Traductor

martes, 30 de diciembre de 2014

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS. CICLO B. Palabras y Palabrejas: “Pastores". “Noche". "Circuncisión".

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS. CICLO B.


Palabras y palabrejas

“Pastores". “Noche". "Circuncisión".
12. Pastores. (… Los pastores fueron a Belén)
En la cultura cristiana los Pastores de Navidad se han convertido en unos personajes simpáticos, amables, románticos, algo primitivos pero muy humanos. Colocados en el pesebre o protagonistas de Els Pastorets" (obra navideña típica en Cataluña), son el contrapunto de los demonios, los cuales siempre terminan vencidos. Esta visión idílica de los Pastores de Belén podría aguar el mensaje revolucionario que nos pretende transmitir el relato evangélico.
Según los estudiosos, en tiempos de Jesús los pastores de Palestina, como grupo social, eran gente despreciada porque se la consideraba despreciable. Se daba por supuesto que su contacto permanente con corderos y cabras les hacía más cercanos a los animales que a los humanos. No eran propietarios del ganado sino simples contratados para convivir con él, conduciéndolo y vigilándolo. Gentuza ruda, ignorante, a menudo ladrones. Cuerpos al sol, como los llama poéticamente Sagarra en su Poema de Navidad. No tenían nivel ni para ser considerados pecadores, como ocurría con los publicanos, gente instruida, pecadores públicos por su trato con paganos.
El relato del nacimiento de Jesús comienza hablando de los Poderosos, pero termina hablando de los Pastores. Comienza con unos decretos del Emperador Romano y del gobernador Quirino, ordenando un "censo de todo el mundo" (!). El censo era una exhibición de poder. Era contar a las personas como propiedad privada.
Pero esta exhibición de poder hará que el Mesías nazca en Belén, como habían anunciado los profetas. Así, sin saberlo, el poderoso emperador servía a los proyectos de Dios en relación con la Humanidad.
Los Pastores, en este relato, son el contrapunto del Emperador y su mundo. Sólo ellos recibirán el anuncio; sólo ellos sabrán explicar el significado de aquel nacimiento. Ellos, los ignorantes, pasan a ser maestros en humanidad. "Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores". Incluso la madre de Jesús: "María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón".
¿Por qué sólo los pastores recibieron el anuncio del ángel? La respuesta parece clara: porque "velaban de noche". Todos los demás dormían. Y también por su humildad: guardaban ovejas, mientras los poderosos controlaban personas como si fueran corderos.
13. Noche. (… de noche velaban el rebaño).
En los Evangelios "noche" tiene un significado profundo. Significa oscuridad. En ninguna parte se dice que Jesús naciera de noche, pero cuando se habla de los Pastores se dice que velaban de noche. Es la noche de la Humanidad.
Por la noche son posibles tres actitudes:
  • acomodarse a la oscuridad, y ponerse a dormir.
  • aprovechar la oscuridad para cometer fechorías ("las obras de la noche").
  • velar, buscando ver, esperando el amanecer.
Judas aprovechará la noche para entregar a Jesús (Juan 13:30). Los soldados aprovecharán la noche para apoderarse de Jesús (Fueron con linternas y antorchas, Juan 18:3. Es la hora del poder de las tinieblas, Lucas 22:53).
En cambio los Pastores velan de noche guardando el rebaño (como los Magos observando las estrellas. Mateo 2: 2).
La crucifixión de Jesús (del Hombre) provocará una experiencia de noche total en pleno medio día (Mateo 27:45). La condena del Hombre deja a la Humanidad en plena oscuridad.
Jesús representa la luz. "La gloria del Señor los envolvió con su luz". Para la Humanidad, sólo el Hombre es la luz. Sentirse hombre y construir humanidad es caminar en la luz y hacer las obras de la luz (Juan 12: 35ss). Todo otro "absoluto" al que sean sometidos los humanos, nos devuelve a las tinieblas. Dios, Patria, Nación, Progreso, Democracia, Ley, Constitución, Orden, Libertad, Justicia, … si no son iluminados desde el Hombre, nos dejan en las tinieblas.
14. Circuncisión. (tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús).
La circuncisión era el rito por el cual un hombre varón entraba a formar parte del pueblo de Israel. Un rito bastante machista porque las mujeres no lo pueden recibir. Y es que la ciudadanía de la mujer dependía de la del marido. ¡Al revés de como sería razonable!
Pero hay que destacar la significación importante de este rito en el caso de Jesús. Por la circuncisión Jesús es constituido cien por cien judío. Como tal, es heredero de las Promesas hechas por Dios a Israel. Así, los Evangelios podrán situar en Jesús la "plenitud de Israel". Y no sólo de Israel. Nos describirán su pasión y muerte como una "entrega" que Israel hace a los Paganos (que somos el resto de la Humanidad). El "rechazo" que Israel hará de su "Mesías" será ocasión de que sea "entregado" a toda la Humanidad, representada en el Procurador Romano (Mateo 27: 1; Marcos 15: 1; Juan 18:30). Es como ciudadano de Israel que Jesús hereda las Promesas de Dios, y las universaliza. En la Cruz, "izada fuera de Jerusalén", la "realeza de Jesús" es ofrecida a todos. El cartel (Jesús Nazareno, rey de los Judíos) estaba escrito en hebreo, latín y griego (Juan 19:20), porque estaba destinado a todos. Negado por los primeros destinatarios, el Rey de los Judíos ensancha su realeza liberadora a todos los humanos (que acepten ser humanos) (Mateo 22: 3SS, ó Lucas 14: 18ss).

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


viernes, 26 de diciembre de 2014

SAGRADA FAMILIA. Palabras y Palabrejas: "Bandera". "84 años"

Sagrada Familia. CICLO B.

Palabras y palabrejas

"Bandera". "84 años".
10. Bandera. (Este chico … será una bandera discutida).
Bandera significa el signo de un Pueblo o de una forma de ser. A menudo se levanta en alto para que sea perfectamente visible por todos. Cuanto más elevada esté una bandera, más combatida será por aquellos que no aceptan lo que representa.
De diferentes maneras los Evangelios nos presentan a Jesús como la bandera de la plenitud humana. Será una bandera levantada en alto al momento de su crucifixión, y con un letrero claro: "Jesús Nazareno, Rey de los Judíos" (Evangelio de Juan 19:20). El evangelio de Lucas (23:35) recalca que, en el momento de la crucifixión, el Pueblo estaba allí, mirando. El evangelio de Juan (3; 14) pone en boca del propio Jesús estas palabras: Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, también el Hijo del hombre debe ser levantado, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.
En el relato que hemos leído hoy, Simeón anuncia, interpretándola, la crucifixión de Jesús. Jesús, elevado en la Cruz, es para unos bandera que les muestra la realidad profunda del Hombre. Pero, para los representantes de Poder (el Poder es el anti–Hombre) es una bandera discutida. Hombre y Poder visualizan dos formas contrarias de ser: en la Cruz, Jesús "exhibe" que el Hombre llega a ser plenamente humano entregando la vida; en cambio para los Poderosos, la Cruz es el resultado de una sentencia. Lo hacen decir a la gente del pueblo: "Nosotros tenemos una ley, y según esa Ley (este hombre) debe morir, porque se ha declarado Hijo de Dios".
La Cruz, sobre el Calvario, es la bandera que permite a todos saber de qué parte están: con el Hombre o contra el Hombre. Estamos contra el Hombre siempre que intentamos someter a los demás a otras banderas: el Poder, el Dinero, la Ley, la Nación, el Orden, …
11. 84 años. (… Había quedado viuda hasta los 84 años).
Todos sabemos que, sobre todo en las culturas antiguas (cuando en pocas ocasiones se tenía que hacer uso de la exactitud), los números eran utilizados para expresar situaciones de la vida personal o colectiva. Por ejemplo: el número "7" se usaba para indicar una plenitud no definitiva, porque recordaba a la "semana", que era un período de tiempo bastante apto para hacer y terminar una obra (como en el Relato de la Creación) .
Entre los hijos de Israel, también el número "12" estaba cargado de simbolismo, por aquello de las 12 Tribus que formaban el pueblo de Israel.
El relato de hoy habla de la profetisa Ana, y hace notar que, después de vivir 7 años casada, se había quedado viuda hasta entonces, a los 84 años.
84 es 7 veces 12. El resultado indica también ancianidad, porque 84 años, sobre todo en aquel tiempo, ¡eran muchos años! Recalcando esta ancianidad con el número 84, el relato convierte a esta profetisa en una personificación de la situación de Israel cuando nació Jesús. No se dice que Anna (Israel) tuviera hijos, a pesar de haber estado casada 7 años, pero se insiste en que estaba dedicada noche y día al culto de Dios, no con sacrificios como los sacerdotes, sino con ayunos y oraciones. Aparece como experta en esperanza. Ante Jesús, como si fuera su hijo, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban el tiempo en que Jerusalén sería redimida.
¿De qué tenía que ser redimida, Jerusalén? Los 7 años de matrimonio son una alusión directa a la Alianza de Dios con Israel. Una alianza que se había roto. Durante mucho tiempo, la comunidad de Israel había como enviudado, a pesar de "disponer" del Templo, los representantes del cual no aparecen aquí para nada porque, de servidores del Templo se habían convertido en dueños. Pero ahora, para los fieles a la esperanza de Israel, el Niño que tienen delante es la señal (la bandera) de que la Alianza está a punto de ser renovada. Con la renovación, Israel cumple su tiempo (7 x 12) y la nueva alianza queda abierta a todos los hombres. "Luz para alumbrar a las naciones".
Con los dos ancianos del relato de hoy, Israel cumple su misión en la Humanidad. Con ellos, termina el tiempo de Israel y comienza el tiempo de la Humanidad (que incluye a Israel). "Gloria de Israel su Pueblo".
Dicho con palabras actualizadas:
Cada Pueblo, de una forma u otra, se siente elegido por Dios, y va tomando conciencia de su identidad hasta que llega un momento en que esta identidad es entendida como su aportación específica a la Humanidad. En la Humanidad y construyendo Humanidad, cada Pueblo encuentra y descubre su propia plenitud.


Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


REFLEXIONES DOMINICALES. SAGRADA FAMILIA. CICLO B.

SAGRADA FAMILIA. Año B.
Por cerezo Barredo
http://servicioskoinonia.org/cerezo/
PROYECTO DE HOMILÍA.

Navidad es una fiesta importante. La liturgia le dedica toda una semana. Los primeros días de esta octava de Navidad están especialmente dedicados a personas "relacionadas" con el Nacimiento de Jesús.
  • El día 26 está dedicado a San Esteban, porque fue el primer mártir. Los mártires se asocian a la vida de Jesús. Por ello, en la iglesia, el día del martirio también es llamado "dies natalis": día del nacimiento.
  • El día 27 está dedicado a San Juan Evangelista, porque su Evangelio es el que expresa con mayor profundidad el significado de "la Encarnación del Verbo", es decir: el significado de la "Vida de Jesús".
  • El día 28 está dedicado a los Santos Inocentes. Según el relato de Mateo, Herodes, que aquí encarna al "Poder Anti–Hombre", mata para mantenerse en su trono.
  • El domingo dentro la octava de Navidad está dedicado a la Sagrada Familia. Este año (2014) se sobrepone al Día de los Santos Inocentes.
La fiesta de la Sagrada Familia es moderna: la instituyó el Papa León XIII, hace un centenar de años, para contrarrestar la "crisis de la familia" que comenzaba a perfilarse.
Sobre el texto del evangelio.
El evangelio de hoy, propiamente, no nos habla de "la familia". El mensaje del relato va por otro lado, y nos afecta mucho más directamente.
Tomando como punto de partida las "normas religiosas", representadas por el "Templo de Jerusalén", el relato nos quiere preparar para el mensaje central de la predicación de Jesús, que se podría expresar así: En nuestra relación con Dios, no llegamos a ser "adultos" hasta que no vamos más allá de una religión dirigida a "Dios como Señor" para encontrarnos con "Dios como Padre, y con los demás como hermanos".
Aunque los padres de Jesús le llevan al Templo para cumplir lo que mandaba la ley de Moisés o Ley del Señor, de hecho no es eso lo que nos cuenta el relato, sino que aparecen dos personajes que, movidos por el Espíritu Santo, "amablemente secuestran al grupo" –el niño y los padres– para hablarles de quién es realmente ese "niño" y de cuál será su Misión. Se trata de dos personajes "ancianos", que ya han vivido su vida (vida de esperanza) y dejan claro que "ahora ya pueden morir en paz porque sus ojos han visto al Salvador de todos los pueblos" (no sólo de Israel).
Uno de ellos, Simeón (el nombre significa: "el que sabe acoger"), dirige a María unas palabras sorprendentes: Este chico será motivo para que muchos caigan en Israel y muchos otros se levanten; será una bandera discutida, y a ti misma una espada te atravesará el alma; así quedará clara la actitud escondida en los corazones de muchos.
Para entender el significado de estas palabras hay que ir al final de la vida de Jesús. En el Calvario, Jesús en la cruz es izado como una bandera discutida. Situado entre dos criminales: uno le increpa, mientras el otro le acepta como salvador. Al pie de la cruz, los representantes del templo le increpan, mientras el centurión le acepta como Hombre Justo (Lucas 23, 35ss). En pleno mediodía se hace de noche para dar inicio a una nueva etapa que ya no estará presidida por el Templo ("la cortina del templo se rasgó por la mitad"). Queda en la cruz el Hombre, que será desde ahora el único criterio para evaluar los sentimientos escondidos en el corazón.
Si María anunciaba el futuro de Jesús poniéndolo en un pesebre, ahora, en el Templo, en brazos por dos ancianos, se anuncia "al Inocente condenado" como "bandera", combatida pero decisiva y definitiva.
Sobre la fiesta de la Sagrada Familia.
Aunque el texto leído no tiene por finalidad hablarnos de la "familia", los Relatos de infancia nos presentan a Jesús como "hijo de una familia". Y esto es muy significativo.
Jesús "el salvador" no es un extraterrestre ni un semidiós o un ser sobrenatural o celestial … que viene desde fuera a "salvarnos". Jesús es cien por cien hombre; es uno de los nuestros; carne de nuestra carne; historia de nuestra historia.
Una vez un buen amigo me decía: ¿por qué los curas nos habla tanto de "salvación"? ¿De qué debemos ser "salvados"? ¿Es que nacemos "perdidos"? ¿Por qué estamos "perdidos"?
Mi amigo se quejaba con razón porque ni nacemos "perdidos" ni "estamos perdidos".
Sólo podemos hablar de "salvación" tras descubrir la clase de Vida a la que estamos llamados.
Un caminante, sólo sabe el camino que le falta por hacer cuando ya conoce el término a dónde va. Es su capacidad de ser mariposa lo que permite hablar de "salvación" de la oruga. Los simples gusanos no necesitan "salvación".
La música "salva" las cuerdas de una guitarra cuando son dóciles a la creatividad de un buen artista.
Es nuestra capacidad humana de ser amados y de amar lo que "salva" el corazón humano cuando es dócil en las manos de Dios. Sin esta capacidad no pasaríamos de ser, como bellamente dice el poeta catalán David Jou, en su Canto espiritual, "una extraña opacidad", ni perdidos ni salvados.
El Hombre no es un ser perdido que necesita ser salvado desde fuera. Jesús, nacido de mujer como cada uno de nosotros, y, como cada uno de nosotros, nacido niño, sometido a la "ley", se convierte en "salvador" porque con él descubrimos que somos amados por Dios, llamados a ser sus hijos participando de su propia Vida. En él nos descubrimos "Familia de Dios".
MENSAJE
Mensaje del relato evangélico.
Nacemos y empezamos "bajo la ley", no importa que sea un edicto de César o la Ley de Moisés o las leyes de la Religión, o las leyes de la no–religión o las leyes del Ateísmo. Nacemos bajo la Ley, pero estamos llamados a la Libertad ("salvación"), aunque esto provoque fuertes tensiones (bandera discutida), porque no siempre amamos la Libertad. "Una espada te atravesará el alma".
Mensaje de la Fiesta.
Somos familia de Dios y hermanos de todos los hombres.
RESPUESTA
En primer lugar es conveniente no utilizar los Relatos de infancia para defender un determinado modelo sociológico de familia o de sociedad. Los evangelios no hablan de "sociología" sino de "buena noticia" o, si se quiere decir así, hablan de "humanidad adulta".
Incluida en el marco de las celebraciones de Navidad, la fiesta de la Sagrada Familia es una invitación a sentirnos familia de todos los humanos y de todos los vivientes, y a trabajar para que las relaciones de dominio–sujeción vayan siendo sustituidas por relaciones "familiares". Y hay que empezar por nuestro mismo entorno: familia, pueblo, comunidad cristiana, …
Esto, que es tan bonito y tan fácil de decir, no es tan fácil de practicar. El viejo Simeón nos lo advierte de antemano: "sentirse familia" significa elevar al ser humano como bandera de referencia; y para ello hay que ir más allá de los mandatos religiosos o pseudorreligiosos propios y ajenos. "No es el hombre para el sábado sino el sábado para el hombre" (Marcos 2, 27).
En nuestra sociedad pretendidamente laica, está resurgiendo con fuerza una antigua "religión" con sus fiestas y sus escritos sagrados; con sus sacerdotes y sus dogmas; con sus ritos y sus mandamientos. Su capacidad de dominio y de alienación es extrema. Su verdadero "dios" se esconde detrás de múltiples y embellecidas máscaras. Tiene mil nombres, y su acción es directamente contraria a que la Humanidad se convierta en "familia", ya que no necesita hermanos sino consumidores.
¡Hemos sido transformados en consumidores! ¡Me uno a los que se desapuntan!
PREGUNTAS para el diálogo.
  1. Convertidos en consumidores, todo se convierte para nosotros en un "consumo". A menudo, también la Religión. ¿Descubrís "prácticas" actuales religiosas, que serían más bien simple "consumo de religión"?
  2. Actualmente existe bastante debate sobre los "modelos de familia". Haced un diálogo sobre las ideas que tenéis con relación a este punto, y en el que las fundamentáis.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)


miércoles, 24 de diciembre de 2014

NAVIDAD. Palabras y Palabrejas: "Pesebre"

NAVIDAD
Os dejo los enlaces de las homilías para las misas de Navidad, ya publicadas en este blog:

  • Misa de la Noche (Misa del Gallo)
  • Misa del Alba
  • Misa del día 
  • Relectura (Hacer el bien)
  • Tertulia en espiral
  • Entrevistas con Fid’Ho


  • Palabras y palabrejas. (Missa del Gallo)

    "Pesebre".
    9. Pesebre. (... le envolvió y le acostó en un pesebre).
    Según el relato del Nacimiento de Jesús en el Evangelio de Lucas, María puso el Niño en un pesebre. Y a los Pastores se les dice: Esto os servirá de señal: encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Y se insiste: Fueron, pues, deprisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.
    Se hace notar que María puso al Niño en un pesebre "porque no tenían sitio en el hostal". De aquí se ha deducido que la gente de Belén era poco acogedora. Nada más falso !!!
    Para entender bien este relato hay que ir más a fondo. Debería traducirse así: María puso el Niño en un pesebre porque (de momento) el hostal (katályma, en el original griego) no era un lugar para él.
    María es plenamente consciente de quién es su hijo. Sabe que aquel niño, cuando decida sobre su vida, se hará alimento para los demás. Lo explica el propio evangelio de Lucas: Jesús, "llegada la hora", encarga a unos discípulos que preparen la sala–comedor (katályma, en el original griego) para celebrar la Cena pascual. Sorprendentemente, los discípulos preparan el lugar, y no el Cordero pascual, porque el cordero ya está "preparado": es Jesús mismo. "Esto es mi cuerpo entregado por vosotros. Haced esto en memoria mía". Y después de cenar ... "Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre, derramada por vosotros" (Lucas 22: 7ss).
    Poniendo a Jesús en un pesebre, María nos muestra, ya desde el primer momento, que Jesús (el Hombre) es alimento, y ella se asocia a este hecho. Pero cuidado!: momento le pone "envuelto", porque todavía no es la hora.
    Que la vida humana es "alimento", lo experimentamos cada día en nuestras familias, donde, sobre todo los padres, es convierten en alimento para los hijos. "Hacerse alimento" es la manifestación más clara de un amor humanizador nacido de la libertad. "Hacerse alimento" no significa que nos podamos devorar unos a otros. Sólo por amor y libremente, convertimos nuestra vida en alimento; y eso nos humaniza.
    En cambio, devorar a los demás es lo más contrario a la vida humana, y nos deshumaniza. Los humanos hemos inventado mil maneras de "devorar" la vida de los demás: esclavitud, servidumbre, dominio, explotación, ... "El hombre es un lobo para el hombre", ya decían los antiguos. En los evangelios esta trágica realidad humana se expresa incluso a través de un "discípulo": Judas. Judas, después de tomar el pan, se va a venderlo por treinta monedas de plata (Juan 13: 27ss).
    Los relatos evangélicos no pretenden ofrecer datos biográficos sobre Jesús sino que intentan mostrarnos, en la persona concreta de Jesús, lo que constituye la esencia de una vida verdaderamente humana. Somos humanos en la medida en que, desde la generosidad, nos hacemos alimento los unos para los otros. Quizás también se quiere recalcar esta idea cuando se destaca que Jesús nació en Bet-Lèhem, que significa "casa del pan".

    Por el Padre Pere Torras
    Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
    Sant Feliu de Guíxols (Girona)


    jueves, 18 de diciembre de 2014

    ADVIENTO IV. CICLO B. Palabras y Palabrejas: "Ángel"

    ADVIENTO IV. CICLO B.
    Palabras y palabrejas


    "Ángel".
    8. Ángel. (El ángel, entrando en su presencia, dijo …)
    ¿Existen los ángeles?
    Como dice un dicho: quien no lo sabe todo, no sabe nada. Los humanos no conocemos todo lo que existe; por lo tanto no podemos afirmar ni negar la posible existencia de otros seres inteligentes.
    Hablamos de los ángeles porque la Biblia (y muchos otros Libros) hablan de ellos. Pero también hay que decir inmediatamente que la Biblia podría hablar de los "ángeles" como recurso literario; como lenguaje simbólico o mítico para expresar experiencias humanas profundas.
    La palabra "ángel" proviene del griego, y significa mensajero. A menudo se utiliza para indicar que una persona o comunidad ha recibido un mensaje de Dios.
    A Dios no le ha visto nunca nadie. Por ello, un peligro de los humanos cuando queremos hablar de Él es "humanizarlo" tanto que perdemos su trascendencia. De alguna manera, con la "intervención" de los ángeles, se armoniza la trascendencia de Dios y su humanización, inevitable para el hombre, cuando queremos hablar de experiencias divinas vividas.
    En la vida de las personas hay momentos en que se experimenta un sentimiento profundo de ser acompañado, ayudado, iluminado, llamado, empujado, … por "alguien" exterior a nuestra realidad. Deducir de este sentimiento que este "alguien" es Dios, sería un atrevimiento excesivo. Es más "honrado" imaginar un su mensajero (ángel).
    Los ángeles nos permiten "personalizar" una experiencia considerada sobrenatural sin ofender la trascendencia de Dios. En el lenguaje actual se podría decir que el recurso a los ángeles sería como un mecanismo de proyección que permite salvar la trascendencia de Dios y, a la vez, expresar la fe en una Presencia que afecta a nuestras vidas.
    En la Biblia, este mecanismo de proyección tiene también otras diferentes expresiones, como pueden ser los sueños, los oráculos, ciertas casualidades, los videntes, … Y sobre todo los Profetas.
    En el marco del Nuevo Testamento, y atendiendo al significado de la palabra, hay que decir que "el ángel" por antonomasia es Jesús de Nazaret, en quien se identifican mensaje y mensajero.
    "Evangelio" proviene de dos palabras griegas: "eu" (bueno) y "aggelion" (mensaje). Los Evangelios ("eu-aggelion") nos presentan a Jesús como hijo del Hombre, que es el mejor buen Mensaje que puede recibir la Humanidad. Sería similar a cuando unos esposos reciben el mejor buen mensaje de que se han convertido en padres. Para ellos, su hijo es a la vez el mensaje y el mensajero.

    Por el Padre Pere Torras
    Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
    Sant Feliu de Guíxols (Girona)


    jueves, 11 de diciembre de 2014

    ADVIENTO III. CICLO B. Palabras y Palabrejas: "Betania"

    ADVIENTO III. CICLO B.
    Tumba de Lázaro en Betania

    Palabras y palabrejas

    "Betania".
    7. Betania. (Esto pasó en Bet-Ania, al otro lado del Jordán).
    Betania o Bet-Ania, es una ciudad ubicada a unos tres kilómetros de Jerusalén. Hablan de ella los cuatro evangelios. Pero el Cuarto Evangelio sitúa esta villa en dos lugares distintos: un lugar, coincidiendo con los otros evangelios, es en la vertiente oriental del Monte de los Olivos; el otro lugar, bien diferente pero explícitamente indicado, es al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba. Algunos estudiosos han supuesto que se trataría de dos villas distintas, y que la "Betania" del otro lado del Jordán en realidad sería otra ciudad, que tendría un nombre similar.
    No hay que "solucionar" el problema de esta forma. Sabemos que los Evangelios no son tratados de Geografía sino que utilizan la geografía como lenguaje para decir cosas que van mucho más allá del lenguaje utilizado. Un lugar geográfico puede ser utilizado como lenguaje a partir del significado de su nombre, de su peculiar situación geográfica, de su significación sociológica, ...
    En el caso de Betania, es importante el nombre y su significación religiosa.
    Como nombre, Betania viene de "bet" que en arameo significa "casa". Quizá se habría añadido "Ania" (Ana o Ananias). Como "Ana o Annan" significan "piedad", Betania podría significar "casa de piedad". O casa de reposo. Diferentes autores investigan en esta dirección.
    Pero también es posible que el cuarto Evangelio "utilice" la palabra Betania como un derivado de Bet, de un modo similar a como, en nuestra lengua, de "casa" derivamos "caserío" o "casona" para indicar una gran casa, un linaje importante, ... Es posible que los evangelios, con el nombre de Betania, quieran significar la casa de la comunidad de los hermanos. De hecho, en Betania son situados los tres hermanos, amigos de Jesús: Marta, María y Lázaro; y Jesús se encuentra allí como en casa. También en Betania los discípulos viven la experiencia de la muerte resurrecciosa en un hermano (Lázaro). Desde Betania, según el evangelio de Lucas, Jesús "sube al cielo" prometiendo su "retorno". Quizás también se pretenda insinuar cierta contraposición con el Templo de Jerusalén, considerado normalmente como la "casa de Israel", pero que habría dejado de serlo porque los sacerdotes lo han convertido en un mercado (Juan 02:16) y cueva de ladrones (Mateo 21:13).
    Significación religiosa:
    Pero, más allá de la corrupción del templo, los Evangelios no pretenden establecer ninguna contraposición entre la "familia de Israel" y la "familia cristiana". No hay contraposición sino continuidad. El Bautista es judío, y prepara los caminos de Jesús ("primogénito" de la nueva familia). En el cuarto Evangelio, la Betania "del otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba", representaría la casa de Israel que, cruzando el Jordán, entra en la Tierra Prometida.
    No hay rivalidad ni oposición entre la Betania del Jordán, casa de Israel, y la Betania del Monte de los Olivos, casa de los Hermanos.
    Esta no-rivalidad sino imbricación de la "casa de Israel" y la "casa de los Hermanos" se expone aún más explícitamente al comienzo y al final del cuarto Evangelio. Jesús con sus discípulos es "invitado" a las Bodas de Caná (que evocan la boda de Dios con Israel), si bien declara que "aún no ha llegado mi hora" (Juan 2: 4). Igualmente en la Cruz , Jesús vio a su madre (que representa el Israel fiel) y, junto a ella al discípulo que él amaba (que representa la nueva familia), dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Después dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa (Juan 19:26)
    Esta relación entre la "casa de los Hermanos" y la "casa de Israel" expresados con una misma palabra, "Betania", era muy conveniente y significativa en un momento en que los discípulos judíos de Jesús eran perseguidos por la Sinagoga.

    Por el Padre Pere Torras
    Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
    Sant Feliu de Guíxols (Girona)