Traductor

jueves, 26 de diciembre de 2013

REFLEXIONES DOMINICALES. SAGRADA FAMILIA. CICLO A.

SAGRADA FAMILIA.
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/
PROYECTO DE HOMILÍA. 

La geografía como lenguaje religioso.
Actualmente la geografía es sobre todo una ciencia; una ciencia bastante exacta gracias a la facilidad de los desplazamientos y a una gran cantidad de técnicas que nos permiten un conocimiento muy real (científico) de los diferentes lugares.
Esto puede convertirse en un inconveniente a la hora de interpretar la Biblia, y más concretamente los Evangelios, donde los lugares son utilizados sobretodo como lenguaje.
El evangelio de hoy está formado por dos fragmentos centrados en dos lugares que sirven como lenguaje para decirnos cosas importantes sobre Jesús y, por tanto, sobre la Humanidad.
"He llamado de Egipto a mi hijo".
Para los judíos, Egipto suscita dos sentimientos importantes y contrapuestos:
  1. "Egipto" es salvación.
Jacob (que también recibe el nombre de "Israel") y sus hijos, en tiempos de hambre extrema, tuvieron que ir a Egipto para adquirir el alimento necesario. Allí se encontraron con la agradable sorpresa de José, el Soñador, que era virrey del país. Aunque José había sido vendido por sus hermanos, él, que era un hombre justo, les acogió en Egipto junto con su padre.
B. "Egipto" es servidumbre.
Después de José, y ante la prosperidad de los descendientes de Jacob, los reyes de Egipto comenzaron a oprimir a los Israelitas hasta convertirlos en esclavos. Pero Dios llamó a Israel a la libertad, y por eso les hizo salir de Egipto (Éxodo).
Pero, fuera de Egipto, los Israelitas no dejaron de ser esclavos, sino que continuaron sometidos a los opresores surgidos de su propio pueblo y de otros pueblos.
Jesús, israelita, nace sometido y perseguido. José le salvará llevándole a Egipto. Después, desde Egipto, emprenderá un nuevo éxodo hacia la libertad.
Aunque ya habían muerto los que buscaban a Jesús para matarle, el país de Israel seguía siendo tierra de esclavitud. Por eso José llevará  a Jesús a Galilea. Galilea se situaba en la periferia de Israel donde la esclavitud, proveniente sobre todo de la Capital, no era tan fuerte.
Dentro de Galilea, los componentes del nuevo éxodo se instalan en Nazaret.
Nazaret.
La palabra "Nazaret", y más concretamente "nazareno", suena casi igual que otra palabra muy significativa para entender a Jesús, y que en español podemos traducir por "rebrote" o "vástago". Israel (parábola de toda la Humanidad) forma un pueblo llamado a la libertad, pero, de hecho, casi siempre había vivido sometido a alguna forma de esclavitud. Como un árbol de tronco cortado, no había podido dar los frutos de libertad que llevaba en su interior. Pero los profetas habían anunciado que rebrotaría. "De la cepa de Jesé cortada nacerá un rebrote; nacerá un vástago de sus raíces" (Isaías 11,1). Los evangelios nos presentan a Jesús como este "rebrote" que los profetas habían anunciado. Sobretodo el evangelio de Juan "juega" con esta palabra cuando hace comenzar la Pasión de Jesús en un "huerto", y los soldados buscan apoderarse de "Jesús, el nazareno" ("Jesús, el rebrote "). Después de la Cruz, este "rebrote" será "enterrado" (plantado) en un sepulcro que también está en un "huerto" (Juan 18,1 y 19,41), lugar idóneo para rebrotar. Según el evangelio de Juan, lo que han hecho los agentes de la pasión–muerte de Jesús es trasplantar el "rebrote" desde el Huerto de Getsemaní (Israel) al Huerto del Calvario (lugar universal).
Hay comentaristas que relacionan "nazareno" también con otra palabra que suena de una manera muy similar, y que significa "salvado". Mateo presentaría así a Jesús también como Nuevo Moisés, "salvado" de sus perseguidores. De ahí vendría la referencia a la Muerte de los Inocentes (Mateo 2,16), decretada por "Herodes", el nuevo "faraón" que, en tiempos de Moisés, habían decretado la muerte de los bebés Israelitas (Éxodo 1,22).
MENSAJE. 
"He llamado de Egipto a mi hijo". "Le llamarán Nazareno". El evangelista, sirviéndose del significado de estos lugares, ha creado un relato literario (seguramente no histórico) destinado a presentar a Jesús como el nuevo Moisés y el nuevo Israel que inicia el Éxodo definitivo hacia la libertad. Él es también el "rebrote" que pone de manifiesto toda la fuerza vital remanente de la Humanidad, aunque a menudo parezca una cepa vieja y estéril, incapaz de dar frutos de bondad.
RESPUESTA. 
Estos fragmentos del Evangelio de Mateo, junto con las otras Lecturas, han sido escogidos para presentarnos el ejemplo de la Sagrada Familia. Las peripecias de José, María y Jesús, y la manera de responder a ellas, pueden ser para nosotros una fuente de inspiración para responder con acierto a la tarea compartida de abonar y hacer nacer y crecer los "retoños" de Vida Nueva que continuamente surgen en nuestra vieja Humanidad.
APÉNDICE sobre la 2ª Lectura. 
La vieja humanidad ha estado marcada por muchas injusticias entre las que destaca un machismo vergonzante que afecta a la mitad de los humanos. Afortunadamente hoy hemos empezado a tomar conciencia de esta injusticia. Pero "tomar conciencia" de una injusticia no quiere decir que ya la hayamos corregido. Y la Iglesia, como institución, no es un ejemplo de conversión en este sentido.
La 2ª Lectura de hoy es un texto maravilloso de San Pablo, muy adecuado para la fiesta que celebramos. Pienso en recomendaciones como "que la paz de Cristo corone en vuestro corazón los combates que mantenéis", o también: "Amaos, que es el vínculo perfecto". Toda la Lectura es una maravilla, si exceptuamos el último párrafo que empieza con la frase "Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor".
Esta frase, en otras circunstancias, quizás podría entenderse bien. "Ser sumisos como conviene en el Señor" no comporta ninguna clase de inferioridad, sino que es un comportamiento que nace de un amor liberador. Pero en el contexto de las relaciones de pareja, y dada la "carga eléctrica" que tienen hoy expresiones como ésta que nos ofrece la versión del Misal, hacen que estas palabras sean "dinamita pura", y de ninguna manera se puedan refrendar diciendo "Palabra de Dios".
Es necesario, pues, que los que preparan las Lecturas vean si en la celebración se lee o no este último párrafo. Pienso que si se lee, no se puede hacer como si nada, sino que hay que afrontar y comentar la injusta e ilegítima interpretación que se puede hacer. Si no se quiere comentar, seguramente sería conveniente no leerlo. Esto no sería ninguna "censura" a la palabra de Dios sino una muestra de querer ser fieles, ya que la palabra de Dios sólo nos llega encarnada en nuestro lenguaje, y nuestro lenguaje, en este caso, como en otros, se ha convertido en un apoyo inapropiado que es necesario corregir que corregir.
PREGUNTAS para el diálogo. 
  1. Cada Cultura ha ido creando su modelo de familia. Hoy, la mezcla de culturas puede hacer difícil la comprensión y la aceptación de ciertas costumbres diferentes. ¿Qué es lo que, en vuestra opinión, es necesario "salvar"? ¿En qué fundamentáis vuestra consideración?
  2. El relato de hoy nos presenta a Jesús como un emigrante desde el primer momento. La emigración ha provocado un lenguaje que distingue entre ciudadanos y forasteros. ¿Consideráis correcto este lenguaje? ¿Lo usáis?

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)