Traductor

viernes, 20 de diciembre de 2013

ENTREVISTAS CON FID'HO - Navidad

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.


Entrevista

Evy
Hola, Fid'ho: es Navidad. Por una parte, quisiera felicitarte, ya que hoy se celebra tu cumpleaños, pero, por otra parte, tú y yo sabemos que no es realmente tu cumpleaños, sino sólo la cristianización de una antigua fiesta pagana en honor del Sol. Incluso dudo que te resulte placentero que se celebre tu nacimiento en sustitución de una fiesta pagana.
Fid'ho
Yo soy el Hijo del Hombre, y los que tú consideras paganos son tan humanos como cualquier otra persona. No tengo nada en contra de las fiestas paganas. Al revés: todas las fiestas, si se hacen bien, ayudan a construir Humanidad. Y concretamente la fiesta de Navidad me gusta cuando aquello que se celebra es la Vida, que se renueva constantemente. Alguien ha dicho que cada día es Navidad. Me parece muy bien.
Evy
Pero, entre nosotros, estas fiestas se han convertido en fiestas para el consumo. ¿Esto te gusta?
Fid'ho
Es el riesgo que tienen todas las cosas buenas: pueden ser mal utilizadas. Los humanos tenemos necesidades y capacidades, y cada cual escoge a qué se dedica preferentemente. Si hacemos crecer las necesidades, nos deshumanizamos; si activamos las capacidades, nos humanizamos.
Evy
Los Evangelios presentan tu nacimiento como un hecho extraordinario, con ángeles y estrellas y magos venidos de Oriente…
Fid'ho
Lo realmente extraordinario es la Vida con su capacidad de crecer y renovarse constantemente. Cada niño que nace es una semilla de Humanidad que brota. Es lo que quieren expresar los Evangelios con su lenguaje "extraordinario".
Evy
Toda vida nace, crece y muere. ¿Qué tiene de extraordinario esto?
Fid'ho
Mi nacimiento es descrito como extraordinario precisamente para que todos puedan descubrir que las cosas no son como tú dices. La muerte no es el último paso. Los Evangelios fueron escritos precisamente por esto: para hacer saber a todos que la muerte no es el final de todo. El último paso es la Plenitud. Nacimiento, crecimiento y muerte resultan extraordinarios porque preceden a la plenitud de la Vida.
Evy
En nuestro ámbito cultural, las fiestas de Navidad son días de encuentros familiares. Esto las convierte en un motivo de tristeza cuando falta alguna persona querida.
Fid'ho
La tristeza de las personas siempre merece comprensión. Pero la tristeza por la falta de un ser querido me afecta especialmente porque yo existo precisamente para ayudar a ir más allá de esta tristeza. Los humanos no somos islas. Formamos un solo cuerpo, y nunca nadie "falta" de nuestro lado. Lo que cambia es el nivel de presencia. No debemos quedar anclados en la presencia física, que tiene muchas limitaciones. Yo existo para ayudar a descubrir la presencia de comunión. ¿Añora, la madre, a su hijo porque ha "salido fuera" de sus las entrañas? ¿Echa, el árbol, de menos sus frutos porque se han convertido en semilla? ¿Pierden, las nubes, sus vínculos con el agua cuando se deshacen en lluvia? Pues, ¡tampoco debemos echar de menos a los compañeros de mesa cuando han tomado la forma de alimento! Porque, este es el gran misterio de la Vida humana: la capacidad de convertirnos en alimento los unos para los otros.
Evy
¿Es por esto que el evangelio de Lucas dice que tu madre te puso en un pesebre?
Fid'ho
¡Mi madre sabía muy bien lo que se hacía! Empezamos necesitando ser alimentados, y crecemos hasta convertirnos en alimento. Hay sólo una sola y única Vida, y la experimentamos como un circuito de comunión. Nadie sobra. Nadie falta.
Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)