco mayor, y por casualidad, que me encontré con los relatos evangélicos, y descubrí todo un mundo nuevo. Para empezar, este mundo nuevo, para mí, no tiene nada que ver con la religión. Mi relación, muy indirecta, con la religión comenzó cuando te conocí a ti, Víctor.
Yendo a la pregunta de hoy sobre quién es Jesús, creo que los evangelios dan una respuesta que no es ni precisa ni bien definida. El caso más extremo es el evangelio de Juan, que nos presenta a un Jesús diferente para cada persona que se encuentra con él. Para los sus discípulos, es el maestro; para los ciegos es la luz; para los hambrientos es alimento; para los sedientos es agua; para los difuntos es resurrección; para los desorientados es camino; … Depende de quien tiene delante que sea una cosa u otra. Y es precisamente esto lo que realmente me cautiva.
Julián
¡Pero esto pasa con todos! Todos somos diferentes según la persona que tenemos delante. Yo, por ejemplo, soy médico para los enfermos; para Bet, soy su marido; para las niñas, soy su padre; en el Partido, soy uno de los suyos; … Y para la gran mayoría, ¡soy un perfecto desconocido!
Magda
¡Sí, sí! Totalmente de acuerdo. En el fondo, el ser humano es "respuesta" a los demás. Tanto es así, que en los evangelios, y sobretodo en el evangelio de Juan, Jesús se llama a sí mismo "el hombre". Por eso me interesan tanto los evangelios: porque, hablando de la persona concreta de Jesús, en realidad nos ofrecen una radiografía de la Humanidad.
Bet
Pero Jesús, ¿fue una persona real, o no? Yo creo que los evangelios no pasan de ser una novela de ficción.
Magda
Yo diría más bien que se asemejan a una novela histórica. Jesús y muchos de los personajes son reales, pero los diferentes relatos nos llevan más allá de cada personaje concreto para convertirlo en representante de algún aspecto de la vida de la Humanidad. También hay personajes que sirven de contrapunto, para poner más de relieve la realidad humana.
Bet
¿Por ejemplo…?
Magda
Por ejemplo: los Doce. A pesar de ser discípulos de Jesús no le entienden, en absoluto, a causa de sus ideas prefijadas. Por eso Jesús les prohíbe severamente que digan a nadie que él es el Mesías… La idea que ellos, y la multitud, tenían del Mesías era del todo deformada. La "radiografía" que nos presenta el relato que hemos leído es clara: somos realmente humanos cuando nos hacemos "respuesta" a la persona concreta que tenemos delante. A ello se oponen las ideas prefijadas que nos hacemos de nosotros mismos y de los demás. Consecuencia de estas ideas fijas será el rechazo y condena de los demás cuando no coinciden con nuestras ideas. ¿Queréis una radiografía más exacta del drama de la Humanidad? Las ideas fijas, los prejuicios, las "fichas" que nos hacemos los unos de los otros "matan" la Humanidad.
Con todo, el relato de hoy es optimista: El hombre "resucitará al tercer día". Los doce acabarán superando sus ideas prefijadas. Muchos humanos acabarán dándose cuenta de los efectos mortales de su forma de pensar y de hacer, y se harán "discípulos" del Hombre.
Víctor
Según lo que dices, y respondiendo a la pregunta de hoy, podríamos decir que Jesús es "el hombre para los demás". Y si los discípulos hubiesen entendido esto, con relación al Mesías, no habría habido ningún problema en decirlo y proclamarlo.
Julián
Eso que dices, ¿no se podría decir también al revés: todo el que vive para los demás se va convirtiendo en mesías? (En vuestro lenguaje, claro).
Magda
Por lo que yo he podido entender, es exactamente como decís. Quizás, tú Julián, eres más evangélico de lo que creías…
Julián
No corras tanto, que estoy muy bien como estoy ahora. Todo esto de la religión continúa produciéndome mucha alergia. Y no creo que el Evangelio se pueda desvincular de la religión

Nota del webmaster: ¿O sí? Invito a que alguien lo desarrolle en los comentarios.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)