Traductor

martes, 2 de julio de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 35 - DOMINGO XIV DE ORDINARIO - Ciclo C


Tertulia en espiral




TERTULIA – DOMINGO XIV DE ORDINARIO – Ciclo C 

Víctor
Imagino que aquí el número "72" debe tener algún significado especial.
Magda
Casi siempre los números, en la Biblia y en las Culturas antiguas, tienen un significado simbólico. En este caso, ¿qué significa "72"? No estoy segura, pero debe tener relación con el pueblo elegido. El pueblo elegido, según la Biblia, era Israel, que venía representado por el número "12", por aquello de las doce tribus. "72" es el resultado de multiplicar 12 × 6. Si esta combinación lo añadimos al número propio de Israel, nos da la fórmula 12 × 7 en la que "12" representa el pueblo elegido y "7" representa la totalidad de los pueblos. Es decir: a partir de Jesús, todos los pueblos han pasado a ser pueblo elegido.
Víctor
Pero estos "72" discípulos son enviados sólo al pueblo de Israel
Magda
Son enviados al pueblo Judío porque es precisamente quien que debe entender que su elección no era un privilegio, sino que estaba destinada a convertirse en universal.
Bet
Yo, en todo esto de los números, me pierdo … Me he fijado, más bien, en el trabajo que tienen que hacer toda esta serie de discípulos. Parece que lo único que tienen que hacer es decir: "El reino de Dios ya está cerca". Sinceramente: ¡Me parece mucha movida por tan poca cosa!
Víctor
¡¿Y te parece poco anunciar que el reino de Dios está cerca?! Imagínate, solamente, como debería vivir la mayoría de aquella gente: sujeta a emperadores, reyes, procuradores romanos, sumos sacerdotes, dueños (¡porque muchos eran esclavos!) … En medio de tanta gente que les mandaba, debería ser una muy buena noticia de que el reino de Dios estuviera cerca.
Bet
Pues … no debería estar tan cerca, porque, ¡2000 años después todavía no lo veo por ninguna parte! Es cierto existe la Iglesia. Pero con la Iglesia, todo se complicó aún más. Más obligaciones, más normas, más directores, moralistas, predicadores … Imagino que un hipotético reino de Dios debería ser un reino de paz, de bienestar, de tolerancia entre todos … ¡Y ya ves! ¡Incluso la Iglesia ha hecho guerras! Y me temo que aún haría si hiciéramos caso de según qué eclesiásticos.
Víctor
¿No crees que hoy estamos mucho mejor que hace dos mil años, y que esto, en buena parte, se debe al cristianismo?
Julián
Quizás sí o quizás no, eso de estar mejor que antes. Yo, antes, no estaba. Ahora estoy, y no estoy nada contento de la sociedad que nos hemos montado. Y no acabo de entender esta obsesión por meter  a "Dios" en el medio. ¿Qué quiere decir "reino de Dios"? Los únicos reinos son los que nos montamos nosotros, y, ¡con bastante mala baba, por cierto! Todos los "reinos" actuales son directa o indirectamente consecuencia de guerras. Han sido hechos y diseñados por los vencedores y para los vencedores. Esto es lo que hay, con dioses o sin ellos. ¡Y no me gusta!
Víctor
Yo, aunque no lo parezca, estaría de acuerdo con todo lo que dices, pero añadiría una cosa: a mí, poder hablar del reino de Dios me permite poner un poco de esperanza en esta visión tan oscura que has descrito; y que es real, ¡demasiado real! No sé si el reino de Dios ya está presente, o está cerca, o está lejos. ¡Qué más da! Pero su posibilidad me ayuda a vivir.
Magda
Yo también pienso que, si hablamos de "reinos", los únicos reinos son los humanos, y es responsabilidad nuestra hacerlos más justos, ya que el punto de partida suele ser tremendamente injusto. Todos han nacido de guerras, como dices tú, Julián.
A mí me parece que, cuando el Evangelio habla de reino de Dios, quiere decir otra cosa. "Cerca" no debe entenderse temporalmente sino experimentalmente. Me parece que tú, Víctor, lo has dicho muy bien. Tú has hablado de esperanza; el evangelio que hemos leído habla también de paz. "Cuando entréis en una casa, decid primero: Paz a esta casa". Y son muy curiosas las palabras que siguen: "Si vive un hombre de paz, la paz que reposará en él, si no, retornará a vosotros". Habla de la paz del corazón que cada uno puede tener y comunicar. Lo más sorprendente de este relato es su realismo: "Os envío como corderos en medio de lobos". Parecería que en una situación así, habría ir bien protegido. Pues, no: "No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado …". Los reinos humanos se hacen desde las victorias, bélicas o democráticas. El reino de Dios (la Paz del corazón que se comunica) lo adquirimos y lo realizamos yendo desarmados, desprotegidos … porque los otros no son vistos como rivales o enemigos, sino como (posibles) hermanos. Siguiendo este camino se puede conseguir incluso que los lobos no devoren, que las serpientes no muerdan o que los escorpiones no piquen.
Bet
Me haces pensar en un Youtube curiosísimo que me enviaron, donde se ve un perro, un gato y un ratón conviviendo amigablemente:

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)