Traductor

viernes, 3 de enero de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Epifanía del Señor - ReyesMagos

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Mateo 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes.
Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:
-« ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.»
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
-«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
"Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judea, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel."»
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
-«Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.»
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.


Entrevista



Evy
Periodísticamente hablando, la fiesta de hoy resulta interesante por la gran variedad de modos de celebración, y de nombres con los que es conocida. Pero ahora yo quisiera preguntarte más directamente sobre esto de la estrella. ¿En el lenguaje actual, podríamos decir que la estrella es la conciencia de cada uno? ¿Seguir la estrella sería lo mismo que seguir la propia conciencia?
Fid'ho
Sólo a medias. La conciencia es el resultado de una actitud previa. Cuando la actitud previa es correcta, podría ser como dices. Pero si la actitud previa no es buena, la propia conciencia tampoco es buena, y, más que una estrella, podría ser un flash que deslumbra y ciega. Piensa en los fanáticos de cualquier ideología …
Evy
Cuéntame lo de la actitud previa.
Fid'ho
Vivimos conviviendo. El conocimiento que tenemos de los demás depende de la actitud que tomamos en relación a ellos. Los soberbios no "ven" realmente a las otras personas. La soberbia es una lente deformadora que hace a los demás más pequeños. Igualmente los que intentan dominar: éstos no ven personas sino objetos. Observa que ni Herodes ni los sacerdotes "ven" la estrella. Ellos, en aquel niño que acaba de nacer, sólo ven un rival que hay que eliminar, o un mesías que no responde a sus expectativas de Poder.
Evy
Según el relato, cuando los Magos llegan a Jerusalén, también ellos dejan de ver la estrella. En cambio, cuando salen de Jerusalén, la vuelven a ver. ¿Cómo se explica esto?
Fid'ho
¿No lo intuyes? Fuera de Jerusalén, no sólo vuelven a ver la estrella, sino que también ven como se pone sobre el Niño que buscaban. ¡Yo era ese niño! ¡El hijo del Hombre! ¡Es el magnífico descubrimiento que hacen los Magos al final del camino! En un primer momento, ellos han pensado como pensaría la mayoría de la gente: si se trata del rey de los judíos, deberán encontrarle en la "capital del reino". Pero allí la estrella desaparece. La estrella les descubre la coincidencia de Cielo y Tierra; pero esto no se puede ver en la Capital, donde el Poder pretende sustituir a la estrella. La identificación de Dios con los humanos tiene lugar fuera de los palacios reales o de los templos sacerdotales.
Evy
¿Se podría decir que la estrella eres tú mismo: el Hijo del hombre?
Fid'ho
¡Cierto! El Hombre se convierte en estrella para todos aquellos que buscan con sinceridad ser humanos y construir humanidad. Esto genera sentimientos de hermandad, y excluye toda relación de dominio o de superioridad.
Evy
Si la estrella es el Hombre, ¿por qué hay que hacer un viaje?
Fid'ho
El descubrimiento del Hombre como estrella se hace por etapas. Hay que ir preparándose de fidelidad en fidelidad. Cada acto de fidelidad nos permite avanzar, cada acto de dominio sobre los demás, por pequeños que sean, nos desvía. El Hijo del Hombre es a la vez Camino, Estrella y Término del camino.
Evy
Ahora entiendo por qué los Evangelios hablan de ti como de un caminante, y tienen la estructura de un itinerario: de Galilea a Jerusalén; de la Niñez en la Plenitud; de la Dependencia a la Libertad. ¡Somos peregrinos!

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)