Traductor

jueves, 29 de agosto de 2013

PLEGARIAS DE LOS FIELES - Domingo XXII del tiempo ordinario - Ciclo C.




PLEGARIAS DE LOS FIELES

Domingo XXII del tiempo ordinario. C.

PRESIDENTE. - Hoy San Pablo decía a los hebreos: "Vosotros os habéis acercado a la ciudad del Dios vivo .... Vosotros os habéis acercado a Jesús, el mediador de la nueva alianza" Por ello, muy cercanos a Dios y teniendo a Jesús como mediador, podemos presentarle con toda confianza nuestras oraciones. Podemos responder: ESCÚCHANOS, PADRE

  1. En la primera lectura leíamos:: «Cuanto más grande seas más humilde debes ser,  y Dios te concederá su favor. Dios, que es verdaderamente poderoso, revela sus secretos a los humildes.» ... 
    Concede, Padre, a toda la Iglesia, especialmente al Papa Francisco y a todos los cardenales, arzobispos y obispos, que busquen la humildad en todos sus actos, para que así Dios conceda su favor a todos los católicos… 
    OREMOS
  2. El Evangelio nos decía, entre otras cosas: «Cuando des una fiesta, invita a los pobres, lisiados, cojos y ciegos. Feliz de ti, entonces: ellos no tienen nada para recompensarte, y Dios te lo pagará cuando resuciten los justos.» ... 
    Haz Señor, que nuestras acciones no busquen la recompensa en la tierra, sino que nuestras obras de caridad quieran ser la acción de tus manos… 
    OREMOS
  3. Dicen que estamos faltos de vocaciones ... Yo no lo creo. Las carencias del clero, ya hace tiempo que las suplen los laicos. Haz, Señor, que cada día haya más laicos con ganas de participar activamente en tu tarea, y que el clero no vea en ellos unos usurpadores, sino el fruto de su apostolado ...… 
    OREMOS
  4. Por aquellos que se encuentran pasando por momentos desagradables en la vida: enfermos, en paro, marginados, lejos de los suyos, etcétera, etcétera ... 
    Ayúdales y ayúdanos a ayudarles ... 
    OREMOS
  5. Por nosotros y por nuestra parroquia .... 
    Que prefiramos, y sepamos ayudarnos unos a otros … 
    OREMOS
Escucha, Señor, nuestra oración, tú que eres nuestro Padre, y condúcenos con tu gracia por los caminos de la vida, hasta que lleguemos al Reino del Cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor..