Traductor

miércoles, 7 de agosto de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 40 - DOMINGO XIX DE ORDINARIO - Ciclo C


Tertulia en espiral




TERTULIA – DOMINGO XIX DE ORDINARIO – Ciclo C 

Julián
Este evangelio de hoy me confirma en aquello que siempre he pensado: que esto de la religión –perdona, Víctor– es como un lavado de cerebro. Todo esto que aquí dice, este vuestro Jesús, es una tontería. Si la gente hiciera caso, sería la hecatombe. "Vended vuestros bienes y dad el dinero a quienes lo necesitan", o "Reunid en el cielo un tesoro que no se agotará". Mira: si hay que tener tesoros, prefiero tenerlos a mano, y no en el cielo … Que esto queda muy lejos, ¿sabes?
Bet
¿Qué te ha picado hoy, Julián? Hay muchas formas de ver las cosas. Y si Víctor las ve de otra manera, ¡tiene todo el derecho!
Julián
¡Sólo faltaría! ¡Claro que tiene todo el derecho! Pero evangelios como éste me ponen de mal humor. Yo sólo digo la reacción que me produce a mí. Y eso los criados … que deben estar siempre atentos a lo que quiera el señor … Es un lenguaje que no soporto. ¡Si habla, incluso, de azotes y castigos! Pero, ¡¿qué es esto?!
Víctor
He de reconocer que debe haber evangelios más fáciles. De todas formas, –quizás porque estoy acostumbrado– a mí no me resulta tan escandaloso. No lo tomo al pie de la letra. Yo no he vendido todo lo que tengo para darlo a los pobres … Alguien, sí lo ha hecho. Pero estoy de acuerdo contigo: si lo hiciera todo el mundo, sería la hecatombe. Además: pienso que si todo el mundo diera a los pobres todo lo que tiene, después los antiguos pobres deberían hacer lo mismo con los nuevos pobres que serían los ricos de antes, ¡y eso sería un círculo vicioso! En fin: que esto debe querer decir otra cosa.
Julián
¡Pero si todos estamos haciendo lo mismo! De lo que yo me quejo es que, para hacer lo mismo, algunos necesiten esto de la religión. Yo no estoy contra nadie. ¡Que todo el mundo haga lo que quiera! A mí lo que me estorba es la religión, porque todo lo complica, y muchos no se dan cuenta. Mira: ocurre como en medicina: que todos hagan lo que quieran, pero los médicos debemos decir que hay cosas que que resultan dañinas. Hay cosas que son drogas. Y yo pienso que, para muchos, la religión es una droga.
Bet
A mí, lo que más me molesta de este evangelio es esta su insistencia en estar listo. ¿Listo para qué? ¡¿Es que no tenemos ya suficientes problemas?!
Magda
Tienes toda la razón: ¡tenemos muchos problemas! Pero hay problemas y problemas. Cuando era niña, en casa me decían que una cuña saca otra cuña. Hay problemas que sólo se quitan con otro problema. El evangelio de hoy nos propone un problema que puede quitar muchos otros. Hay una frase que encuentro genial: Estad atentos porque el hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada. Antes ha hablado de un tesoro. Hay muchas clases de "tesoros". El evangelio propone que nuestro tesoro sea El hijo del hombre. Es decir: el hombre que cada uno puede llegar a ser, la Humanidad que entre todos podemos construir. Estar atentos a este problema, nos libera de muchos otros problemas bastante inútiles y molestos.
Bet
Quizá tengas razón. Hace unos días, Julián me decía que me estoy volviendo muy machacona. Cuando tuvimos a las niñas pensamos que sería mejor que yo dejara el trabajo. Como ahora ya son mayores … Claro: viene Julián con problemas importantes como curar enfermos, y me encuentra a mí preocupada por si he puesto poca sal a los fideos, por si me ha quedado polvo en la cómoda o por si me he quedado sin fruta en la nevera. El otro día hablábamos de todo esto, ¿eh Julián? Tendré que ver si encuentro trabajo. Pero deberá ser un trabajo que valga la pena. No lo digo económicamente, porque no nos falta el dinero. Quiero decir un trabajo que realmente sea útil a alguien. Hasta ahora eran las hijas. Y estamos muy contentos de la decisión que tomamos. Pero ahora ya no me necesitan como antes …
Julián
No hace falta decir que las niñas han sido y son nuestro tesoro. ¡No entiendo por qué el evangelio nos habla de "tesoros en el cielo"!
Magda
Aquí "cielo" tiene un sentido duro. Quiere decir tesoro de verdad. Se refiere al proyecto HOMBRE. En lenguaje religioso, es un proyecto del propio Dios.
Julián
Yo no creo en Dios.
Magda
Pero crees en el proyecto HOMBRE. Las niñas, los enfermos, etc. Y todos sabemos que, en el proyecto Hombre, si fracasamos, fracasamos todos, y si triunfamos, es triunfo de todos.
Julián
No sé muy bien si creo en eso que tú llamas proyecto HOME. Pero reconozco que vivo como si creyera en él. Sin este "proyecto" me sería imposible vivir … Pero, si el evangelio quiere decir esto, ¡¿por qué utiliza un lenguaje tan retorcido?!
Magda
De acuerdo: es un lenguaje que hoy resulta retorcido. Supongo que para la gente de aquel tiempo, sería un lenguaje claro. Pero pienso que, en este caso, el problema no es el lenguaje sino el contenido, lo que dice; porque requiere de mucha generosidad. Y la generosidad sólo se entiende cuando ya se ha decidido ser generoso.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)