Traductor

miércoles, 27 de noviembre de 2013

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo I de Adviento - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Entrevista
Evy
Buenos días, Fid'ho. Eres el protagonista del evangelio de hoy: habla tres veces de ti. Pero, ¿quién eres realmente? ¿Perteneces al presente, al pasado o al futuro? ¿Viniste hace ya dos mil años o aún te hemos de esperar? ¿Cómo tenemos que hablar de ti, los periodistas?
Fid'ho
Los periodistas vivís en el tiempo, y habláis de las cosas que pasan en el tiempo, que tiene pasado, presente y futuro. Yo también vivo en el tiempo, pero mis raíces están antes del tiempo, y mi horizonte lleva más allá del tiempo. Podéis hablar de mí, pero para entender quién soy, hay que mirar más allá y más acá del tiempo.
Evy
¡¿"Más allá y más acá"?! ¡Todo lo que existe está dentro el tiempo!
Fid'ho
Lo que existe es temporal. En cambio lo que es participa de la Eternidad. Tiempo y Eternidad son cosas muy diferentes.
Evy
La Eternidad, yo la entiendo como un tiempo que no se acaba nunca…
Fid'ho
El tiempo es como un suspiro de la eternidad. Si imagináramos la Eternidad como el mar, el tiempo sería la aventura de unas gotas de agua que, haciéndose vapor, forman nubes, y lluvias, y fuentes, y ríos, hasta reencontrar el mar.
Evy
¿Los humanos somos gotas de agua?
Fid'ho
Somos gotas de Vida. Hay una gran diferencia entre el Mar y la Eternidad, así como entre el Agua y la Vida. El agua, cuando se reencuentra con la Mar, es igual que cuando salió; en cambio los humanos nos reencontramos con la Vida enriquecidos con la conciencia de ser vivientes. El tiempo es como un curso de capacitación para la Vida consciente, libre, activa y generosa.
Evy
Las gotas de agua salen del Mar empujadas por los vientos o evaporadas por el sol. ¿Qué provoca las gotas de Vida? ¿Qué hace nacer a la Humanidad?
Fid'ho
Un experto como tú, ¿no conoce la respuesta? Aprende de tu propia experiencia. ¿Cómo vive la vida?
Evy
La vida "vive"… difundiéndose, … Crece, se expande…
Pero, si los humanos nacemos de la Vida que se difunde, ¿de dónde vienen el dolor y la muerte?
Fid'ho
Para los que acogen la Vida, la muerte marca el cumplimiento del tiempo y el reencuentro con la Eternidad. Es la finalización del curso de aprendizaje y la entrada a la Vida–plenitud.
El dolor es otra cosa. Hay muchas clases de dolor.
  • Hay dolores de parto. La almendra, para nacer, tiene que romper la cáscara que hasta entonces la protegía. Son dolores gloriosos.
  • Hay dolores que nacen del miedo a la Vida. La vida es una aventura, y es necesaria valentía. La poca valentía genera dolores.
  • Hay dolores que nacen de falta de generosidad. La vida es generosidad. Resistirse a los impulsos de la generosidad, genera dolores muy variados.
El dolor, personal o colectivo, es una invitación a crecer, a desinstalarse, a romper vínculos que aún nos dominan. Bienaventurados los que entienden el dolor como una pedagogía de la Vida. El dolor se supera abriéndose a la Vida.
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)