Traductor

miércoles, 9 de octubre de 2013

REFLEXIONES DOMINICALES. DOMINGO XXVIII DE ORDINARIO. CICLO C.


DOMINGO XXVIII DE ORDINARIO
Por cerezo Barredo. Ciclo C.
PROYECTO DE HOMILÍA. 

…Hacia Jerusalén por entre Samaria y Galilea…
Esto es imposible. Pasando entre Samaria y Galilea no se va a Jerusalén sino al río Jordán por el este, y al Mediterráneo por el oeste. Jerusalén queda al sur. Es como si alguien dijera que va a Barcelona pasando entre España y Francia.
Algún comentarista ha deducido de ello que Lucas no conocía demasiado bien la geografía de Palestina. Sin embargo, con todo lo que llevamos leído del Tercer Evangelio (estamos en el capítulo 17 de un total de 24), Lucas nos ha demostrado, y de sobra, que es un gran conocedor de la realidad judía.
Y también nos ha demostrado que es un escritor extraordinario que domina tan bien el arte de la narración que es capaz de moverse constantemente en un doble nivel: un nivel anecdótico, superficial, exterior … y un nivel profundo, íntimo, transformador. Evidentemente, aquello que nos quiere comunicar está expresado en el nivel profundo. En cambio, el nivel superficial tiene sólo la función de reclamo. Es por esto que este nivel superficial normalmente es sorprendente e, incluso, contradictorio, a fin de obligar al lector a no quedarse en la simple anécdota sino hacerle descubrir el mensaje profundo que contiene.
En el relato de hoy, la incongruencia de ir a Jerusalén pasando por entre Samaria y Galilea quiere indicar que debemos buscar un sentido más profundo.
Este sentido profundo aparece claramente cuando se nos habla de la gente con la que se encuentra Jesús: 10 leprosos que salen a su encuentro cuando entraba en un pueblecito. ¿Un pueblecito entre Samaria y Galilea? Pues sí: un pueblecito formado por los leprosos, los cuales, declarados impuros por su religión, no podían vivir en sus pueblos.
Lucas imagina un "espacio" entre Samaria y Galilea donde deben vivir los marginados o excluidos de ambos pueblos. A pesar de pertenecer a dos pueblos enemigos (Samaria y Galilea eran enemigos), los marginados o excluidos coinciden en una "tierra de nadie", y forman un "pueblecito entre Samaria y Galilea".
El camino de Jesús hacia Jerusalén "pasa" precisamente por el espacio donde están los marginados. De esta forma se nos indica claramente que el camino de Jesús hacia Jerusalén se hace en función de los marginados. No es un itinerario geográfico sino social. Va a Jerusalén para denunciar y corregir aquello que es la principal causa de marginación: la religión oficial, con sus leyes sobre quién es puro y quién es impuro.
"Id al encuentro de los sacerdotes…" (!)
Es muy extraño esto que dice Jesús a los leprosos. El nivel superficial del relato sigue siendo contradictorio. Los sacerdotes no curaban; pero ellos tenían la facultad de declarar puro o impuro. Eran ellos quienes habían declarado impuros a los leprosos. Los leprosos no podían ir al encuentro de los sacerdotes si antes no se habían curado, y en el relato no se dice que Jesús les haya curado.
Pero, "mientras iban (al encuentro de los sacerdotes), quedaron limpios". ¿Como se han curado? Se diría que lo que les ha curado ha sido el hecho de ponerse en camino. No han sido curados por Jesús; él sólo les ha dicho que se pusieran en camino hacia los sacerdotes, contraviniendo así la norma religiosa de vivir apartados de todos.
Pero aquí el relato da un giro insospechado: se desentiende de los que van al encuentro de los sacerdotes y nos fija la atención en el samaritano que, al darse cuenta de que está curado, vuelve hacia Jesús.
Se diría que se ha hablado de los 10, sólo para dar relieve a este encuentro de Jesús con el samaritano. Jesús mismo lo hace notar: "¿No eran diez los que han sido purificados? ¿Dónde están los otros nueve? ¿Sólo este extranjero ha regresado para dar gloria a Dios?".
Los samaritanos creen en la misma religión que los judíos, (con algunas variantes) pero son considerados herejes e impuros. El samaritano curado no puede esperar de los sacerdotes más que la declaración de que continúa impuro.
Esta falta de confianza en la religión le permite descubrir el significado de la presencia de Jesús. Y vuelve, y alaba a Dios con gran entusiasmo, y se postra a los pies de Jesús porque sabe reconocer la novedad que él representa. Con todo, Jesús no le quiere postrado a sus pies. “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”. No se trata de sustituir la sujeción a la Religión oficial por la sujeción a Jesús. La presencia de Jesús no es abrumadora sino liberadora.
MENSAJE. 
El mensaje viene dado por las palabras de Jesús en el samaritano: "Levántate y vete. Tu fe te ha salvado".
La presencia de Jesús marca el final de la religión–control con sus leyes sobre quién es puro o impuro.
"Vete". ¿A dónde debe ir? Esto lo tiene que decidir él mismo ya que se trata de una persona adulta salvada (liberada) por su propia fe.
RESPUESTA. 
Una vez oí a una mujer que decía: "Yo antes era religiosa y practicante. Pero tuve una crisis de fe, y lo dejé todo. Ahora, sin religión, vivo mejor".
La experiencia de esta mujer es importante y reveladora. La finalidad de la religión, y más concretamente del mensaje de Jesús de Nazaret, es vivir mejor. "El sábado fue hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado" (Marcos 2, 27). Esto quiere decir que, si la religión es fuente de preocupaciones o de angustias innecesarias, es mejor irse. Si la religión no sirve para ser y sentirnos más libres, significa que debemos dejar la religión, o cambiarla.
Esto no debe entenderse por despreocuparse de los compromisos que nacen de la solidaridad. "La solidaridad es la ternura de los pueblos". Sin ternura, la vida es tan dura que se hace insoportable. Las preocupaciones que nacen de la ternura son liberadoras. Sin ellas, no viviríamos mejor.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Hay autores que contraponen fe y religión. La fe sería liberadora, la religión nos abruma de obligaciones innecesarias. ¿Qué opináis? ¿Cómo lo vivís?
  2. La “solución religiosa” ha hecho que la mayoría de los leprosos del relato de hoy no descubrieran la novedad que representa Jesús. Repasando vuestra vida, ¿hay algún momento en que "descubristeis" la novedad de Jesús? ¿Sabríais explicarla?
  3. ¿Globalmente, entre nosotros, la Iglesia aparece más como "gestora de servicios religiosos" o como "ámbito donde resuena y se visualiza el mensaje de Jesús"? Dicho de otro modo: ¿Consideráis la parroquia como un lugar donde un cura hace "oficios religiosos" o como una "comunidad que acoge, visualiza y celebra el mensaje de Jesús"?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)