Traductor

miércoles, 14 de agosto de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 42 - DOMINGO XX DE ORDINARIO - Ciclo C


Tertulia en espiral



TERTULIA – DOMINGO XX DE ORDINARIO – Ciclo C 

Bet
El evangelio de hoy me ha sorprendido mucho. Contradice toda la idea que tenía de Jesús. Aún hoy, cuando oigo hablar a los que creen en él, le presentan como muy pacífico, bonachón, dulce … En mi Recordatorio de Primera Comunión, Jesús es representado como un corderito suave y amoroso. Parece un corderito de peluche …
Víctor
Sí, yo también me había hecho esta idea, al principio. Pero en el evangelio también se habla de un Jesús que a veces está muy enfadado. Además: a menudo pienso: si se lo cargaron en menos de tres años de vida pública … no debería ser tan "inofensivo".
Julián
Según tengo entendido, hay una película que presenta a Jesús como un revolucionario.
Bet
Sí, es verdad. La he visto. A veces la vuelven a poner en la tele. Es curioso: cuando la vi me sorprendió mucho, pero me quedó como mentalmente aparcada. No cambió la primera idea que yo tenía de Jesús. Alguien comentó que Pasolini –el director– sólo usó palabras y expresiones que están en el Evangelio de Mateo. Sí: ahora recuerdo: la película se llama EL EVANGELIO SEGÚN MATEO.
Víctor
Yo también la he visto, en la tele.
Magda
Si, ¡la vimos juntos! ¿No te acuerdas? Y me gustó más a mí que a ti. Y es completamente cierto: el guión sigue a rajatabla el texto de Mateo. La novedad está en la ambientación. Pasolini se tenía por ateo. Al parecer, hizo la película por sugerencia de Juan XXIII, un papa muy querido también por los comunistas. Me gustó sobre todo el respeto con el que Pasolini trata el Evangelio, y la dignidad con que reproduce relatos "conflictivos" que podrían generar escenas "ramplonas". La he vuelto a ver, porque está colgada en Internet. Me parece que no acaba de ofrecer todo el mensaje. Es como un magnífico puzzle, pero hecho sólo con la mitad de las piezas. Por eso me provoca unas ganas locas de estudiar mejor los Evangelios, porque veo que falta algo … Pero no sabría decir exactamente qué.
Víctor
En la película quedaba muy claro eso de que la religión trae división.
Bet
No es que quiera defender a la religión, pero yo diría que, más que la religión, lo que trae división es el fanatismo. Cualquier clase de fanatismo: religioso, político, cultural, lingüístico, racial …
Julián
Estoy de acuerdo contigo, pero yo lo diría al revés. El fanatismo directamente provoca una gran "unidad". El fanatismo de las dictaduras produce tanta unidad que, cuando alguien quiere pensar por su cuenta, siempre es acusado de romper la unidad. Esto lo veo en los Estados, en los partidos políticos … Supongo que en la Iglesia debe ocurrir algo parecido.
Magda
Eso que dices me hace pensar en el final del evangelio de hoy. ¿No lo encontráis muy interesante? Yo lo encuentro genial: "¿Por qué no juzgáis vosotros mismos qué hacer?". Evidentemente: si cada uno decide qué hacer, es imposible la "unidad" que pretenden muchos.
Víctor
Yo he de reconocer que he cambiado mucho en este punto. Siempre me he considerado una persona normal, que sabe pensar por sí mismo, en todo ¡menos en religión! No sé: para mí, religión era sobretodo "unas prácticas"; no pensar y entender. Esto era "trabajo" de los curas. ¡Pero estar casado con Magda tiene sus "inconvenientes"! Inconvenientes con los que ahora me siento muy contento. Ella me hizo ver que yo, en cosas religiosas, era –¡y aceptaba ser!– Un perfecto analfabeto. Por eso me decidí a pediros lo de hacer esta tertulia. A mí me resulta interesantísima.
Magda
Imaginaos la situación: él: un hombre religioso, sin entender nada de religión, y yo: una mujer no–religiosa, pero "tocada" por los evangelios, que empezaba a estudiar. Una situación absurda. Pero ahora funcionamos muy bien, ¿eh?
Julián
Y eso del fuego, ¿que significa? Porque no creo que consideréis a este vuestro Jesús como a un pirómano.
Magda
El fuego tiene un simbolismo muy rico, sobre todo en los Escritos de Lucas. El evangelio de hoy comienza con un paralelismo bíblico. El paralelismo bíblico consiste en decir una misma cosa con dos frases diferentes, y que se iluminan mutuamente. Aquí las dos frases son:
  1. He venido a prender fuego a la tierra. ¡Cómo quisiera ya verla arder!
  2. Debo pasar la prueba de un bautismo. ¡Cómo me siento el corazón oprimido mientras no lo habré pasado!
Jesús ya había sido bautizado por Juan en el Jordán. El bautismo que todavía tenía que pasar era su muerte resurrecciosa. Recordemos que la palabra "bautismo" literalmente significa "ser sumergido", al agua, al suelo, … Jesús es sumergido (enterrado). Y sale nuevo; como cuando nos bañamos. Es la resurrección. La vida resucitada es el "fuego" que debemos esparcir en la Humanidad para que produzca lo mismo que el "bautismo" produjo en Jesús. Las dos frases quieren expresar la idea de que Jesús no muere ni resucita para sí mismo sino para introducir en la Humanidad la vida adulta. Precisamente esta vida adulta es aquello que rompe la "unidad" con las personas aún no liberadas (infantiles).

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)