Traductor

miércoles, 28 de agosto de 2013

TERTULIA EN ESPIRAL - Capítulo 44 - DOMINGO XXII DE ORDINARIO - Ciclo C


Tertulia en espiral





TERTULIA – DOMINGO XXII DE ORDINARIO – Ciclo C 

Bet
Aquí, ¡todo el mundo observa todo el mundo! Los fariseos observan a Jesús, y Jesús observa a los fariseos. Y no me parece bien que Jesús se aproveche de que es invitado por un fariseo para querer darles lecciones. Un invitado es un invitado, y no se puede permitir según qué libertades.
Víctor
No se dice que fuera como invitado. Pero, ¡vaya!, Para el caso es lo mismo: Jesús no estaba en su casa, y quizás tienes razón en lo que dices. Pero hay que reconocer que lo que dice Jesús es importante que todo el que se ensalza será humillado, pero que se humilla será enaltecido.
Bet
Puede ser tan verdad como quieras, pero no me parece bien la forma en que lo dice Jesús, porque lo dice como una estrategia, y poco noble. Ponerse en el último lugar para que te hagan subir más arriba, en el fondo es un engaño.
Julián
Yo ya hace días que lo digo: hay cosas de este Jesús que a mí no me gustan. No sirven para la vida real. Y suerte que ni vosotros –los que os decís seguidores suyos– las hacéis, porque sería un desastre. Eso que dice de no invitar a los amigos, o a los parientes, sino a los pobres y lisiados ... es una tontería.
Bet
Magda ... ¡esta vez te lo hemos puesto difícil, si quieres defender los evangelios!
Magda
¡Ay, no, Bet! ¡Yo no tengo que defender nada ni a nadie! Para mí, los Evangelios ni se atacan ni se defienden. Simplemente están ahí. Son como las pequeñas fuentes que te encuentras yendo por la montaña. Están allí ofreciendo agua y frescura si la quieres. Si no, no pasa nada. Me he acostumbrado a leer los evangelios así, como quien encuentra una fuente.
También es cierto –y no sé por qué– que el misal nos ofrece este relato de hoy descabezado, y así es difícil entenderlo correctamente.
Bet
¡¿Cómo? ¿No son lo mismo, el Misal y los Evangelios?!
Víctor
Sí, y no. Le faltan domingos al año para poder leer todos los Evangelios. Por ello, cada domingo sólo se lee un trozo, y quedan trozos que no se leen nunca. El Misal es incompleto. También ocurre que estos trozos que se leen están muy desordenados, porque se busca, para cada fiesta, el trozo más adecuado que puede está al comienzo, al final o en medio. No sé por qué se ha montado así, pero lo han hecho así ...
Magda
Y esto tiene otro problema también grave: se tiende a entender un relato determinado en relación con la fiesta, y se pierde el significado original. La verdad: viendo cómo se leen los evangelios en misa, dudo que podáis comprender mucha cosa. Por ejemplo: el relato de hoy viene marcado por la presencia de un hidrópico. El relato está hecho de tal manera que este enfermo que no puede saciar su sed es una imagen viva de aquel grupo de personas fariseas con quien Jesús se ha ido a comer. ¡Pero el misal se lo ha saltado!
Víctor
O sea que, según tú, la curación del hidrópico no sería ningún milagro aparte sino que significaría la corrección, hecha por el mismo Jesús, de la tendencia de algunas comunidades a crear diferencias y "primeros puestos". Pues, si es así, yo podría explicar muchas cosas de nuestra parroquia ... protagonismos, recelos provocados por protagonismos ... La verdad es que se pierden muchas energías ...
Julián
Esto del hidrópico es una imagen muy sugerente. Ahora pienso en el Partido, y en el campo de la política en general. Hay que reconocer que los protagonismos, y los recelos que estos provocan, son como una carcoma que acaba dañando las mejores energías, como dices tú Víctor.
Pero dudo que sea una "enfermedad" que se pueda curar ...
Magda
La receta que da Jesús no es ninguna estrategia para triunfar sino para tomar conciencia de esta realidad: Todo el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será enaltecido. Es un principio general que vale para todos los ámbitos. De hecho, Jesús invita a crear otro tipo de ámbitos en donde esto no suceda: Cuando des un ágape o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a otros parientes tuyos, ni a vecinos ricos. Quizás ellos también te invitarían, y ya tendrías la recompensa. Más bien, cuando des una fiesta, invita a los pobres, lisiados, cojos y ciegos ... Al revés que tú, Julián, ¡yo encuentro esto maravilloso!
Y Jesús lo dice "al que le había invitado". Con esta expresión, el evangelista sugiere que aquella comunidad aún no era del todo cristiana, porque Jesús está allí como invitado y no como "el Señor", como en los encuentros de los discípulos. Además: la acción de Jesús con el hidrópico es contundente: "... tomó aquel hombre, le sanó y le despidió". Hay ámbitos tan marcados por la hidropesía, que sólo puede uno liberarse yéndose.
Bet
Pues quizás, y por lo que yo conozco, son muchas las parroquias en donde Jesús no pasa de ser un invitado (suponiendo que no quede excluido!) ... ¿Podría ser que el evangelio nos diera la razón a los que nos hemos ido? ...

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)