Traductor

miércoles, 4 de diciembre de 2013

ENTREVISTAS CON FID'HO - Inmaculada Concepción de María

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: - «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: - «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: - «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: - «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: - «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel.

Entrevista
Evy
Hay cosas en este relato que no acabo de entender. Cuando dice que María será madre, ella responde que no sabe cómo podrá ser, dado que no ha tenido relaciones con ningún hombre. ¿Cómo puede decir eso, si el mismo relato acaba de indicar que estaba casada (o, al menos, prometida) con un tal José?
Fid'ho
El problema de María no es como ser madre sino como ser madre de un hijo que será llamado "hijo del Altísimo". José podía darle un "hijo de José". En cambio, lo que se anuncia a María va mucho más allá.
Evy
Entendido. Pero entonces, ¿qué pinta aquí la virginidad? ¿Qué sentido tiene? Por otra parte, se trata de algo imposible: toda mujer, si es virgen no es madre, y si es madre no es virgen. ¡Es una cuestión biológica!
Fid'ho
Los Evangelios no hablan de biología; pero usan las experiencias cotidianas como lenguaje para expresar las grandes experiencias de la Humanidad.
Evy
Mi pregunta quería ser muy concreta. Te la repetiré de una manera más directa: ¿Tú eres hijo sólo de María, o de María y José?
Fid'ho
¡¿Por qué te empecinas en no ver más allá?! ¿Desaparecen los amplios horizontes porque alguien no quiera mirar más allá de su nariz? Todo hombre y toda mujer son hijos de un padre y de una madre. Y yo también. Pero, levantando la mirada, vemos que todos los nacidos de padre y madre son también hijos de la Humanidad. En mí se personaliza una experiencia universal. Por eso me llamo "Hijo del hombre". Todo el mundo es hijo del hombre. Este hecho centra la vida individual de cada uno, y la conecta con toda la Vida del Universo. Hay una sola Vida. Entramos en esta única Vida gracias a nuestros padres, pero nuestros padres no son los padres de la Vida. Esta nace por obra del Espíritu (o del Amor) de Dios. Es lo que dicen los Evangelios en relación a María. Ella representa a la Humanidad. Toda mujer–madre participa de la maternidad de la Humanidad, cuando acoge el Espíritu de Dios.
Evy
¿Por qué esto ocurre con las madres, y no con los padres? También se podría decir que los padres participan de la paternidad de la humanidad.
Fid'ho
Cierto. Pero ya te he dicho que los Evangelios usan las experiencias cotidianas como lenguaje para experiencias profundas. Estamos en una sociedad estructuralmente machista. La experiencia de cada día presenta a los varones exhibiendo su tendencia a dominar. Son sobretodo los varones quienes han construido esta Humanidad sometida a estructuras de Poder que la deshumanizan. Con el lenguaje de la virginidad, los Evangelios dejan clara una cosa: La Nueva Humanidad plenamente humana, no será fruto de la acción de los dominadores (varones) sino de los que se ponen al servicio de la Vida (mujeres). "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra".
Evy
Hay mujeres dominadoras, y varones que se ponen al servicio de la Vida
Fid'ho
¡Por supuesto! María (mi madre) lo deja muy claro en su famoso Canto: Dispersa a los soberbios de corazón; derriba a los poderosos de sus tronos y exalta a los humildes (Lucas 1,52). Ella no habla de mujeres y varones, sino de poderosos y humildes, sean varones o mujeres. Los poderosos son pocos, los humildes son multitud. La multitud de los humildes (mujeres o varones) somos la esperanza de la Humanidad porque, sintiendo toda la injusticia del dominio que sufrimos, podemos reaccionar y hacer reaccionar.
Evy
Vale, pero no me queda del todo claro. Volveremos sobre este punto dentro de quince días…
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)