Traductor

jueves, 2 de enero de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo II después de Navidad - Ciclo A.

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Juan 1, 1-18

En el principio ya existía la Palabra, 
y la Palabra estaba junto a Dios, 
y la Palabra era Dios. 
La Palabra en el principio estaba junto a Dios.
Por medio de la Palabra se hizo todo, 
y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho.
En la Palabra había vida, 
y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en la tiniebla, 
y la tiniebla no la recibió.
Surgió un hombre, enviado por Dios, 
que se llamaba Juan: 
éste venía como testigo, 
para dar testimonio de la luz, 
para que por él todos vinieran a la fe.
No era él la luz, 
sino testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera, 
que alumbra a todo hombre. 
Al mundo vino, 
y en el mundo estaba; 
el mundo se hizo por medio de ella, 
y el mundo no la conoció.
Vino a su casa, 
y los suyos no la recibieron.
Pero a cuantos la recibieron 
les da poder para ser hijos de Dios, 
si creen en su nombre.
Éstos no han nacido de sangre, 
ni de amor carnal, 
ni de amor humano, 
sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne 
y acampó entre nosotros, 
y hemos contemplado su gloria: 
gloria propia del Hijo único del Padre, 
lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: 
«Éste es de quien dije: 
"El que viene detrás de mí, 
pasa delante de mí, 
porque existía antes que yo"».
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la Ley se dio por medio de Moisés, 
la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: 
el Hijo único, 
que está en el seno del Padre, 
es quien lo ha dado a conocer.


Entrevista



Evy
El himno que da inicio al Cuarto Evangelio comienza con un juego de palabras. Los juegos de palabras pueden estar cargados de significado pero no se pueden traducir. Quizá por eso este juego de palabras no significa nada para mí. ¿Podrías explicármelo con otras palabras?
Fid'ho
El significado de este juego de palabras es extraordinariamente importante y sencillo a la vez.
Evy
Importante, quizás; pero sencillo, ¡no me lo parece!
Fid'ho
Sí: sencillo para todo aquel que quiera entender. Tan sencillo como que un hijo entienda que ha recibido la vida de sus padres, y que el propósito de los padres es que él crezca, se haga adulto y pueda llegar a ser como ellos.
Evy
Vale. El evangelista quiere exponer el propósito de Dios al comenzar la Creación. Esto es fácil de entender porque es lo mismo que hacemos nosotros: primero tenemos un proyecto, y después comenzamos a realizarlo. Pero, ¿cuál es este proyecto? ¿Es todo el Universo? ¿Es sólo la Humanidad? ¿Es engendrar otro "Dios"? …
Fid'ho
No vas desencaminado. Es necesario distinguir entre "crear" y "engendrar". Las cosas, las máquinas, los robots, … se pueden crear. Las personas, no. Tú y tu mujer no habéis creado a vuestros hijos sino que los habéis engendrado. Engendrar significa ensanchar la propia vida de manera que nazca un nuevo ser que, a partir de lo que ha recibido, pueda ir construyendo libremente su propia existencia. La libertad y una independencia creciente son parte integrante de toda vida personal.
Evy
¿El propósito de Dios fue engendrar a la Humanidad?
Fid'ho
Todo lo que existe ha sido creado para que sirviera al surgimiento de la vida. Y la vida crece hasta hacerse consciente de sí misma. Con la conciencia, puede comenzar el sentimiento de filiación. El propósito de Dios no termina en la creación del universo, ni de la vida ni de la conciencia. El propósito de Dios es la vivencia de la filiación. El himno que hemos leído utiliza la expresión "Dios hijo único". El propósito de Dios es la Humanidad como "Dios engendrado".
Evy
Perdona Fid'ho. ¡Demasiado bonito para que sea verdad! ¡¿La Humanidad, un Dios engendrado?! ¡No te das cuenta que la mayor parte de la Humanidad debe soportado una vida miserable!
Fid'ho
¡¿Y a mí, me lo dices?! Me mataron clavándome en una cruz. Y sigo muriendo en cada hombre asesinado o despreciado. Como Hijo del hombre, soy el crucificado. Pero también soy el resucitado.
¿Cuándo tardaron tus hijos a reconocer y vivir su filiación con vosotros, y su hermandad entre ellos?
Evy
¡Uy! ¡Tienen más de treinta años, y aún a veces discutimos y discuten entre ellos!
Fid'ho
¿Lo ves, Evy? La Humanidad está todavía en su primera infancia. Pero yo soy para cada ser humano el hombre–muestra. En mi pueden ver el inicio y el modelo de una filiación plena y de una hermandad perfecta. Y cada uno va realizando su propia historia dentro de la Gran Historia.
Evy
Pues, tenías razón: ¡tan sencillo –y tan arriesgado– como engendrar un hijo!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)