La revolución del Espíritu Santo


Traductor

miércoles, 10 de julio de 2013

PLEGARIAS DE LOS FIELES - Domingo XV del tiempo ordinario - Ciclo C.


PLEGARIAS DE LOS FIELES

Domingo XV del tiempo ordinario. C.

PRESIDENTE. - Jesús nos ha invitado a amar a Dios con todo el corazón y con toda el alma, y a amar a los demás como a nosotros mismos. Movidos por este amor, oremos con fe diciendo:  ESCÚCHANOS, PADRE

  1. En la primera Lectura podíamos leer en referencia a los mandamientos de Dios: «Son palabras que tienes muy cerca de ti para poderlas cumplir: las tienes en los labios, las tienes en el corazón.» ...
    Abre Señor nuestros oídos a nuestro corazón para que así podamos saber lo que esperas de nosotros…
    OREMOS
  2. Esta semana, San Pablo, nos decía, haciendo alusión al Cristo en relación con la Iglesia: «Él es también la cabeza del cuerpo» ...
    Señor, no permitas que nuestra iglesia olvide nunca quién es su único Señor y no se deje deslumbrar por el poder de este mundo; ni nosotros, sus miembros, deifiquemos a ningún ser humano, olvidando que tú eres el único "lider"…
    OREMOS
  3. El Evangelio nos traía una parábola para explicarnos cuál es la ley más importante ...
    Señor, haz que nos demos cuenta de que el único rostro de Dios que podemos ver es el rostro de nuestro próximo. Y que no hay ley, ni decreto más importante que ayudar siempre a quien nos necesita…
    OREMOS
  4. Roguemos por aquellos que no creen en Jesús, pero están siempre dispuestos a trabajar por la igualdad, la libertad y la dignidad humanas ... Ayúdalos a llevar a buen término su tarea …
    OREMOS
  5. Por todos cuantos atraviesan por momentos difíciles y por los que están a su lado ...
    Confórtarlos en sus penas, que también son las nuestras…
    OREMOS
  6. Por este pequeño grupo de hombres y mujeres que nos hemos reunido hoy para orar y celebrar el domingo ....
    Que cada día nos vayamos situando más en hacer tu voluntad…
    OREMOS
Dios nuestro, Padre de todos, escucha nuestra oración y haz que con nuestra forma de vivir sepamos ser buenos testigos de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.