Traductor

miércoles, 19 de febrero de 2014

ENTREVISTAS CON FID'HO - Domingo VII de Ordinario - Ciclo A

Presentación
Continuando en el intento de buscar un lenguaje adecuado para ofrecer el mensaje evangélico, intentaré servirme del género literario entrevista. Como siempre seguiré los fragmentos del evangelio de los domingos, según el Misal Romano.
Entrevistas con Fid'ho toma forma de diálogo entre Fid'ho (abreviación de Hijo del Hombre (en catalán, recordemos que el autor escribe en esta lengua)) y Evy, periodista. El nombre Evy, por su parecido con Eva, quiere compensar el excesivo peso que entre nosotros tiene la palabra "hombre", tomada a menudo sólo en sentido de "varón". También, por su proximidad con evangelista, quiere destacar la semejanza entre los primeros evangelistas y los periodistas actuales cuando nos ayudan con "buenas noticias".
Soy consciente de cuán arriesgado es el uso de este género literario, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del entrevistado. Intentaré que las palabras puestas en boca de Fid'ho sean tan ajustadas como sepa al mensaje que, hace dos mil años, intentaron transmitirnos cientos de escritores que inventaron el género literario "evangelio".
De los muchísimos evangelios que se escribieron, la comunidad cristiana, desde hace mucho tiempo, seleccionó sólo cuatro. Esta capacidad selectiva de la Comunidad cristiana me permite el atrevimiento de escribir Entrevistas con Fid'ho: si son útiles, lo habrán sido; si no, ¡directamente a la papelera!
Evy no expondrá sus ideas sino que hará aquellas preguntas o comentarios que harían los supuestos lectores o lectoras que estuvieran presentes. Así pues, Evy no actúa ni como creyente ni como increyente, ni religioso ni antirreligioso, ni progresista ni conservador,… Quiere ser simplemente "voz de los humanos" que hacen preguntas o exponen sentimientos como dudas, quejas, esperanzas y anhelos.
Evangelio

Mateo 5, 38-48

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo, diente por diente." Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas.
Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»



Entrevista



Evy
Si lo he entendido bien, este reino de Dios que tú predicas es para todos. Pero las condiciones que pones no pueden ser para todos. La Justicia es para todos. Y la Justicia dice: quien hace un mal debe responder del daño que ha hecho. Quien produce un bien debe ser compensado correctamente. Por tanto: Ojo por ojo; diente por diente. Y también: favor por favor.
Tú, en cambio, pides Generosidad. La Generosidad debe ser voluntaria. No se puede pedir a todo el mundo.
Fid'ho
Créeme, Evy: nadie que busque sólo la justicia evitará caer en la injusticia. Quien busca sólo ser justo, caerá en la violencia, y ya sabes que la violencia es una espiral creciente.
Evy
Quizá tengas razón, pero por eso la Justicia no se la debe hacer uno mismo sino a través de instituciones adecuadas.
Fid'ho
No te digo que no, aunque también te diré otra cosa: la sociedad funciona y se mantiene gracias a todos aquellos que van más allá de la simple justicia. Una sociedad donde la mayoría de sus miembros no superara la justicia, caería de inmediato en la opresión de los más débiles, como de hecho está ocurriendo en la mayoría de los Estados.
Evy
La justicia se puede exigir, la generosidad, no.
Fid'ho
¿Tienes algo que no hayas recibido? La vida misma es siempre fruto de la generosidad. Es por ello que, para cada persona, la generosidad es una respuesta de justicia, aunque los demás no la puedan exigir.
Evy
¿Quieres decir que la generosidad tiene dos caras: para la propia persona es justicia, y para los demás es generosidad?
Fid'ho
La vida nace de la generosidad. La generosidad es ese plus que desequilibra la vida hacia adelante y la hace progresar. Sin generosidad, la vida sería como el agua que no corre: se pudre y genera corrupción.
Evy
¡La generosidad que tú pides es absurda! Poner la otra mejilla cuando te han pegado en una, es consentir y fomentar la violencia de los violentos. ¿No es necesario corregir a los violentos?
Fid'ho
No se corrige un mal con otro mal. El mal sólo se corrige contraponiéndole el bien, del mismo modo que sólo se puede anular la oscuridad contraponiéndole luz.
Evy
Si esta es la condición para entrar en el reino de Dios, la conclusión que saco es que está destinado sólo a minorías muy selectas
Fid'ho
En el reino de Dios no se entra ni se sale. Existe en forma de semilla dentro cada ser humano. La generosidad es el clima en que crece y se manifiesta. No es posible una vida humana sin destellos de generosidad. A mayor generosidad, más capacidad para ser y disfrutar del Reino. Nadie es excluido. Sólo quien se aparta para luchar en su contra queda fuera por propia decisión.
Evy
¿Luchar en su contra?
Fid'ho
En el corazón humano están también las semillas sembradas por el orgullo. Cada uno debe elegir qué cultiva. Quien abona el orgullo, ahoga la generosidad; quien cultiva la generosidad, se libera del orgullo. No hay una tercera vía. El orgulloso no tolera la generosidad, y, si tiene poder, hace leyes para declarar la ilegal.

Por el Padre Pere Torras
Rector de la Parroquia de Sant Joan de Vilartagues
Sant Feliu de Guíxols (Girona)