Traductor

miércoles, 18 de diciembre de 2013

REFLEXIONES DOMINICALES. DOMINGO IV DE ADVIENTO. CICLO A.

ADVIENTO IV. Año A.
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/
PROYECTO DE HOMILÍA. 

Vino al mundo …
El evangelio que hemos leído es un relato extraordinariamente elaborado donde cada palabra y expresión tienen un doble nivel de significado: un significado superficial, casi biológico, pero que es usado como lenguaje de un segundo significado profundo, de gran contenido.
En la expresión "Jesucristo, vino al mundo de esta manera", las palabras "vino al mundo", usadas en lugar de "nació", tienen una doble intención: afirmar la universalidad de Jesús, y poner en paralelo el nacimiento de Jesús con el "nacimiento" de Adán (el primer hombre en el lenguaje mítico–religioso de los Judíos).
Este paralelismo Jesús–Adán viene reforzado en referencia al Espíritu Santo. Jesús, como Adán, no nace por la fuerza fecundadora de un varón sino por la fuerza del Espíritu. Recordemos el segundo relato de la Creación: "El Señor–Dios formó al hombre con polvo de la tierra ("humus” > humano). Le infundió el aliento ("espíritu") de vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo "(Génesis 2,7). Es decir: un "muñeco de barro", por el espíritu, pasa a ser un "hombre viviente".
Así pues, el nacimiento de Jesús es explicado a partir del "nacimiento" de Adán.
Pero Jesús no es "otro" Adán. Adán "nació" de la tierra ("humus"), y por la fuerza del Espíritu se hizo un ser viviente y Humanidad. El Espíritu, siempre actuante, va llevando a la humanidad hacia la plenitud, personificada en Jesús. Por María, Jesús es hijo de la Humanidad; por el Espíritu, Jesús (junto con toda la Humanidad) es hijo de Dios.
Por José, Jesús es hijo de Israel.
Es importante la figura de José, hijo de David. El Evangelio de Mateo comienza con la genealogía de Jesús por vía de José, y, según esta genealogía, Jesús es también cien por cien judío.
Mateo quiere resaltar este punto para que quede claro que Dios es fiel al Pueblo Elegido. La universalidad de Jesús no excluye la singularidad de Israel como Pueblo Elegido. Al contrario: precisamente la elección de Israel tenía por finalidad preparar la plenitud de la Humanidad a través de Jesús. En Jesús quedan cumplidas las promesas hechas a Israel. "Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el profeta".
No tengas miedo de tomar a María como esposa …
El relato insiste en dos puntos aparentemente incoherentes entre sí:
  • José es el esposo de María, y María es su mujer.
  • Jesús nace de María, pero no por la fuerza fecundante de José.
Mateo no escribe sobre biología, sino que utiliza el lenguaje biológico para comunicar un mensaje religioso y sorprendente.
No hay que interpretar mal este mensaje. José ve que María "pertenece" a los planes de Dios. Como era un hombre justo, decide retirarse de la vida de María para no estorbar. De ninguna manera debe entenderse esto como si José pensara que María le había engañado. En este caso, la justicia de la Ley judía le habría obligado a denunciar a su esposa. En cambio, desde el inicio del relato queda claro que José sabe que María espera un hijo por obra del Espíritu Santo. No tiene "dudas" sobre María sino sobre la forma en que él debe respetarla. La decisión que toma es generosa: decide no meterse donde no le llaman.
Pero resulta que sí le llaman. En esta historia, también él tiene una misión imprescindible como esposo y como padre. "Tú le tienes que poner el nombre de Jesús, porque él salvará de los pecados a su pueblo". Jesús es cien por cien "humano" por vía de José y de María, pero el evangelista quiere comunicarnos una buena noticia: Jesús, hijo del Hombre, es también hijo de Dios. Y como tal es también el "primogénito" de la nueva Humanidad.
"Jesús" y "Emmanuel".
Dos nombres para poner de relieve toda la realidad de este niño que ha de nacer:
  • Jesús (= Josué), porque salvará a su pueblo de sus pecados.
  • Emmanuel ("Dios con nosotros"), porque en él se nos muestra visible (la ternura de) Dios.
MENSAJE. 
El relato de hoy no pretende darnos datos biográficos sobre unas personas particulares sino descubrirnos, a través de Jesús–Mesías, la realidad más profunda de la Humanidad: nacidos de la Tierra, vamos creciendo a través de las generaciones hasta ser capaces de recibir la plenitud del Espíritu que nos permite ser plenamente humanos participantes de la Vida de Dios.
Para participar de la vida de Dios, evidentemente, no sirve la fuerza fecundante de ningún Poder humano. Es Dios mismo quien "le engendra" en nosotros con la fuerza fecundante de su Espíritu (Amor).
No se trata de biología sino de la acción de Dios que nos permite dar a nuestra vida una nueva dimensión. Es como cuando un buen músico "engendra" una sinfonía excelente con las vibraciones sonoras "generadas" por los instrumentos pertinentes. Un instrumento, por perfecto que sea, es incapaz por sí solo de engendrar ninguna melodía, pero en manos de un buen músico puede hacer maravillas.
RESPUESTA. 
Seguir el ejemplo de José. "José se despertó y, cumpliendo lo que el ángel del Señor le había mandado, tomó a María como esposa".
Cada uno de nosotros está invitado a "tomar a la Humanidad como esposa", y a poner todas nuestras capacidades al servicio de la vida que ella constantemente genera, hasta la plenitud de Dios (Efesios 3,19).
En cada uno de nosotros habita, de alguna manera, la maternidad de María y la paternidad de José para continuar engendrando, con la fuerza del Espíritu, aquella Humanidad plena según los proyectos de Dios.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Superando una visión biológica, ¿qué cambio representa, en las relaciones humanas, la virginidad de María y de José?
  2. En este relato, José representa los vínculos con la tradición, y María la capacidad de apertura al futuro. ¿Cómo vivís, en vuestro proceso humano y espiritual, esta doble dimensión?
  3. ¿Consideráis que el mensaje del evangelio de hoy tendrá, o podrá tener, alguna influencia en vuestra manera de celebrar la Navidad de este año? ¿Cuál?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)