Traductor

lunes, 1 de julio de 2013

REFLEXIONES DOMINICALES.DOMINGO XIV DE ORDINARIO. CICLO C.

DOMINGO XIV DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo C.
http://servicioskoinonia.org/cerezo/

PROYECTO DE HOMILÍA. 

Otros setenta y dos …
Sorprende, en los Evangelios, la poca sintonía de los Doce con Jesús. Pero se trata de una "estrategia" de los Evangelistas para poner de relieve la resistencia a ser "servidores de Universalidad". Tendemos a entender la elección no tanto como un servicio a todos sino como un privilegio personal o del propio grupo.
En contraste con los Doce, el evangelio de hoy muestra la sintonía de los Setenta y dos. El significado de los "Setenta y dos" (o Setenta, según otras fuentes) es interpretado diferentemente entre los comentaristas, pero todos coinciden en que es una manera de indicar la universalización de la elección de Dios. Si hasta ahora, en el lenguaje bíblico, (sólo) Israel era el Pueblo elegido, Jesús marca el momento en que esta elección se extiende a todos los pueblos. No se trata propiamente de un cambio sino de un cumplimiento, ya que la elección de Israel era precisamente como primicia y garantía de la elección de Dios a favor de todos los Pueblos.
Si Doce es la cifra de Israel, Setenta y dos (o Setenta) es la cifra de la totalidad de los Pueblos. También ellos son "enviados" como representantes de todos los Pueblos, con sus culturas, religiones, y peculiaridades.
El resultado de la "misión" de los Setenta y dos provoca en Jesús un estallido de entusiasmo, que el evangelista transcribe a continuación del fragmento leído hoy: "En ese momento, Jesús, lleno de la alegría del Espíritu Santo, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado a la gente sencilla lo que ocultaste a los sabios y entendidos. Sí, Padre, así te ha parecido bien hacerlo"(Lucas 10,21).
El éxito de la misión de los Setenta y dos anuncia la "victoria" del Reino de Dios sobre el reino de Satanás (del Poder). "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo".
Hay abundante cosecha y pocos obreros …
Es necesario entender esta afirmación en coherencia con lo dicho anteriormente: "… designó a otros setenta y dos y les envió …". Ya no es sólo el "sembrado" constituido por el Pueblo de Israel que está listo para ser recogido, sino que ahora ya son todos los Pueblos los que están "maduros" para una cosecha abundante, y hay que pedir al Dueño de los sembrados que mande obreros para que no se pierda la cosecha.
Los Setenta y dos que ahora envía Jesús responden a esta nueva situación de abundancia. Ya no es necesario "formar parte del grupo reducido de los Doce". La invitación ahora es universal. "Venga a nosotros tu Reino", un Reino que ya no se diferencia de la Humanidad sino que es la Humanidad misma en la medida en que acoge el mensaje plenamente humanizador de Jesús. "Os envío como corderos en medio de lobos": compartir, curad enfermos, anunciad la Buena Noticia del nuevo Reino.
Lucas describe como una experiencia propia de Jesús la sorprendente experiencia que había habido en las primeras comunidades cristianas: la buena acogida que habían tenido entre paganos, en contraste con la mala acogida en tierra de Israel. "Ay de ti, Corazín! Ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que, en señal de arrepentimiento, se habrían sentado en la ceniza, se habrían puesto vestidos de saco y se habrían convertido " (Lucas 10, 13) (Fragmento que la Lectura del Misal no recoge).
… Como corderos en medio de lobos …
Similares a lobos, eran imaginados los Paganos vistos desde el abrigo del Pueblo Elegido, pero, una vez que los corderos se han encontrado entre ellos, han podido comprobar que no eran tan malos como se suponía. Incluso fueron mejor acogidos que entre los propios. "Los setenta y dos volvieron todos contentos".
No saludéis a nadie en el camino …
No se trata de ir de ariscos por los caminos de la vida (aunque aquí tampoco se condena a quienes no sabemos ir de otra manera …). Seguramente, estas palabras quieren significar que no hay que perder tiempo intentando convencer con muchas explicaciones y atenciones, como hacen los comerciantes que buscan clientes, o los predicadores que buscan fieles. Se trata de un mensaje liberador. Si hay alguien que lo quiera, que lo coja. Si no, "volverá a vosotros" para continuar anunciándolo. La finalidad de la misión no es obtener seguidores sino ofrecer la Paz (la Libertad), y que la tome quien la desea y la valora.
… Por el poder de tu nombre.
En unos “pastorets” (nota del traductor: “Els Pastorets” son unas obras de teatro que se celebran por Navidad en Cataluña), hay una escena en la que uno de los dos pastores secuestrados por los demonios estornuda por el hedor de azufre, y el otro pastor espontáneamente dice "¡Jesús!" … Y, ¡todos los demonios caen al suelo!
Seguramente los Setenta y dos del relato de hoy no venían de unos función de los “pastorets”, pero sí comprobaron que "hasta los demonios se nos someten en tu nombre".
Jesús es el hijo del Hombre, es decir: el Hombre. No se trata de un nombre con poderes mágicos o sobrenaturales. "Hombre" es un nombre poderoso porque expresa el proyecto de Dios. El proyecto HOMBRE. Trabajar para que los humanos seamos más humanos nos asocia al proyecto de Dios, y nos contagia su eficacia.
"No os alegréis de que los espíritus se sometan a vosotros alegraos de que vuestros nombres estén escritos en el cielo". Es decir: alegraos de ser contados como obra de Dios y entre sus colaboradores.
No es una cuestión de vencedores y vencidos. Lo único vencido es el "reino deshumanizador" del Dominio, de la Alienación en nombre de Dios, de la División entre los vivientes.
MENSAJE. 
Los humanos, aunque podamos parecer lobos vistos desde el redil del rebaño, no somos tan malos. Podemos ser acogedores con las ovejas que se presentan desarmadas, sin prejuicios, confiadas. "No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado". "Nada os podrá hacer daño", porque se intenta derrotar a un enemigo armado pero no a alguien que se nos acerca para servirnos con amor.
RESPUESTA. 
Durante siglos, la Iglesia y la Sociedad han formado como un matrimonio sólido; sólido sobretodo por la incapacidad de la Sociedad en emanciparse de la tutela eclesiástica. Pero esta tutela se había ido haciendo más pesada y absorbente hasta provocar la ruptura con diferentes sectores de la sociedad.
Ahora, esta Sociedad emancipada (laica) da miedo a algunos cristianos, y los hay que lo expresan con actitudes de condena hacia el mundo.
Parece una actitud equivocada. No hay que convertir a la Iglesia en un refugio frente al Mundo. Somos Mundo. Y en este Mundo nos sentimos enviados a ser levadura, pequeña semilla, luz, sal … Somos "iglesia" para hacer Mundo, un Mundo de todos y para todos.
Ser segadores no significa expoliar los sembrados, ni buscar clientes. Significa darse cuenta de la bondad de la cosecha, y ayudar entre todos a que no quede nadie sin disfrutarla.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. ¿Cómo está presente el horizonte "mundo" en vuestro trabajo de cada día?
  2. En nuestro mundo (país, ciudad, barrio …) hay cosas que van mal. ¿Intentáis protejeros, o ayudáis a arreglo?
  3. Si examináis vuestra vida, seguramente os sentiréis de alguna forma elegidos. ¿Lo vivís como un privilegio personal o como un servicio a todos?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)